Esculpir las plantas

El arte topiario adorna villas y jardines occidentales desde hace siglos. ¿Quién no recuerda el trabajo de aquel chico de manos afiladas en la película de Tim Burton?

 

En pleno renacimiento Italia es la cuna del arte en todos los niveles. Los artistas miran hacia el pasado para admirar sus obras y para inspirarse en sus creaciones, y en el caso del arte topiario, o poda ornamental, ocurre algo parecido. Ya en la antigua roma los jardineros, habitualmente esclavos de las villas, acostumbraban a hacer podas de los setos en forma de obelisco como símbolo de poder y de distinción, así, en la Italia del siglo XV también se ponen de moda los jardines que retoman esa idea de arte vegeta. Se vuelven a poner de moda los jardines ordenados, con pasillos y figuras bien marcadas, laberintos y arcos majestuosos, representando volúmenes geométricos nunca vistos anteriormente.

 

Junto con Italia, Francia e Inglaterra son también dos de los máximos exponentes de este arte durante el Renacimiento. La nobleza comenzó a organizar grandes fiestas en los jardines de los palacio, cuidando la apareciencia en todos los aspectos. Uno de los juegos favoritos de las clases más altas consistía en jugar al escondite entre laberintos tallados esculturalmente sobre impresionantes setos.

 

ARTE2

 

En otras regiones como los Países Bajos, el topiario derivó hacia formas más relacionadas con la mitología, con figuras que representaban a gigantes y personajes imaginarios. Y en España, si tenemos que hacer mención de algún jardín con estas características, debemos hacer referencia al Palacio de los Duques de Alba, uno de los mejores ejemplos renacentistas durante esta época, con un estilo topiario inspirado en el diseño italiano. En el siglo XVIII, toman el relevo los jardines del Palacio Real, creados por orden de Felipe V, y que hoy en día aún conservan sus magníficos laberintos y cipreses con formas rectangulares.

 


Revista Espores. La veu del Botànic

Redacción de Espores, la veu del Botànic

Revista de divulgación científica del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia

Medios