La flor cadáver

La titan arum, Amorphophallus titanum, puede medir más de tres metros y pesar hasta 75 kg. Además esta flor gigante tiene el título de ser la flor más pestilente del planeta.

Esta flor causa expectación allá donde nace, su apertura, un dramático ritual de la fertilidad, es un espectáculo que siguen miles de personas en el mundo y que copa portadas de periódicos y medios de comunicación. La última floración que se recogió de este peculiar espécimen fue el pasado mes de marzo en el Jardín Botánico de Kiel, Alemania. Su flor cadáver tardó 15 años en aparecer y al hacerlo impregnó el espacio de hedor durante tres días, al terminar la flor, exhausta por sus esfuerzos, comienza a marchitarse tras haber atraído con su pestilencia a los insectos polinizadores.

 

CADAVER6

 

Otro caso bien conocido es el de la flor cadáver del Jardín Botánico de Kew, en Londres. Su titan arum es uno de los ejemplares que más mimos de los horticultores, ya que desde que llegó Akew en 1889, apenas ha florecido cinco veces. Una de las más multitudinarias fue la floración de 1996, 50.000 personas presenciaron cómo el gran falo desprendía un olor, que muchos describen como una mezcla de carne putrefacta y excrementos. Así, aunque es raro que esta especie crezca lejos de su Sumatra natal, botánicos de todo el mundo se esfuerzan por seguir cultivando y polinizándola.

 

La titan arum es originaria de Indonesia y fue descubierta y descrita por primera vez por el botánico italiano Odoardo Beccari, quién durante varios años investigó en Sarawak, Brunéi y otras islas de Malasia y Nueva Guinea. En su faceta como explorador, Beccari descubrió muchas nuevas especies de palmeras. Pero su descubrimiento más famoso fue en 1878 siendo director del Jardín Botánico de Florencia, y la flor cadáver se cruzó en su camino durante una expedición en la selva tropical de Sumatra. Beccari fue el primer botánico en describir el gran tubérculo superficial que da a la flor una forma fálica, y del que brota un único tallo de hasta un metro de largo que a su vez presenta una única hoja que actúa de pedúnculo floral.

 

CADAVER3

 

La danza de la muerte

Las flores de la titan arum forman una inflorescencia en forma de espádice, protegida por una espata verde por fuera y rojo intenso por dentro que sirve para proteger a la flor. Cuando la flor se abre al madurar forma una estructura acampanada en la base de la inflorescencia. La espádice es de color amarillo pálido, con las flores femeninas en la zona inferior y las masculinas en la superior. Su ápice está compuesto por flores estériles, las estaminoides. Para evitar el proceso de autopolinización, las flores masculinas se abren un día más tarde que las femeninas.


CADAVER5

 

La floración de la titan arum es un acontecimiento ya que sólo pasa tres o cuatro veces en los cuarenta años que suele vivir la planta, es decir, cada 10 o 15 años. Una vez que comienza a aparecer la inflorescencia, su bulbo central se va expandiendo de forma vertiginosa, como hinchándose, y creciendo al ritmo de unos 10 cm al día hasta alcanzar un promedio de 2,50 metros de altura y aproximadamente un metro de diámetro.

 

CADAVER4

 

Cuando parece que el bulbo está a punto de reventar la flor se abre desprendiendo un olor putrefacto, con la función de atraer insectos polinizadores. En este proceso, la flor atrae a las moscas que confunden su olor con el de un cadáver y depositan allí sus huevos, de los cuales saldrán después las larvas saprófagas. Un ritual extraño y pestilente que dura tres días, si en ese tiempo la flor no es polinizada muere, la que lo consigue se transforma en una baya roja o amarilla de forma globosa.


apestosa_6

Revista Espores. La veu del Botànic

Redacción de Espores, la veu del Botànic

Revista de divulgación científica del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia

Medios