Jardines en movimiento

Los Moving gardens son seres mecanizados capaces de salvar obstáculos y transportar los espacios verdes por toda la ciudad. Ciencia ficción? Más bien una nueva propuesta de arquitectura y paisaje destinada a la reflexión

¿Y si nos encontramos de repente, en mitad de la ciudad, un gran jardín móvil que fuera una sección del Botánico? Esta es la idea de moving gardens con un claro objetivo, expandir el Jardín en todas direcciones, para mejorar su conexión con la ciudad y también hacerla partícipe de él.

Una interesante propuesta de Onwhite architects que forma parte de la muestra Arquitectura y Naturaleza: Una visión del Botánico, comisariada por espacio IDEO, que ha traído al Jardín cinco proyectos de jóvenes arquitectos con una misión común, repensar el Botánico de una Valencia del siglo XXI.

Así los autores se preguntaron, ¿cómo encajaría una infraestructura viva en un sistema inmóvil como es una ciudad tradicional? Para ellos no hace falta que la ciudad crezca en una primera dimensión, que se haga más grande, ni en una segunda, que se haga más alta, la solución la encontramos en la dimensión del movimiento. ¿Por qué no subimos parte del Botánico encima de una plataforma con movimiento que pueda ir donde haga falta en función del momento?

 

MOVING3

 

Así se puede conseguir un botánico efímero y capaz de acercarse a la gente. Con una parte móvil que acogería un jardín de plantas acuáticas, y serviría también como lugar de encuentro e interacción con las plantas, pudiendo acoger parte de la actividad divulgativa y cultural del Botánico. La forma redonda de la estructura no es casual puesto que, igual que no tiene un lugar fijo, también es igual por todos lados, pudiéndose adaptar al máximo. Además, las patas pueden dejar pasar los árboles y otras estructuras cuando hace falta, y también estaría diseñado para captar energía e incluso enviar mensajes a la ciudad.

Pero
la propuesta incluye también una pasarela como un nuevo espacio para acceder al Botánico y que al mismo tiempo es un lugar de conexión. Como superponiendo un nuevo nivel al Jardín ya existente, respetándolo pero al mismo tiempo permitiéndole evolucionar. Ellos lo consideran como “regenerar el tejido urbanístico sin tratarlo directamente”.

 

Un choque de pensamiento
Cuando nos encontramos ante el proyecto nos trasladamos a una película de ciencia ficción, y no estamos tan lejos de la voluntad de sus creadores, que hablan de reflexión, crítica y provocación. Así, la intención no es que se lleve a la realidad la propuesta, sino más bien generar nuevos caminos de pensamiento, partiendo de la divertida idea de que a pesar de inmovilidad de las plantas vamos a crear un jardín donde ellas se muevan.

Y es que no creen que una ampliación del Botánico tenga que suponer solamente un aumento de superficie y colecciones, también puede ser un momento perfecto para replantearnos el modelo de ciudad que tenemos y hacia el que en realidad queremos ir. ¿Qué pasa con el urbanismo que en realidad está lejos de la ciudad para la que está pensado? Los jardines móviles irían allá donde la gente los reclamara, suponiendo un impacto para su entorno, activándolo, transformándolo y mostrando nuevas posibilidades y usos.

 

{hwdvideoshare}id=52|width=|height={/hwdvideoshare}

 

Pero, ¿y si seguimos y hablamos de los grandes proyectos que funcionaban sobre el papel pero que después han supuesto gastos astronómicos? Así que su destino ha sido quedar inmóviles, mientras que moving gardens quiere hacer parodia de esta situación y mostrar que, si se hace un gran gasto, se tiene que llevar a todos los lugares para que sea disfrutado por todo el mundo y no sólo por una selecta parte de la sociedad.

Por
último, también han querido reivindicar el contacto de la gente que vive a las urbes con las plantas, redescubrir la botánica, activar su conocimiento. El jardín móvil acogería exposiciones temporales, laboratorios y un envoltorio que se convertiría en una pantalla LED para difundir mensajes a la ciudad.


La
inspiración
La han encontrado en el cuadro La Tentación de San Antonio, donde Dalí pone toda su creatividad al servicio de los elefantes, mágicas bestias con ciudades a sus espaldas, capaces de generar una sensación a medio camino entre la inquietud y la atracción. El jardín también deambularía y podría circular por la ciudad. El sugerente cuadro actuó como detonante de su idea.

 

MOVING4

 

Consideran que su obra la marcan la teoría y la construcción bajo una máxima, pensar lo se construye, construir lo que se piensa. Además de los arquitectos clásicos y contemporáneos a los que siguen, también reconocen la influencia de sus profesores de la ETSAV. 


¿Quién hay detrás?
Sergio Bruns y Pruden Arnau son Onwhite architects. Al igual que su nombre, que hace referencia a que cada proyecto lo consideran una hoja en blanco para crear sin límites, prejuicios o imágenes preconcebidas, encaran cada trabajo como una oportunidad de reflexión propia y de cara a la sociedad, y son investigadores doctores de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Valencia.

 

MOVING5



Una combinación de investigación, arquitectura, creatividad y diseño, que ha recibido diferentes galardones como el premio Bienal de Arquitectura COACV 05-06, el premio Nacional Ascer 07, o el premio Cátedra Gesfesa 08. Además, compaginan el trabajo con la docencia y la participación en publicaciones internacionales.

 

MOVING6



Para el proyecto de los jardines móviles además han contado con Fernando García, también arquitecto, quien cuenta con experiencia en talleres internacionales en Noruega, Turquía o Chicago, o desarrollando el proyecto del Auditorio Torun Jornadek, en Polonia. Ahora ha acabado con la rehabilitación integral de viviendas en la playa de La Devesa, en Dénia, junto al arquitecto Joaquín Juberías.

Eva Pastor

Responsable de Cultura y Comunicación del Jardí Botànic UV.
Me gusta la música, los libros, viajar, escribir, la divulgación científica e ir al cine con todas las consecuencias; hacer cola, comer palomitas... Me divierte ordenar con mis hijos la colección de coches de Cars. Nunca he comprendido las reglas del tenis y me da dentera cortar la pizza con tenedor y cuchillo.

 

Medios