Gigantes Sostenibles

Grandes estructuras verticales autosuficientes y estratégicamente situadas para conectar el Botánico con diferentes espacios verdes de la ciudad es la idea que os presentamos hoy de la muestra Arquitectura y Naturaleza: una visión del Botánico

Los jóvenes arquitectos de IDEOGRAM lo tuvieron claro cuando se pusieron a pensar en cual sería el Jardín que protagonizaría sus fantasías, partiendo del maravilloso Botánico que está en el centro de Valencia. Para ellos las ciudades están vivas, crecen y se expanden a una velocidad que a veces es difícil de controla, y si en estas transformaciones no se cuida el diálogo entre las construcciones y los espacios naturales se pierde cada vez más la calidad de vida.

 

Valencia no es una excepción, y enseguida trabajaron sobre la falta de conexión entre sus espacios verdes. ¿Por qué no utilizar el río, que actualmente divide la ciudad, como eje vertebrador que pretende establecer una red conectiva entre los diferentes parques? La idea es   que eso es posible sin modificar el trazado urbano, porque hay que adaptarse a un núcleo urbano que ya está consolidado, y sería gracias a estructuras verticales situadas en puntos estratégicos, los Gigantes Sostenibles. Como en una invasión, llegarían a las calles, jardines y rotondas, y conectarían lugares que incluso podrían estar a diferente altura, como el Botánico y el antiguo cauce del Túria.

 

Arquitectura verde

Estos Gigantes, a pesar de ser una propuesta arquitectónica que puede impactar visualmente, están desarrollados también para ser viables, adaptarse, y también concienciar socialmente sobre el respeto por la naturaleza, y la evidente necesidad de potenciar los espacios verdes de Valencia, que suponen el punto exacto de equilibrio para hacer una ciudad más humana y habitable, pero también menos contaminante y nociva. Puede parecer una utopía, y así lo piensan sus propios autores, pero sería una utopía entendida como algo que nos ayuda a mirar hacia el futuro sin dejar de lado la ecología ni la economía.

 

GIGANTES5

 

Tanto es así que los autores también han pensado en una creación por fases, dado que cada Gigante Sostenible es independiente en sí mismo. Podría crecer el primero en el Botánico, cubrirse de diferentes especies y, con el tiempo, que más de estos árboles artificiales aparecieran en aquellas zonas que necesitaran formar parte de una red de espacios naturales urbanos interconectados. El resultado también utópico que se plantean es el de una ciudad con todos sus parques y zonas verdes formando un todo conectado por los Gigantes.

 

¿Sabes lo que es Zero-Energy?

Supone uno de los retos del proyecto y sobretodo el motivo por el cual estos gigantes pretenden llevar el apellido de sostenibles. Tener movimiento, estar articulados, no tiene porqué suponer necesariamente un gasto energético si contamos con placas solares, además este movimiento también puede hacerlos inteligentes y orientarse para buscar la mayor incidencia de luz. Así, si consiguen un excedente de energía pueden llegar a aumentar su autosuficiencia y tener su propia iluminación nocturna.

 

GIGANTES6

 

En este sentido, otro de los recursos que el medio nos aporta y que se puede aprovechar es el agua de lluvia. Almacenarla gracias a una forma cónica supondría tener disponibilidad de agua para el riego mediante la aspersión, una manera de mantener todas estas estructuras cubiertas del mayor verde posible. Además, la gestión de los residuos que se generarían también está contemplada. Y es que, en el siglo XXI, el objetivo de cualquier trabajo dirigido a la fusión entre arquitectura y paisajismo tiene que ser crear nuevas estructuras que supongan el mínimo uso de energía o, en el caso óptimo, conseguir eliminar este gasto por completo.

 

Buscando inspiración

Proyectos parecidos a esta idea se pueden contemplar ya en diferentes ciudades del mundo, entre ellas Madrid, un gran espacio urbano que, como no, también está necesitado de proyectos que le aporten una arquitectura más sostenible. El Ecobulevar construido en Vallecas es una idea para dotar de espacios agradables y de sombra los lugares donde hará falta esperar algún tiempo para que crezcan los árboles que se plantan. Estas estructuras son como grandes estanterías con árboles en crecimiento, mientras ellas hacen el papel que ellos harán en un futuro, y sus autores las definen como árboles de aire que al mismo tiempo actúan como dinamizadores sociales.

 

GIGANTES4

 

Espacios ligeros, desmontables y autosuficientes energéticamente que pueden albergar diferentes actividades que proponga el propio público. Una propuesta que ganó un concurso de ideas destinado a encontrar un proyecto que acondicionara bioclimáticamente un bulevar de Vallecas. La reordenación del tráfico y la densificación del arbolado también formaban parte de las actuaciones a llevar a cabo.

 

GIGANTES3

 

Los superárboles del Garden by the bay de Singapur serían otro ejemplo de proyecto con resultados impresionantes. El conjunto cuenta con invernaderos, grandes jardines climatizados, y los supertrees, que poden llegar hasta los 30 metros y actúan como jardines verticales. .

 

¿Y quienes son estos utópicos?

IDEOGRAM lo forman Manuel Devesa María Asunción Ibáñez, Joaquín Juberias y Bernardo Ramírez, y nace el 2010 mientras sus jóvenes integrantes continúan formándose en diferentes escuelas y talleres, al mismo tiempo que también dan y clase contando con su experiencia. Se dedican a la arquitectura y el diseño, y buscan generar innovación dentro de los límites de la creatividad. Por eso tienen un equipo multidisciplinar que varia en función del proyecto que tienen delante, y en la idea de los Gigantes Sostenibles han colaborado con Luis Miguel Ramada. Una idea que han presentado a la muestra que se puede visitar en el Botánico Arquitectura y Naturaleza: una visión del Botánico, y que ha formado parte del festival de arte INCUBARTE.

 

GIGANTES2

 

Ya han tenido la oportunidad de realizar diferentes trabajos tanto de construcción como de diseño, pasando por la producción de mobiliario. Han expuesto su trabajo en salas de exposiciones, donde han destacado por su capacidad de innovación tecnológica, y por perseguir una arquitectura funcional pero sobretodo bioclimática.

Eva Pastor

Responsable de Cultura y Comunicación del Jardí Botànic UV.
Me gusta la música, los libros, viajar, escribir, la divulgación científica e ir al cine con todas las consecuencias; hacer cola, comer palomitas... Me divierte ordenar con mis hijos la colección de coches de Cars. Nunca he comprendido las reglas del tenis y me da dentera cortar la pizza con tenedor y cuchillo.

 

Medios

Más en esta categoría: « Entre ramas Jardín abierto »