Investigar para la sociedad

Históricamente, en el Jardín Botánico de la Universidad de Valencia la investigación se ha orientado a resolver las necesidades de conocimiento sobre las plantas que planteaba la sociedad valenciana. Unas necesidades que han ido cambiando.

Desde hace más de 200 años el Jardín Botánico de la UV es un centro donde se desarrollan las actividades docentes e investigadoras propias de una institución universitaria. A lo largo de este tiempo tanto la docencia como la investigación, siempre en el ámbito del estudio de las plantas, se han orientado hacia aquellos retos de conocimiento que se iban planteando en la sociedad valenciana que lo acogía.

 

INVESTIGACION1

 

A mediados del siglo XIX el Jardín Botánico se dedicó a la experimentación en agricultura. Fue la vía de entrada en Valencia de cultivos como el cacahuete, la soja o la batata, y de productos agrarios como los fertilizantes de guano. Durante el siglo XX los estudios se orientaron al conocimiento de la flora valenciana y en el Jardín residió la Cátedra de Botánica de la Universidad de Valencia.

 

El final de siglo XX está marcado por la crisis de la Biodiversidad. En los últimos años se ha producido la pérdida de especies a una velocidad no conocida desde hace 200 millones de años, estamos en lo que ya se denomina la Sexta Extinción, de consecuencias irreversibles. Los gobiernos de todo el mundo reunidos en 1992 en la Conferencia de Río de Janeiro suscribieron el Convenio de la Diversidad Biológica y pidieron a los investigadores que encontraran soluciones para detener la extinción masiva de especies, una de las mayores amenazas para la vida del planeta.

 

Nuevas instalaciones

La restauración del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia finalizó en 1992 y, quizás por ese motivo, inició su nueva andadura con un firme compromiso de trabajo por la conservación vegetal. En ese momento se constituye el banco de germoplasma, donde se empezaron a conservar semillas de las especies más amenazadas de la flora valenciana, y se inician los primeros proyectos de investigación orientados a la conservación de estas especies en su hábitat natural, una actividad que fue posible por el apoyo de la Generalitat Valenciana.

 

INVESTIGACION2

INVESTIGACION3

 

En cuanto al edificio de investigación del Botánico, inaugurado en el año 2000, permitió consolidar la actividad investigadora del Jardín y el desarrollo de diversas líneas de estudio principalmente orientadas hacia la conservación de las especies raras, endémicas o amenazadas de la flora valenciana. Allí se reúnen los investigadores del Instituto Cavanilles de Biodiversidad y Biología Evolutiva de la UV especializados en conservación vegetal. Se dedican a distintos campos del estudio botánico, desde la biología molecular hasta el estudio del paisaje, formando un grupo multidisciplinar de investigación que aborda desde diferentes puntos de vista el estudio de las especies en peligro de extinción y propone soluciones para evitar su desaparición.

 

Líneas de investigación

La investigación en conservación vegetal del Jardín ser organiza en distintos laboratorios especializados que orientan de modo complementario el estudio de los problemas que amenazan a las plantas. Por ejemplo, en el caso de la biología molecular se buscan marcadores genéticos que permitan evaluar la diversidad de las poblaciones y detectar el riesgo de empobrecimiento genético que podría llevarlas a la desaparición.

 

INVESTIGACION5

 

En el campo de la biosistemática los investigadores trabajan en biología reproductiva para detectar problemas de escasez de polinizadores o depresión por endogamia, y en el laboratorio de germoplasma se estudia el envejecimiento y las condiciones de germinación de semillas y esporas, para establecer el protocolo más eficiente para su conservación y la recuperación de poblaciones.

 

INVESTIGACION4

 

También hay espacio para la anatomía vegetal, buscando en la estructura interna de las plantas indicadores de estrés ocasionados por el cambio climático o la acción del ozono atmosférico. Y los encargados de la corología prestan atención a la distribución de las plantas y al desarrollo de floras territoriales, destacando en cada caso la importancia de las especies raras o amenazadas. Por último, los fitosociólogos realizan estudios de cartografía de la vegetación para localizar los hábitats prioritarios y establecer las zonas de elevado valor botánico que deben ser conservadas.

 

INVESTIGACION6

 

Más recientemente se han abierto otras líneas de investigación relacionadas con la evolución de la flora mediterránea, la detección del fraude alimentario, y el estudio de las propiedades y uso de las plantas medicinales.

 

Una actividad investigadora que requiere un gran aporte económico, y que este caso viene de las convocatorias públicas de proyectos de investigación: europeas, nacionales, autonómicas o de la propia Universidad de Valencia. Además, también se han realizado contratos con empresas privadas o entidades públicas para abordar estudios concretos de carácter más aplicado.

Jaime Güemes

Conservador del Jardín Botánico y profesor de la Universidad de Valencia

Doctor en Ciencias Biológicas

Medios