Dani Miquel: «La música aporta ilusión para conservar la naturaleza»

PASEO EN EL BOTÀNIC CON...

Dani Miquel: «Sufro de ver cómo evoluciona el mundo hacia un incremento tan descomunal de la suciedad»

Invitamos al cantacanciones Dani Miquel a dar un paseo por el Jardí Botànic para descubrir su vertiente más próxima a la naturaleza y la biodiversidad, a raíz de la publicación de su primer trabajo dedicado, íntegramente, a la sostenibilidad, Desfem. Durante su visita, el músico de l’Alcúdia compartió con nosotros la primicia de una nueva canción, todavía en fase de creación, sobre las aves del Botànic.

¿En qué árbol del Jardí Botànic te quedarías a vivir?

No sé si a vivir… pero sí a pasar unas horas bajo la sombra del ombú, en compañía de amigos y amigas, teniendo una larga conversación y, por qué no, cantando canciones y contando historias. Conocí este árbol de raíces que emergen fuera de la tierra, acogedoras para sentarse en ellas, gracias al proyecto Per les branques de l’Ombú, un concierto recital inspirado en la obra de Toni Esteve, en cuya música junto con Àlvar Carpi. Era en 2013 y precisamente se estrenó aquí, en el Jardí Botánic.

Dani Miquel abraza el ejemplar de ombú (Phytolacca dioica) en el Jardí Botànic. Foto: M.J.Picó

Nos has regalado una primicia para inaugurar esta primavera sin confinamiento: tu próxima canción dedicada a las aves del Botànic. ¿De dónde surgió la idea?

La verdad es que solo tengo creado el principio de la canción sobre las aves al Botànic  y es un placer compartirlo con la revista Espores y cantarlo, por primera vez, al Jardí Botànic. Hace algunos años acompañé a Pablo Vera, técnico de SEO/Birdlife y amigo, a la presentación que hicieron de Un bosc de plomes. Guia de les aus del Jardí Botànic de la Universitat de València, y desde entonces que el proyecto me va por la cabeza. También me conecta a Manolo Boix, cuando era mi vecino y aseguraba que el ave más bonita es el jilguero. Además, tengo grandes ornitólogos a casa, mi compañera, Júlia, y mi hijo Biel, siempre me descubren características fascinantes de las aves… Me enseñan cada día!

La naturaleza y el mundo rural siempre han estado presentes en tu música, ¿por qué?

Mi trayectoria como cantante para niñas y niños tiene la voluntad de recuperar canciones tradicionales valencianas con valores actuales, a la vez que hacer otras nuevas inspiradas en temáticas de interés actual. La música es una gran aliada para la educación, para transmitir conocimientos y, además, con alegría. Esta es mi bandera, me gusta que niños y niñas lo pasan bien con mi música y mis canciones. La naturaleza siempre me ha preocupado como, por ejemplo, todo aquello que nos rodea. Soy de las personas que siempre les ha molestado ver un papelito en el suelo. Y ahora, sufro de comprobar cómo evoluciona el mundo hacia un incremento tan descomunal de la suciedad.

El cantacanciones de l’Alcúdia, Dani Miquel, en el invernadero de las bromelias. Foto: M.J.Picó

Tu último trabajo es una monografía centrada en la ecología y la sostenibilidad. ¿Cómo definirías el disco Desfem?

Este ha sido un disco lleno de aprendizajes y desafíos. Efectivamente, es el primero dedicado solo al medio ambiente, sobre todo en qué hacemos con los residuos, y realizado con el apoyo del Consorcio de Residuos de la Ribera y la Valldigna (CRiV). Podéis escucharlo a través de este enlace. No ha sido nada fácil hacer una canción para hablar de economía circular –con una pieza de estructura redonda- o de reciclaje –usando los colores- y, a la vez, hacerlo con nuestra alegría, motivando a las familias para que cuiden el entorno. De alguna manera, queremos que estos conceptos pasen de los más pequeños a los adultos y fomentar lo que se conoce como la educación ambiental no formal.

Incluso, has creado un ritmo, el rapcicla.

Sí, hemos jugado con un ritmo urbano y próximo a los jóvenes, pero incorporando versos cortos hechos con temas diversos. Desde ganchos del pelo a pañales, zapatos o máquinas de afeitar para promover el reciclaje. Y para nada fue pesado, el proceso creativo resultó muy divertido!

¿Y quién es Crivet?

Aprovechando el apoyo del CRiV, creamos el monstruo de los desechos, una figura que gusta a los más pequeños y que tiene una característica muy especial: no quiere ser monstruo, quiere desaparecer y no ser necesario porque implicaría que tenemos un mundo más limpio.

En Desfem no has estado solo…

Son muchos los profesionales son necesarios para sacar un nuevo disco. En esta ocasión, también tengo que agradecer el asesoramiento e implicación de personas como, por ejemplo, Xavi Ródenas, Francesc Burgos o mi compañera Júlia Cerveró. Además del apoyo de la directora del CRiV, Eva Fornés.

La promoción de Desfem quedó truncada por el coronavirus, durante el confinamiento acompañaste muchas familias con tus videos difundidos a través de las redes sociales. ¿Qué destacarías de aquellos días?

Lo bien que estaba la naturaleza, lo silenciosos que estaban nuestros pueblos y ciudades. Sin el ruido de los coches –ni la polución- podíamos escuchar los cantos de los pájaros…

La pasada primavera de encierro en los hogares por la COVID-19, ¿te inspiró nuevas canciones?

Sí, próximamente la presentaremos… Solo os puedo decir que se titula ‘La, la, la’. Con ella invitamos a abrir los ojos para ver qué tenemos a nuestro alrededor y a valorar la parte alegre de la vida.

Como tú mismo afirmas: “Cuando el mundo sea normal…”

… nos daremos cuenta de verdad cómo es de bonito amar la madre tierra y la satisfacción que genera abrazar los árboles, vivir bien cerca de la naturaleza

Dani Miquel en la Estufa Freda del Botànic. Foto: M.J.Picó

Vídeo de Dani Miquel anunciando la futura canción Ocells del Botànic.

Etiquetas
Periodista ambiental y científica en Cultura y Comunicació del Jardí Botànic. Universitat de València
Compagino mi labor periodística con la docencia en el Departamento de Ciencias de la Comunicación de la Universitat Jaume I y en el Máster de Comunicación Científica de la Universitat Pompeu Fabra. Investigo en #sostenibilidad #ODS #cambioclimático #narrativastransmedia desde el grupo ITACA-UJI y como asociada al BC3. Soy miembro del Living Lab Planeta Debug de videojuegos, cambio climático y arte de la UJI y la Fundación Carasso.

Send this to a friend