La invasión de los plumeros

Las flores en forma de plumero de la Cortaderia selloana liberan en esta época miles de semillas que son dispersadas facilmente por el viento. Esta planta invasora se extiende peligrosamente por toda la península y las islas Canarias afectando produciendo serios problemas ecológicos y económicos.

 

Los llamativos plumeros de esta planta argentina llevan siglos adornando los jardines de medio mundo, gracias a su gran difusión como especie ornamental. Pero la ambición colonizadora de esta planta superó las barreras de las zonas ajardinadas para naturalizarse en bordes de caminos y carreteras, hasta alcanzar zonas naturales y de alto valor ecológico.

 

PLOMALLS8

 

Una situación problemática en España donde produce grandes daños ambientales, al desplazar a otras especies autóctonas, alterar paisaje y romper el equilibrio del ecosistema, y económicas por la gran inversión que se ha de llevar a cabo de forma contínua en su control y erradicación.

 

Se extiende principalmente en las regiones de la Cornisa Cantábrica y Canarias, aunque también aparece de forma dispersa en Andalucía, Cataluña y otras zonas del Mediterráneo. Así, se ha establecido en nuestro territorio un plan de control y eliminación de esta planta invasora, para frenar su expansión sobre todo en ambientes riparios, humedales y sistemas dunares, sus destinos favoritos.

 

Conoce a tu enemigo!

Es una planta herbácea de hoja perenne originaria de sudamérica que se extiende desde el litoral argentino y uruguayo hasta el sur de Brasil y algunas zonas costeras de Chile. Forma robustas macollas de más de tres metros de alto con hojas acintadas ásperas y aserradas, de ahí el nombre del género “Cortaderia” ya que puede producir fácilmente cortes en las manos al manipularlas.

 

PLOMALLS2

 

Cuando florece produce sus características inflorescencias de color plateado y forma de plumero que agrupan las flores en forma de espiga. Cada penacho puede producir hasta 100.000 semillas con largos y finos pelos que facilitan su dispersión por el viento hasta cerca de 30 km a la redonda. También puede reproducirse de forma vegetativa a partir de fragmentos vegetales desprendidos  la planta.

 

Además, es una planta muy rústica que soporta bien las temperaturas extremas y la sequía, aprovechando muy bien la humedad contenida en el aire. Se adapta bien a cualquier tipo de suelo, da igual su calidad y textura, aunque prefiere los suelos húmedos y frescos de los márgenes de los ríos, humedales y zonas costeras. Y por si fuera poco es resistente a los incendios rebrotando fácilmente tras éstos. En definitiva, una auténtica superviviente.

 

PLOMALLS3

 

Fue descubierta por el botánico Alexander Von Humboldt (1818) que le puso el nombre de Cortaderia selloana en honor a su coetáneo Fiedrich Sellow, un botánico y naturalista alemán que fue de los primeros en estudiar la flora de Brasil. A finales de es mismo siglo fue introducida en España como planta ornamental pero no fue hasta 1953 cuando se encontró naturalizada en la bahía de Santander.

 

Problemática en España

Son mucha y cada vez más las especies que encuentran fuera de su hábitat natural un medio apropiado para subsistir, algo propiciado por el cambio climático y el traslado continuo de especies por todo el mundo. De hecho, la invasión de especies está considerada como la segunda cauda de extinción de especies en el planeta, después de la destruccion de los hábitats.

 

No todas las especies introducidas tienen porque llegar a ser invasoras, todo dependerá de sus condiciones ecológicas, pero si lo son pueden llegar a producir grandes desequilibrios en el nuevo ecosistema que ocupan. La Hierba de la Pampa, además de modificar el paisaje, compite con las especies autóctonas por el espacio y los recursos.

 

PLOMALLS6

 

Sus raices pueden extenderse enormemente en suelo, hasta 2 m lateralmente y 3,5 m en profundidad, modificando la disponibilidad del agua en el suelo. Además su elevado porte y su presencia clara modifica fuertemente el paisaje.

 

Presenta agujas de sílice en sus hojas por lo que no serán ingeridas por los animales hervíboros de la zona, y al tratarse de una gramínea se añade a lista de plantas que pueden provocar alergias. Todo esto se traduce en una disminución de la biodiversidad además de poner en riesgo el complejo funcionamiento del ecosistema.

 

PLOMALLS4

 

En nuestro territorio su capacidad para invadir riberas, zonas fluviales, dunas y colas de estuarios la convierte en una especie muy peligrosa para estos valiosos enclaves. Aún así es en los taludes y desmontes creados por las infraestructuras viarias del norte de la península donde más abunda. En Cantabria, una de las zonas más afectadas, la presencia de cortaderia es abrumadora. Cuando florece puede verse casi por cualquier parte, zona que queda como un erial queda rápidamente colonizada.

 

Además ya es preocupante su presencia en algunos espacios naturales de alto valor ecológico como es el caso de Canarias que pone en riesgo la peculiar flora endémica de las islas.

 

Actuaciones de control

Primero se realiza un control mecánico arrancando con maquinaria todas la macollas. Si no se puede realizar con maquinaria, se realiza de forma manual con cuadrillas de técnicos debidamente protegidos  en manos, cara y ojos ya que, como hemos dicho anteriormente, las hojas son muy cortantes.

 

Una tarea muy costosa que consiste en cortar con sierras mecánicas la parte aérea y después cavando alrededor para arrancar todas las raices, evitando así el rebrote. Si el entorno lo permite se aplica posteriormente sobre la zona glisofato, un herbicida que favorece su total eliminación. Las labores de erradicación deben repetirse en las zonas invadidas durante varios años hasta comprobar que no hay nuevos rebrotes.

 

PLOMALLS7

En los último años se ha descubierto que una especie del mismo género que esta planta llamada Cortaderia jubata, procedente de Argentina y Perú, presenta unas características reproductivas muy parecidas siendo incluso más propensa a la expansión que la Hierba de la Pampa. Por tanto se recomienda no utilizar como planta ornamental en nuestro territorio.

En caso de tener esta planta en tu jardín deposita los restos de poda en contenedores específicos, nunca en el medio natural. En cualquier siempre será mejor utilizar plantas autóctonas de nuestro territorio al seleccionar la vegetación de nuestro jardín, para evitar posibles introducciones.

Elisa Caballer

Licenciada en biología y ciencias ambientales. Técnico de Cultura y Comunicación al Jardí Botànic de la Universitat de València

Medios