LOS COLORES DEL OTOÑO

Durante el otoño todo se vuelve amarillo, marrón y rojo. Se tiñen nuestros paisajes y también los de los artistas. Pero esta variedad cromática, además de inspirar, también tiene una explicación científica. 

Según algunos estudios si queremos saber porqué las hojas de los árboles se caen y cambian de color durante el otoño y lo hacen de distinta forma en diversos lugares del mundo, debemos retroceder en el tiempo, concretamente a hace casi 35 millones de años, hasta un proceso ancestral en el que intervienen tres sustancias químicas, la clorofila, los carotenoides y las antocianinas.

 

Durante la primavera y el verano las hojas de los árboles se visten de color verde intenso, por el pigmento llamado clorofila, que absorbe los componentes azules y rojos de la luz solar, de tal forma que el ojo humano lo que ve reflejado es el color verde. Pero en realidad la función de la clorofila es mucho más que cromática, las plantas convierten la luz que la clorofila absorbe en energía que utilizan para transformar el dióxido de carbono y el agua en oxígeno y carbohidratos. Estos dos componentes son empleados por la planta para su crecimiento o bien para la producción de flores, frutos y semillas.

 

OTONO1

Las hojas de los árboles son una fábrica química en la que se transforman materias primas en alimento y energía

 

Por otra parte, en las hojas de las plantas hay otros dos pigmentos, los carotenos, con su característico color amarillo-anaranjado y las antocianinas, rojas. Ambos pigmentos tienen propiedades antioxidantes, y a pesar de que conviven con la clorofila durante todo el año en las hojas de las plantas, en verano la presencia de esta última triplica la del resto, de ahí el color verde. Sin embargo, las cosas cambian en otoño.

 

OTONO4

Paisaje otoñal de un hayedo. Autor: Kaiko

 

Otoño rojo, otoño amarillo 

Con el alargamiento de las noches y la llegada del frío, las plantas tienen la necesidad de protegerse las ramas. Es entonces cuando se produce una formación coriácea entre la rama y el pecíolo de las hojas, que protege a las ramas de las heladas invernales, pero que interfiere en el intercambio de nutrientes entre el tronco y las hojas, impidiendo la síntesis de la clorofila. Los carotenos y antocianinas son entonces mayores y, por eso, los colores cambian tornándose amarillos y rojizos.

 

otoo_1

Hojas de arce (Acer sp.) en otoño

 

En algunos tipos de plantas, como el arce y el cerezo, se acumulan también antocianinas que les confieren a las hojas el característico color rojo intenso. Los distintos tonos y la intensidad de los colores son influenciados por el clima, el frío seco ayuda la distribución de la clorofila, mientras el sol favorece la formación de antocianinas. De ahí la primera causa de la variedad cromática. El otro aspecto es, por supuesto, la localización geográfica. ¿Por qué si no ejemplares de una misma especie presentan colores diferentes según el lugar donde se encuentren? La respuesta a esta pregunta también es sencilla.

 

OTONO2

Puesta de huevos de un insecto

 

Según un estudio publicado recientemente en The Journal New Phytologist, en el continente americano se produjo hace millones de años una larga batalla evolutiva entre los árboles y los insectos que se hospedan en ellos, y que absorben los aminoácidos de las hojas en otoño, colocando luego sus huevos, en perjuicio de las plantas. Los árboles optaron por invertir parte de su energía en cambiar las hojas de amarillo a rojo para ahuyentar a los insectos.

 

OTONO3

Hojas cambiando de color

 

En Europa, sin embargo, con tantas áreas montañosas, cuando se sucedieron las edades de hielo y las glaciaciones muchas especies de árboles no lograron sobrevivir al frío, y muchos insectos tampoco, por lo que a las plantas que resistieron a las heladas no les hizo falta dar el paso de sustituir el color amarillo de sus hojas por el rojizo.

 

Arte de otoño

Las maravillosas peculiaridades cromáticas del otoño no dejan a nadie indiferente. Tampoco a los artistas, que fascinados por los tonos de esta época del año, han plasmado la tercera estación a lo largo de la historia. Hay que destacar que a pesar de los estilos, las tendencias y los talentos, todos los cuadros que retratan el otoño parecen tener algo en común, como si la estación hubiese almacenado en la naturaleza todo el calor del verano. Por eso se emplean los colores cálidos,  rojos, ocres, amarillos, y aparecen elementos concentrados y calientes, en oposición a elementos fríos y ambientales. Son muchos los grandes maestros que decidieron plasmar en sus obras los colores del otoño. 

 

otoo_monet

Otoño en Argentouil. Claude Monet

El_otoo_de_oro-Vasli_Dmtrievich_Polnov_1893

Otoño de oro. Vasili Dimtrievich Polinov. 1893

otoo_boulevard_montmatre_camille_pissarro

Otoño en el boulevard de Montmatre. Camille Pissarro

otoo_Connie_Tom

Lago de la montaña. Connie Tom

Otoo_Vicent_Van_Gogh

Otoño .Vicent Van Gogh

otoo_Marsden_Hartley_1910

Mardsen Hartley. 1910

Revista Espores. La veu del Botànic

Redacción de Espores, la veu del Botànic

Revista de divulgación científica del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia

Medios