Técnicas de reproducción en jardinería

Vuelve Manuel, el jardinero-bloguero explicándonos técnicas de reproducción. Veamos las técnicas de multiplicación tanto sexual como asexual.

Las técnicas de multiplicación de plantas son sexuales, a partir de semillas, y asexuales, es decir, a partir de estacas, acodos, división, injertos...

 

La reproducción sexual
La semilla es el resultado de la fusión del grano de polen de la planta masculina con el óvulo de la planta femenina. En la reproducción sexual pueden germinar plantas diferentes a la planta madre que produjo esa semillaa. En la asexual se conservan todas las características genéticas de la planta madre (altura, color, forma, etc).

Semilla esquema1

Se suele utilizar sobre todo en la multiplicación de plantas anuales (desarrollan su ciclo biológico en un año aproximadamente aunque algunas necesitan dos años como el alhelí que se les llaman bianuales), son plantas de germinación y crecimiento rápido.

 

La mayor parte de los semilleros en Valencia suele hacerse en primavera y otoño huyendo de las temperaturas extremas sobre todo el calor y del frío invernal, aunque hay excepciones que necesitan el calor como las semillas de cactus y algún que otro tipo de plantas que aquí no voy a describir para no extenderme demasiado.

 

Los semilleros realizados en primavera florecen en verano y se extienden hasta casi el final de otoño principio de invierno y los semilleros realizados con las temperaturas suaves del otoño florecen en la primavera temprana.

 

SEMILLEROS3

 

Las fases de que consta la realización de un semillero son: recogida de la semilla, preservación de esta a la espera del momento más idóneo, germinación de la semilla, trasplante a una maceta para su posterior desarrollo.

 

Algunas semillas presentan letargos y necesitan de un proceso de reposo antes de germinar, se preservan en arena húmeda para que no se deshidraten y pierdan su viabilidad y poder de germinación, otras en cambio, hay que hidratarlas previamente introduciéndolas en agua un par de días (maceración).

 

El crecimiento de una planta desde una semilla con capacidad germinativa consta de cotiledones o falsos foliolos de la semilla, un órgano que formará el futuro sistema radicular en forma de embrión, una pequeña despensa de alimentos en forma de almidón, todo esto envuelto en una estructura llamada semilla.

 

Al ocurrir la germinación, los cotiledones o falsos foliolos se desarrollan y fragmentan la envoltura. Comienza a desarrollarse el sistema radicular y los falsos foliolos o cotiledones se expanden en dirección contraria al sistema radicular. Consecutivamente, se despliegan las auténticas hojas propiamente dichas.

 

Sistemas de multiplicación asexual
La partición de mata es la manera más sencilla de reproducción y quizás la más utilizada en la multiplicación de plantas. Se trata de arrancar la planta con el sistema radicular de la tierra, limpiar las raíces y quitar las que se encuentren deshidratadas, con pudriciones, seccionar la planta en varias porciones, cada cual con porción de tallos u hojas y raíz. Esta forma de multiplicación se realiza muy en bien clorofitum, aspidistras, ajos ornamentales y básicamente en cualquier tipo de planta que su forma de crecimiento sea formando macolla, rizomas, bulbos, raíces adventicias que se desarrollan desde el tallo.

 

injertar-rosales

 

El momento idóneo para realizar esta tarea es cuando la planta se encuentra en reposo vegetativo, también se debe tener en cuenta la época de floración que tenga cada especie a multiplicar, por ejemplo una planta que florece en primavera realizaremos esta operación en otoño, se aconseja no realizar esta faena con frío extremo.

 

Tallo o estaquilla: es la manera por la cual obtenemos un arbusto o planta, rehaciendo una planta completa a partir de un trozo de esta y manteniendo todas las características de la planta de la que se obtuvo. Se puede realizar tanto de tallo, hoja, raíz. Los más frecuentes son los realizados a partir de tallo y en función de la consistencia de éste, así pues se aconseja realizar estaquillas leñosas en otoño-invierno. Se aconseja realizar esta tarea obteniendo dichas estaquillas de árboles y arbustos que no sean perennes sino caducos.

estquillas

 

Estaquillas semi-leñosas: se aconseja realizar esta tarea hacia final del verano. Se obtiene de tallos duros y gruesos cuando el crecimiento comienza a ralentizarse. Estaquillas de tallo verde: se aconseja realizar esta tarea a final de primavera comienzos de verano. Se obtiene de tallos terminales cuando el crecimiento apical se ha ralentizado pero los tallos todavía están verdes.

 

Acodo: es la forma de reproducción de plantas por la cual obtendremos raíces de un tallo, con particularidad de este aun se encuentre incorporado a la planta. Se trata de soterrar una rama con varios nudos y conservarla así hasta que presente raíces, a continuación seccionaremos con la tijera bien afilada dicha rama y plantaremos a la maceta o lugar que hayamos decidido previamente. Se presenta de varias formas: 

 

Simple: se realiza arqueando la rama que salga cerca del suelo, obligándola hasta que consigamos ponerla soterrada parte de ella, quitando hojas y yemas de la parte soterrada. Para conseguir que emita raíces se realiza un corte con una navaja bien afilada, inmovilizando la zona de la incisión con un alambre como en la figura representada abajo con el propósito de evitar movimiento alguno. Donde asiente la rama debe de estar, mullida, húmeda y con cierto grado de aireación.

acodos

Múltiple: Consiste en curvar la rama varias veces como se representa en la figura de abajo esta forma de acodo se puede realizar en ramas que tengan cierta flexibilidad, como ocurre en plantas trepadoras tales como la parra virgen, buganvilla, madrelseva, jazmín, etc.

 

Trinchera: seleccionamos una rama, realizamos una zanja desde la base de la planta. La mejor época para realizar este acodo es a finales de invierno principios de primavera. Sujetamos la rama con alambre y rellenamos la zanja con arena. Tendremos que esperar al otoño que es cuando habrá producido raíces y brotado se seccionará con una navaja bien afilada por cada lugar que tengamos raíces y brotes. Se utiliza en forsythia, spirea, madreselva, granado, etc.

navaja

Aéreo: Se realiza en la parte aérea de la planta. Tendremos que poner tierra en el lugar donde pretendamos que el acodo emita raíces. Se suele utilizar fibra de coco, turba, musgo, etc. Previamente hay que realizar un corte parcial del anillo de la corteza. Rodear con un trozo de plástico la zona y mantener el sustrato puesto constantemente húmedo. Este procedimiento se suele emplear en aguacate, ficus, aralia, philodendrom, monstera, dracaena, croton...

 

Una técnica muy conocida: los injertos

Injerto: es una manera de reproducción de plantas por medio de unir los tejidos de dos partes de plantas las cuales deben de tener cierto grado de afinidad previamente y obtenemos el crecimiento de una planta como una sola. Básicamente consta de dos partes, una parte aérea (púa) que es la variedad con las características por la cual la hemos elegido y una parte baja (porta injertos) cuyo objetivo es el anclaje y la nutrición del conjunto de ramas y hojas de la parte aérea, así como soportar encharcamientos, sequía, plagas y enfermedades de suelo.

Injerto de yema

Injerto de yema

 

Para tener éxito de los injertos debemos procurarnos la afinidad entre la púa y el patrón, es decir, que las partes de las plantas puestas en contacto deben pertenecer al mismo género o a géneros próximos, siendo limitante el que pertenezcan a la misma familia botánica.


El cambium, tanto de púas como de los patrones, deben estar en perfecto contacto, así como respetar su polaridad. El estado vegetativo de la púa y del patrón deben ser prácticamente el mismo. La parte de la planta que va a dar lugar a la variedad debe tener por lo menos una yema capaz de desarrollarse. Una vez hecho el injerto, éste deberá ser atado con cinta de injertar, también se puede sellar con parafina, con la doble finalidad de que no se deshidrate la yema y que la púa o la yema quede inmovilizada.

 

¡Es tiempo de semilleros! Anímate ahora y tendrás un huerto en verano.

 

Manuel Soler

Jardiner del Botànic de la Universitat de València