Hierbas silvestres y comestibles

Galio (Galium aparine), son comestibles sus brotes tiernos crudos y sus semillas tostadas como sucedáneo del café Galio (Galium aparine), son comestibles sus brotes tiernos crudos y sus semillas tostadas como sucedáneo del café

La lista de plantas silvestres comestibles es enorme. Muchas de ellas, que ahora se consideran malas hierbas, fueron cultivadas durante siglos para la alimentación humana. En un momento de crisis, ¿deberemos volver al consumo de hierbas comestibles?

En una entrevista concedida la semana pasada a EFE verde, el senador por CIU Francesc Marimón recomendaba la vuelta al uso de “hierbas silvestres comestibles” como un remedio para la crisis y como una forma de estimular a los paladares más sensibles y exigentes.  Así, hablaba de recurrir a una ensalada de amapolas tiernas con aceite y vinagre o a unas verdolagas con garbanzos, o a los siempre abundantes y sabrosos cardillos como condimento para guisos y revueltos. Y es que muchas de estas hierbas comestibles son altamente ricas en vitaminas y proteínas.

 

Sin embargo, a la hora de “lanzarnos a la aventura” de consumir hierbas silvestres también tenemos que tener en cuenta que en la naturaleza encontramos algunas plantas venenosas y ante la duda lo mejor es abstenerse. Un buen conocimiento de las platnas comestibles y algunas pruebas de “comestibilidad” serán claves para saber si esa planta que hemos recolecado es comestible o no.

 

¿Qué hierbas silvestres puedo recolectar?

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que el veneno de las plantas habitualmente se encuentra sólo en una parte de las mismas. Por ejemplo, los tubérculos de las patatas son comestibles, mientras que sus frutos pueden ser nocivos.

 

Tienes que tener en cuenta, por ejemplo, que los tallos y  hojas se deben coger cuando la planta es joven  y tienen un color más pálido que el resto de la planta. Hay que intentar no rasgar el resto de la planta en los desplazamientos. A veces tienen un toque amargo, por lo que es recomendable cocerlas abundantemente. Respecto a los frutos, son lo más nutritivo y rico en proteínas, pero también pueden contener la mayor parte de veneno.

 

A la hora de recolectar hierbas silverstres para consumo humano debes tener en cuenta los siguientes factores: debes evitar todas aquellas plantas que contengan ácido cianhídrico, delatado por un olor muy amargo, como a almendra o melocotón amargo. También debes evitar las que, al probarlas, resulten muy ácidas y las que tengan savias lechosas, ya que suelen ser muy venenosa, y aquellas que tengan “pelillos” en el tallo, pues pueden ser irritantes en el tracto digestivo.  Recolecta siempre tallos  y hojas tiernas, deshechando toda aquella que sea marchita o seca.

 

La prueba de la comestibilidad:

Para saber si una planta es apta para el consumo humano de forma práctica, debemos tener en cuenta los siguientes factores:

 

- Antes de nada comprobaremos que es una “apta” para al recolección y que no está parasitada. Después, frotaremos con la planta y con su jugo nuestro brazo. Si observamos irritación o alergia, la deshecharemos al instante.

- Después probaremos la planta lentamente. Primero, pondremos un poquito sobre los labios durante unos minutos,  y si no hay reacción lo colocaremos primero en un ángulo de la boca y el la lengua. Si seguimos sin notar nada extraño, podemos masticar un trocito.

- Si no se ha producido ninguna reacción tragaremos una pequeña cantidad y esperaremos 5 horas sin comer ni beber nada.

 

Si no se han producido dolores de estómago o de abdomen, nauseas, etc. la planta se puede comer. No obstante es mejor demasiada cantidad junta, sino dar tiempo a nuestro estómago a que se acostumbre a ella comiendo pequeñas cantidades al principio e ir aumentando poco a poco su ingesta.

 

Ten en cuenta que en Europa hay unas 10.000 especies aptas para consumo humano. Muchas de ellas tienen poco valor nutritivo, por lo que debemos concentrarnos en reconocer las de mayor valor nutritivo, mayor distribución y abundancia.

Revista Espores. La veu del Botànic

Redacción de Espores, la veu del Botànic

Revista de divulgación científica del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia

Medios

Más en esta categoría: Trébol de agua »