Un paraguas para el Jardín

¿Podemos imaginar un envoltorio grande y metálico que libere al Jardín Botánico de las paredes que le rodean y al mismo tiempo sea un generador de nuevos espacios? La gente de Estudio Senser, sí.

Os presentamos la última de las cinco imaginativas propuestas de intervención del Jardín, del espacio IDEO, que el Botánico de la Universitat de València acoge dentro de la muestra Arquitectura y naturaleza: una visión del Botánico. Con ella se reflexiona sobre las posibilidades de ampliación que tiene el Jardín, y ha supuesto una oportunidad para los nuevos artistas de crear sin límites.

 

PARAIGUA5


En este caso se trata de Paraguas, y nació cuando sus responsables se sorprendieron de que mucha gente no se parara a pensar en el Botánico en Valencia o incluso, que no participaron de él, de sus actividades, en definitiva, que fuera el grande desconocido. Además, también se preguntaron, desde el punto de vista arquitectónico, porque la trama urbanística le había dado la espalda a este espacio.


Esto los trajo a investigar los orígenes del Jardín, cómo se eligió la ubicación actual, que tiene más de dos siglos, de las acequias de río que continúan allí, y qué uso le dieron los diferentes botánicos, profesores y estudiantes valencianos a lo largo de los años. Con esto entendieron que su historia siempre había estado ligada a la sociedad y a la cultura, variando a lo largo de las diferentes épocas y llegando a la situación actual.

 

PARAGUAS10


Pero es que además del desconocimiento o el desuso, consideraron otro problema, el urbanístico. Para ellos haría falta un replanteamiento integral de la zona, porque consideran que la arquitectura residencial existente no ha sido respetuosa con el Jardín. Ponen como ejemplo que la construcción en la calle Túria le ha anulado la ventilación y lo ha cerrado entre hormigón, o que el tránsito paralelo al río, junto con los edificios de la Gran Vía, crea una barrera arquitectónica que no le deja respirar.
 


Mejorar el Jardín y su entorno

A partir de todo este estudio se plantearon un claro objetivo, que el Botánico tuviera usos más allá de ser un simple espacio de paseo. Que fuera un espacio vivo donde gente de diferentes edades pudiera disfrutarlo 24 horas al día, 7 días a la semana. Ahora bien, entendiendo que además de un Jardín es un lugar de estudio e investigación donde se trabaja por la conservación de la naturaleza, así que su uso tiene que estar controlado, ser responsable y respetuoso.

 

PARAIGUA4


Para conseguirlo necesitarían diferentes intervenciones. La primera se basaría en reorganizar las viviendas del perímetro del Botánico, para conseguir que todo el entorno esté en comunión con el concepto de espacio verde que se pretende transmitir. El tráfico haría falta también redistribuirlo enterrando la carretera, y liberando el ambiente de la polución, el ruido, y la separación entre el Jardín y el río. Se podría llegar a conseguir una superficie de Jardín un 70% superior a la actual.

Abrir
el paraguas
En segundo lugar vendría el desarrollo de proyecto en sí, el Paraguas, que no es sino una cubierta metálica, ligera y sencilla por donde se podría transitar. Con ella se conseguiría una nueva visión del Jardín, desde la altura, como se planteaba en las propuestas Entre Ramas o Gigantes Sostenibles. Parece que desde el punto de vista de la arquitectura y el diseño es muy sugerente la idea de poder acceder a la parte más elevada de nuestros espacios verdes.

 

PARAIGUA3


Su altura, de entre 3 y 6 metros, conformaría un recorrido nuevo a diferentes alturas alrededor de los árboles, dando lugar a otras zonas ajardinadas que podrían servir para el deporte o las actividades culturales, y creando al mismo tiempo un espacio inferior donde ubicar biblioteca, ampliaciones de los laboratorios o gabinetes educativos.

Se accedería directamente desde el río y atravesaría el Jardín mediante una pasarela suspendida en el aire. Además, estos edificios contarían con orientación adecuada y una cubierta vegetal que favorecería la climatización, la refrigeración y la canalización de residuos. El nuevo paraguas daría cobijo a una nueva realidad social.

 

PARAIGUA2



Los creadores creen en su idea, imaginándola para revalorizar un Botánico menos respetado del que les gustaría. La propuesta de los diseñadores de interiores Rubén Sales y Sebastián Ruiz nace del Estudio Senser, donde se dedican a la arquitectura social, diseñada con la gente y para la gente. Cuentan además con el arquitecto Unai Lilly, y forman un equipo multidisciplinar donde se combinan trabajo, proyectos sociales e inquietudes personales.

Eva Pastor

Responsable de Cultura y Comunicación del Jardí Botànic UV.
Me gusta la música, los libros, viajar, escribir, la divulgación científica e ir al cine con todas las consecuencias; hacer cola, comer palomitas... Me divierte ordenar con mis hijos la colección de coches de Cars. Nunca he comprendido las reglas del tenis y me da dentera cortar la pizza con tenedor y cuchillo.

 

Medios