Acolchado perfecto para tu jardín

El mulch es una fina capa de materiales que colocada sobre el suelo de tu jardín o pequeño huerto que servirá para protegerlo de la humedad, darle consistencia y una imagen más fresca y para aportarle todos los nutrientes necesarios para el crecimiento de tus plantas.

El mulching es una de las prácticas más aconsejables para mantener una buena salud de tu jardín. Se trata de una técnica relativamente sencilla que consiste en aplicar sobre el suelo una capa de materiales orgánicos o inorgánicos de tal forma que su superficie quedo totalmente cubierta, evitando así que el terreno esté expuesto al aire. Esta práctica lleva realizándose muchos años aunque en las últimas décadas ha sido reivindicada por la xerojardinería (un tipo de jardinería que se centra en la organización y ubicación de las plantas para aprovechar al máximo los recursos de agua) y por el diseño de jardines, puesto que las texturas y colores de los diferentes tipos mulch puede darle a nuestro jardín un aspecto totalmente diferenciador.

 

mulching_paisaje

Además de este uso ornamental, el mulch tiene muchas ventajas que ayudan a que el suelo de nuestro jardín sea más saludable. Esta fina capa es capaz de actuar como modulador natural de temperatura y la humedad del suelo, aumentar su fertilidad, servir como fungicida e inhibidor de plagas natural, reducir la erosión de la lluvia y el viento, mantener la estructura del suelo, frenar la proliferación de malas hierbas, fortalecer la carga orgánica y aportar una calidad extra para que nuestros frutos y plantas tengan una mejor presentación y sabor.

 

A grandes rasgos en el uso del mulch (el término mulching podemos utilizarlo para referirnos a la aplicación de los diferentes mulch) todo son cosas positivas. Pero tampoco tenemos que confundirnos. En ocasiones, utilizar un mulch poco apropiado, aplicarlo en zonas no adecuadas o usarlo en exceso puede tener consecuencias negativas para el suelo de nuestro huerto o jardín y para nuestras plantas y frutos. Por eso es conveniente, antes de aplicar cualquier tipo de mulch, conocer todas las posibilidades de componentes, manejos y métodos de aplicación y así poder elegir el acolchado más beneficioso para cada caso.

 

mulch_marron

 

¿Orgánico o inorgánico?

El mulch se clasifica en dos grandes grupos: el que tiene un origen orgánico y aquel que es inorgánico, es decir, artificial. El mulch orgánico utiliza elementos de la naturaleza como paja, astillas y virutas de madera, hojas de pino, cortezas de frutos (como por ejemplo el cacahuete) y restos de césped. Las variedades son muchas y lo podemos fabricar nosotros mismos. Entre las ventajas del mulch orgánico está el enriquecimiento natural del suelo, que así necesita menos abonos. Como inconveniente, su durabilidad es limitada. Si queremos un mulch orgánico que aguante más tiempo es mejor apostar por aquellos que están hechos con madera, es decir, corteza o virutas de árbol, porque su descomposición es más lenta.

 

mulching_organic

mulching_hojas

Por su parte, el mulch inorgánico está hecho de materiales como grabas, mármoles y gravillas, piedras y rocas, goma pulverizada, materiales geotextiles o piedra volcánica desmenuzada, esta de color negro y brillante y que, utilizada con plantas de color claro, genera contrastes muy interesantes en el diseño de jardines, igual que ocurre con las piedras y rocas. Dentro de los mulch inorgánicos tienen especial importancia aquellos creados con materiales plásticos como el polietileno.

 

El mulch de plástico es muy usado sobre todo en agricultura porque es capaz de proteger a plantas y hortalizas de las temperaturas extremas y de las inclemencias climatológicas. En todo caso, a la hora de usar un mulch de plástico también tendremos que tener en cuenta muchos factores. En primer lugar, el plástico tiene que ser específico para agricultura. En segundo, tendremos que tener en cuenta si lo queremos transparente porque deja pasar la luz o si preferimos que sea opaco. Si optamos por un mulch plástico transparente, la luz aumentará la temperatura y las plantas se desarrollarán mejor; si el mulch es de un tejido oscuro, será más efectivo a la hora de frenar la aparición de maleza. Todos los mulch plásticos tienen que ser resistentes y tener un espesor que evite las grietas que cierto tipo de malas hierbas pueden producir.

 

mulching_plastic

mulching_inorganic

La principal ventaja del mulch inorgánico como las grabas o piedras es que duran más tiempo y que son más ornamentales, aunque no aportan riqueza al suelo. Algunos expertos apuestan por la combinación de diferentes tipos de mulch para ganar belleza ornamental y protección al mismo tiempo. Lo más común es unir diferentes variedades de acolchados orgánicos para que el suelo esté protegido frente a los cambios bruscos, pero en ocasiones una fusión controlada de mulch orgánico e inorgánico también puede ser eficaz.

 

¿Qué tengo que tener en cuenta para elegir y aplicar el mulch?

El tipo de plantas de tu jardín o huerto te permitirá saber qué tipo de mulch tienes que aplicar. Primero hay que analizar el tipo de suelo y su capacidad de drenaje para aplicar un mulch que sea más o menos permeable. También es indispensable saber si queremos que el mulch aporte riqueza nutricional al suelo o no. Si nos decantamos por un mulch orgánico, tendrá que estar siempre muy aireados y preferiblemente compostado. Antes de aplicarlo, tenemos que comprobar su aspecto. Si detectamos que el mulch tiene un olor muy agrio, es mejor eliminarlo porque puede generar olores fuertes y tóxicos, por lo cual no es recomendable en el caso de los huertos. Si hablamos de árboles, un mulch agrio tampoco tiene que aplicarse en un árbol joven, porque acabará pudriéndolo. El uso continuo de ciertos tipos de mulch en periodos excesivamente largos puede propiciar deficiencias de micronutrients y toxicidades puesto que aumenta el Ph del suelo.

 

mulching_garden

 

Tan importante como el tipo de mulch que elegimos como la forma de aplicarlo y sobre todo, el espesor del acolchado. En el caso de los mulch orgánicos hace falta que la capa sea de más de cinco centímetros y que no supere los diez, siempre extendido de manera uniforme y cubriendo toda la zona radicular porque las raíces ocupan una extensión bajo la tierra muy superior a la que vemos desde el exterior. La época ideal para aplicar el mulch es a finales de primavera o principios de verano porque el suelo está húmedo por las lluvias. Tenemos que evitar que el mulch sea profundo, pues esto puede ocasionar un exceso de humedad en las raíces. Además, las capas gruesas pueden hacer un efecto manta que no deje que el agua y la luz penetren. Tampoco hay que aplicar mucho alrededor del tronco, porque podríamos estrangular las raíces y generar problemas y enfermedades con insectos.

 

mulching_inorganic3

Si tenemos un huerto y finalmente nos decantamos por un mulch plástico, podemos colocarlo de forma manual o mecánica. En los dos casos es imprescindible estirar bien el plástico, de tal forma que no quedan espacios libres donde crezca la maleza o donde se acumule el agua. El plástico tiene que sujetarse directamente en la tierra, con ganchos o alambres adheridos al suelo. Normalmente el mulch de plástico va acompañado por un sistema de riego por goteo colocado bajo el mulching.

Revista Espores. La veu del Botànic

Redacción de Espores, la veu del Botànic

Revista de divulgación científica del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia