Herramientas de acción climática al alcance. El nuevo ensayo de Andreu Escrivà

¿Y ahora yo qué hago?: como evitar la culpa climática y pasar a la acción, es la última obra del divulgador y Doctor en Biodiversidad Andreu Escrivà (València 1983) publicada con la editorial Capitán swing y que se presentó el pasado 3 de noviembre en el auditorio Joan Plaça del Jardí Botànic. Este autor ya compartió sus ideas sobre este tema en el libro Aún no se tarde: clave para entender y frenar el cambio climático ganador del Premio Europeo de Divulgación Científica el 2016. Este segundo ensayo es una obra sencilla, destinada a todos los públicos y, sobre todo, para aquellas personas que estén interesadas en mejorar y cambiar la sociedad en la cual vivimos para frenar el cambio climático.

Estamos ante una obra que, dicho por el propio autor, no tiene como objetivo ser un recetario de acciones ante la crisis climática. No se busca que la lectora acuda a esta pieza para extraer iniciativas adecuadas para introducir en su vida, ni ofrecer una ruta o tutorial a seguir para una ciudadanía responsable… Tampoco está destinada a ser una obra científica llena de datos, gráficas y referencias de un millar de artículos para demostrar cuál es el modelo de vida adecuado a seguir. Por el contrario, es una obra que invita a reflexionar sobre la crisis climática y a cuestionar nuestro estilo de vida, y no desde una perspectiva individual, sino más bien colectiva. No quiere ser una voz de alarma más en esta situación, pero si nos invita a ser conscientes de que hay actos que podemos llevar a cabo y nos ayudarán a mejorar.

Andreu Escrivà

Vamos por partes…

La obra está dividida en tres partes muy diferenciadas. En la primera, nos pone en situación de como el fenómeno ha llegado a ser el que es hoy en día. A través de un breve repaso histórico a la evolución del cambio climático expone como hace ya más de un siglo había predicciones acertadas de lo que ocurriría si las concentraciones de dióxido de carbono aumentaran, así mismo, nos habla del impacto de la llegada del capitalismo, y como este fomentó un modo de vida más individualista, donde se prioriza el beneficio propio frente al colectivo. Sin embargo, la obra no señala a ningún culpable en concreto, puesto que considera que todos tenemos parte de culpa, y que, por lo tanto, toda la sociedad tiene que llevar a cabo acciones que cambian completamente este modelo de consumo heredado.

Seguidamente, en la segunda parte, se centra en desmontar todas aquellas excusas a las cuales nos aferramos como ciudadanos para evitar nuestras responsabilidades ante al cambio climático, donde seguro cada lectora se sentirá identificada por una o varías. A través de esto quiere hacernos ver que las excusas solo sirven para prolongar el problema y que generan la sensación de que la crisis climática es una cosa que afectará a futuras generaciones. Y nos invita a tomar conciencia de que es un problema actual y que ya hay cosas que podemos hacer, puesto que no podemos confiar que en el futuro aparezca la solución a todo.

Presentación del libro al Jardí Botànic de la Universitat de València. De izqierda a derecha: Jaime Güemes, Director del Jardí Botànic; Esther López Barceló, presentadora i Andreu Escrivà

¿Y ahora qué hacemos?

Por último, después de ponernos en situación y quitarnos las excusas de la cabeza, estamos preparados para actuar. La premisa es clara, no podemos mejorar sin sacrificar nuestro modo de vida, y sobre todo, las acciones individuales no son suficientes. Cómo defiende el propio autor “un montón de ladrillos no hacen una casa, millones de acciones no resultan en una transformación social de envergadura”, por lo tanto, hay que avanzar hacia las acciones colectivas. Replantearnos que hacemos con nuestro tiempo, ante una sociedad que promueve la idea de la hiperproductivitat, tenemos que aprender a parar sin sentirnos culpables. En definitiva, lo que busca es que nos cuestionemos nuestro estilo de vida, y que empezemos actuar, pero siempre de forma colectiva para conseguir una verdadera transformación de la sociedad.

En general la obra de Andreu es una buena herramienta para entender cómo hemos llegado hasta aquí y como se tiene que responder para hacer frente a la crisis climática. No hay que esperar una biblia sobre el cambio climático con los diez mandamientos de cómo frenarlo, sino una lectura amena, corta, que ayude a aquellas personas que se ven perdidas en el momento de actuar o han caído en el derrotismo. Para finalizar, como hace Andreu, hay que citar a Miquel Martí i Pol, “posem-nos dempeus altra vegada i que se senti la veu de tots solemnement i clara […] Que tot està per fer i tot és possible” (“pongamonos de pie otra vez y que se sienta la voz de todos solemnemente y clara […] Que todo está para hacer y todo es posible”.)

Etiquetas
Biólogo
Me gusta la música, sobre todo el punk, y además, toco el bajo, siempre que puedo practico un rato. También me interesan las películas, libros y cómics de ciencia-ficción y desde pequeño el mundo de los videojuegos. Una cosa que no me gusta es el café pero, tengo que tomarlo para sobrevivir.

Send this to a friend