La València neutra: habitable y deseable

El Parc Central de València es un ejemplo de integración de biodiversidad y arquitecturas tradicionales e industriales. Foto: M.J.Picó

El complejo metabolismo de las ciudades requiere de una planificación comprometida y a muy largo plazo con el fin de atender, con suficiente capacidad de previsión, las necesidades de la sociedad y favorecer la mejor calidad de vida posible. Dos robustas columnas vertebrales se construyen actualmente para que València avance hacia un modelo más sostenible, habitable y competitivo. Son el Plan Verde y para la Biodiversidad de la ciudad y las Misiones de innovación de la Agenda 2030, la primera de las cuales se ha presentado esta semana a Las Naves: la València neutra en carbono.

Una de las conclusiones más diáfanas de la presentación de la misión València ciudad climáticamente neutra es la necesidad de avanzar hacia ciudades más habitables, con menos contaminación, esponjadas con espacios verdes y una movilidad cómoda y sostenible. Pero, sobre todo, hacia ámbitos urbanos que resultan deseables. Esta idea fue señalada por Claire Roumet, directora de Energy Cities, una asociación europea de corporaciones municipales centrada en el impulso de la transición energética.

El Jardí del Turia, que cumple 35 años, constituye un espacio verde emblemático tanto para la València verde como para la innovación sostenible y saludable.

El 55% de la población mundial vive a entornos urbanos –el 75% en el ámbito europeo- y se calcula que las ciudades son responsables del 70% de las emisiones de efecto invernadero promotoras del calentamiento global. Por este motivo, la Estrategia de adaptación al cambio climático de la Unión Europea  subraya el protagonismo de las ciudades e impulsa iniciativas como por ejemplo ClimateADAPT, coordinada por la Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA).

El Ayuntamiento de València, a través de València Clima i Energia y el centro de innovación Las Naves, ha presentado esta semana la primera misión de innovación dentro de la estrategia Misiones València 2030: València Ciutat Neutra. Este desafío implica conseguir tres barrios o pueblos climáticamente neutros antes de 2030 mediante iniciativas innovadoras, como también procesos participativos con los diversos sectores.

El primer desafío es conseguir tres barrios o pueblos climáticamente neutros el 2030.

Misiones València 2030 está alineada al estudio dirigido por la profesora de la University College of London Mariana Mazzucato titulado Mission-Oriented Research & Innovation in the European Union y al objetivo de la Comisión Europea de llegar a las 100 ciudades climáticamente neutras antes de 2030.. A la vez, se enmarca en algunas de las prioridades de Bruselas (2019-2024), entre las que está la European Green Deal.

Saludable, compartida, emprendedora y sostenible

Durante la jornada València Neutra, de hecho, se presentó el el Premio internacional València Ciudad de la Innovación con un galardón de 100.000 euros dirigido a la academia y entidades de investigación y tecnológicas, el sector económico (empresa, industria, emprendimiento), las administraciones y la sociedad civil, vinculaa a factores culturales y a interacciones con los medios de comunicación. Todos ellos responden al modelo de las cuatro hélices de la innovación, al que se puede sumar un quinto elemento, el entorno natural, para resolver desafíos vinculados con el desarrollo sostenible, el medio ambiente o el calentamiento global. 

Cuatro ejes orientan las Misiones 2030, puesto que aspiran en una València más saludable, compartida, emprendedora y sostenible mediante la cooperación y la participación para que la innovación se convierta en un vector de mejora de la calidad de vida de las personas, a la vez que de prosperidad del entorno urbano. Estas cuatro miradas encajan, además, en nuevas prioridades surgidas a raíz de la pandemia por COVID-19, que ha mostrado la interconexión de la salud y la preservación del medio ambiente y los bienes comunes y cómo es de acuciante poner en marcha mecanismos de recuperación económica que faciliten una verdadera transición ecológica.

El Jardí Botànic de la Universitat de València puede aportar su experiencia en investigación y divulgación para la naturalización de la ciudad.

El Jardí Botànic de la Universitat de València tiene una gran relevancia para avanzar en el nuevo modelo de ciudad, tanto por la riqueza en biodiversidad en el coro de la ciudad como por su actividad en investigación y divulgación ambiental y científica. El coordinador de Estrategias Urbanas y Agenda Sostenible del Ayuntamiento de València, Jordi Peris, asegura que la València Ciudad Neutra “quiere mostrar el beneficios que genera la reducción de la contaminación, tanto la disminución de la polución para mejorar la salud, como también la ocupación verde de calidad”.  

La innovación en investigación también será fundamental para profundizar en “el papel de la vegetación de las ciudades como sumideros de CO₂, la generación de espacios de sombra para reducir el efecto de isla de calor o la importancia de emplear especies de autóctonas del Mediterráneo”, argumenta Peris, quien considera que la experiencia y conocimiento del Jardí Botànic de la Universitat de València es clave para la naturalización urbana y la ampliación de los espacios verdes. Esta es una de las prioridades del Plan Verde y para la Biodiversidad, recientemente adjudicado a la empresa Territorio Aranea,, junto con el incremento de espacios verdes, la conectividad, los servicios ambientales y sociales, la resiliencia y la participación.

La plaza de la Reina de València se encuentra actualmente en plena transformación para ampliar zonas peatonales.

Soluciones basadas en la naturaleza

El director de València Clima i Energia, dependiente del Servicio de Emergencia Climática y Transición Energética, Carlos Sánchez, comenta que la neutralidad en carbono de la ciudad se tiene que ver desde dos vertientes. En primer lugar, “desde la mitigación del cambio climático, es decir, modelo energético, eficiencia, implantación de renovables, cambio de hábitos, etc, para reducir emisiones”, afirma. Además, en opinión de Sánchez, “tenemos que trabajar la adaptación y las soluciones basadas en la natura: sistemas de absorción de CO₂, fortalecer el ecosistema verde en cualquier de sus fórmulas: grandes espacios verdes, cubiertas vegetales, incremento de la biodiversidad, para tener una ciudad apetecible para vivir. Y, en este ámbito, el Jardí Botáànic de la Universitat de València es una referencia”.

Las Misiones de innovación València 2030 están alineadas a los ODS de las Naciones Unidas.

Estrategia urbana por la transición ecológica

El marco general de la Estrategia Urbana València 2030 fue ratificado el 24 de septiembre de 2020 por el pleno del Ayuntamiento de València. Este acuerdo reafirmaba el compromiso político y ético de València con los  Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), la Agenda 2030 y la Agenda Urbana para convertirlos en referencias transversales de las políticas públicas de la ciudad. En esta línea, según el consistorio municipal, la transición ecológica es “una de las máximas aspiraciones con un planteamiento de planificación-acción-aprendizaje fundamentado en la innovación y la experimentación”.

Etiquetas
Periodista ambiental y científica en Cultura y Comunicació del Jardí Botànic. Universitat de València
Compagino mi labor periodística con la docencia en el Departamento de Ciencias de la Comunicación de la Universitat Jaume I y en el Máster de Comunicación Científica de la Universitat Pompeu Fabra. Investigo en #sostenibilidad #ODS #cambioclimático #narrativastransmedia desde el grupo ITACA-UJI y como asociada al BC3. Soy miembro del Living Lab Planeta Debug de videojuegos, cambio climático y arte de la UJI y la Fundación Carasso.
botanic Equipo botánico

Send this to a friend