Jóvenes promesas de la ciencia

De entre miles de participantes, "La vida oculta del agua" de tres estudiantes españoles de Logroño (La Rioja) ha sido uno de los proyectos ganadores de Google Science Fair 2012. Un concurso internacional de ciencia para jóvenes de todo el mundo que planteen propuestas innovadoras en el campo de la medicina, el medio ambiente y la tecnología.

 

¿Qué se necesita para ser un buen científico? No hace falta ser el más inteligente o el primero de la clase para conseguirlo, todo llevamos un pequeño científico dentro, sólo hay que tener ganas de cambiar el mundo y no rendirse en el intento.

 

En este contexto la empresa tecnológica Google celebraba este mes de julio su Feria de Ciencias 2012 (Google Science Fair), un concurso para adolescentes de todo el mundo que pretende despertar la curiosidad y la creatividad en los más jóvenes, porque la ciencia es vital para el desarrollo de todo lo que conocemos y ellos, nuestro futuro, son los que pueden hacer de este mundo un lugar mejor.

 

Para concursar sólo era necesario disponer de conexión a internet y plantear una pregunta que debían intentar responder a través del “método científico”. El resultado, más de 5.000  participantes de más de 100 países, de entre los que han salido vencedores tres jóvenes españoles, en la categoría de 15 a 16 años, con un proyecto para conocer la vida microscópica en las aguas dulces.

 

GOOGLE3

 

Teniendo en cuenta que la vida en la Tierra surgió en el agua hace más de 3.000 millones de años, Iván Hervías, Marcos Ochoa y Sergio Pascual, se preguntaron: ¿qué clase de vida existe hoy en día en el agua?. Para descubrirlo, estos estudiantes logroñeses de cuarto de secundaria han estado durante casi cuatro años y principalmente en su tiempo libre, tomando muestras en diferentes tipos de hábitats acuáticos en torno al valle del Ebro. Todo un universo paralelo y diminuto que han catalogado a través de una base de datos con fotografías y vídeos que está disponible online y de forma gratuita.

 

GOOGLE2

 

Pero lo más importante es que, basándose en la cualidad de “bioindicadores” que poseen algunos de estos microrganismos, han logrado establecer cuatro categorías de calidad de las aguas en función de la presencia de determinadas bacterias, cianobacterias, protozoos o algas microscópicas. Un buen método de clasificación que junto a otros como el QBR, para evaluar el grado de conservación de la vegetación de ribera, servirá para conocer mejor el estado de nuestros ríos.

 

Otros premiados

En las otras categorías la de 13 a 14 años y la de 17 a 18 años, los ganadores han sido dos jóvenes estadounidenses, John Kohn y Brittany Wenger respectivamente. John, ha desarrollado un dispositivo para personas sordas que convierte el sonido en vibraciones táctiles, para que puedan disfrutar mejor de la música entre otras cosas. Mientras que Brittany, ganadora además del premio principal, ha sorprendido a todos con su aplicación de la “nube” en la medicina, a través de una base de datos que hará más sencillo el diagnóstico del cáncer de mama.

 

Además, se ha entregado el premio especial “Ciencia en acción” (Science in Action) a aquel proyecto que desarrollara una solución social, medioambiental, ética o sanitaria que propusiera un cambio viable en la vida de las personas. El premio ha recaído en los sudafricanos Sakhiwe Shongwe y Bonkhe Mahlalela, dos jóvenes de Suazilandia que han desarrollado un sistema hidropónico simplificado y ecológico para producir alimentos.  Algo de gran importancia teniendo en cuenta que el país importa más del 80% de sus verduras y que el 69% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza.

 

{hwdvideoshare}id=40|width=|height={/hwdvideoshare}

 

Utilizando la materia orgánica de desecho local con diferentes nutrientes como medio de cultivo y reutilizando cajas de cartón como contenedores, han desarrollado este sistema con el que las familias podrán producir su propio alimento en áreas relativamente pequeñas y altamente productivas. Además, de esta manera se evitan las problemas derivados de la recurrentes sequías y la falta de fertilidad del suelo que tienen los agricultores. Una buena iniciativa que ayudará a solucionar los problemas de escasez de alimentos en esta zona.

 

En cuanto a las plantas

Demencia, adicción a las drogas, aplicaciones tecnológicas… muchas han sido las temáticas plantedas en las diferentes disciplinas de la ciencia, pero queremos resaltar el interés mostrado por el medio ambiente  y en especial por las plantas. Desde Norteamérica plantean la posibilidad de eliminar los percloratos acumulados en el suelo, como consecuencia de los viajes espaciales, a través de los girasoles o nuevos herbicidas naturales frente a los agresivos de origen químico.

 

{hwdvideoshare}id=41|width=|height={/hwdvideoshare}

 

Desde Asia proponen la sustitución de tintes artificiales por semillas de Biza, sistemas más eficientes para regar las plantas o plantaciones verticales para mejorar el rendimiento de los cultivos. Pero también nuevas aplicaciones vegetales para combatir el cáncer de colón y generar energía a partir de los cloroplastos. Ya desde Europa, concretamente desde Polonia, sugieren la utilización de la fuerza centrífuga para hacer crecer las plantas en ausencia de gravedad, cuestión importante para la subsistencia de los astronautas en los futuros viajes a Marte. Y desde España, investigan la capacidad de las plantas para regular la temperatura en nuestras viviendas y la ifluencia de las ondas sonoras en el desarrollo vegetal.

 

GOOGLE5

 

Jóvenes mentes inquietas de todo el mundo que serán premiadas con diferentes becas, prácticas y experiencias personales, para que sigan soñando y puedan desarrollar sus capacidades como científicos. Porque como dijo Eisntein “En los momentos de crisis la imaginación es más importante que el conocimiento”.

Elisa Caballer

Licenciada en biología y ciencias ambientales. Técnico de Cultura y Comunicación al Jardí Botànic de la Universitat de València

Medios