Feo y sabroso

Fruits et Légumes Moches Fruits et Légumes Moches Campaña Publicitaria Intermarché

Como de vez en cuando no está mal sumarse a las modas, hoy Espores se sube al carro de las listas: 5 frutas y hortalizas feas pero sabrosas. Ve a frutería sabiendo qué buscas y comprarás menos y mejor. La FAO y todas nuestras abuelas trabajan para que así sea.

Con la industrialización de los cultivos, las frutas, las verduras y las hortalizas han sufrido un proceso de homogeneización. Todas tienen un aspecto similar y casi perfecto que recuerda a los fruteros de plástico de las cocinitas infantiles.

 

A pesar de que el precio de estos alimentos son bastante bajos y la seguridad alimentaria está más que garantizada, muchas veces la perfección esconde un bocado de lo más anodino. ¿No ha comido nunca melocotones de un árbol perdido que nadie cuida? ¿Pequeños y arrugados pero inexplicablemente dulces como la miel?

 

Top 5!

Presentamos 5 ejemplos feos. El orden es alfabético porque para gustos ... ¡frutas y hortalizas!

 

4924122783 a30199a2db z

Alficoces. Imagen de Mikel Agirregabiria

 

1. Ser un insulto no es buen presagio: hablamos del fruto de Cucumis flexuosus, una cucurbitácea que da alficoces. Como cualquier pepino,  no hay que dejarse seducir por su tamaño a la hora de elegirlos ya que se llenan de pepitas a medida que aumentan el diámetro. La piel es arrugada y estriada así que no los rechaces y añádelos a tus ensaladas.

 

mano buda4

Mano de Buda

 

2. La segunda fruta es la mano de Buda, el nombre es tan poco apetecible como su aspecto. Se usa a modo de aromatizante y sus dedos se abren a medida que pasa el tiempo. Según la tradición oriental, el mejor momento para consumir este cítrico es cuando sus dedos estan cerrados porque recuerdan al profeta orando.

 

DSC 0160

Mandarina de Primavera: Gold Nugget. Image de whereisjune.com

 

3. Tras dos frutas exóticas, añadimos al listado una de las nuestras, la mandarina.Ssabemos cómo elegirlas en la frutería, relucientes, redondas y rodeadas por una red como si fueran mejillones pero quizás nos equivocamos y la prueba de que no siempre lo más bonito es el más sabroso son las mandarinas de la variedad Gold Nugget. Son tardías y las encontramos ahora en las fruterías. Parecen calabazas pequeñas llenas de protuberancias, como cualquier otra mandarina que se ha helado en el campo o que ha pasado un días en el suelo. Pregunten al frutero y si son de esta variedad, pruébenlas.

 

Dos tomates y dos destinos

 

4. La relación entre el aspecto de un tomate y su sabor es un misterio. ¿Por qué cuanto más feos más sabrosos? ¿No te has cansado ya de comer tomates perfectos y clónicas que llenan de agua las ensaladas? En el Jardín Botánico celebramos anualmente una cata de tomates de variedades tradicionales y para ser justos, estas tomates parecen mucho más bonitos cuando las catas.

 ISS 1453 01421

Chirimoya

 

5.La chirimoya: exótica y relativamente reciente en las fruterías tradicionales. Dulce, repleta de pepitas y vitamina C. El invierno es su mejor momento y al comprarla no debe tener imperfecciones en la piel. Conviene elegirla un poco verde si vamos a tardar unos días en comerla. Está madura si el color de la piel ha pasado de verde oscuro a verde claro o verde-amarillento.

 

Buffet libre y ofertas 3x2
El despilfarro de los alimentos, sobre todo de frutas y hortalizas no se limita a la recolección, procesado y transporte sino que la venta también se convierte en una fuente más de comida que acaba en la basura. Por alguna razón preferimos los productos bonitos; simétricos y uniformes y esto obliga a los vendedores a rechazar la heterogeneidad a la hora de adquirir el género en las tiendas.

 

 ING 37571 01370

 

En los  países industrializados estimulamos a los consumidores para comprar más comida de la que necesitamos a través de ofertas 3x2 o con bufetes libres en los que puedes comer y/o derrochar tanto como quieras con una tarifa plana.

 

Según un informe de la FAO de 2011, los consumidores de los países ricos deberían aprender que tirar los alimentos innecesariamente es algo inaceptable. También habría que concienciarnos de que debido a la disponibilidad limitada de recursos naturales, resulta más eficaz reducir las pérdidas de alimentos que incrementar la producción para alimentar a la creciente población mundial. Por otra parte, el envasado adecuado es un factor clave que influye en las pérdidas ocurridas en casi todos los niveles de la cadena alimentaria. Pero mucho antes de que la FAO, cualquiera de nuestras abuelas ya había hecho públicos los contenidos de este informe.

 

1424456 708364839183157 1708550829 n

Imagen del Facebook de Frutafeia

 

En este mismo sentido trabaja la ingeniera ambiental Isabel Soares, de 32 años. Hace poco más de un año creó un cooperativa de consumo que compra a los agricultores productos que, por tamaño o estética, no entran en el circuito comercial. Además, ha iniciado un campaña mediática con el eslogan La gente guapa come fruia fea.

 

Más que una cara bonita
Casi la mitad de la producción agrícola a la basura, según la FAO. El desperdicio alimentario de los países industrializados asciende a 1.300 millones de toneladas al año, suficientes para alimentar a todos los hambrientos del mundo y es por eso que Isabel decidió montar una frutería en el viejo palacio del Ateneo Comercial de Lisboa.

 

Campaña publicitaria de Intermarché

 

La iniciativa individual coincidió con el crowdfunding lanzado por la cadena de supermercados francesa Intermarché que ofrecía frutas y verduras con un 30% de descuento. Las ventas aumentaron un 24%.

 

Más del 40% de las frutas quedan pendiendo en los árboles porque no alcanzan el tamaño que los supermercados consideran apto para la venta. Así que parece que está en manos de los consumidores cambiar estos criterios y por ello, unos animamos a comer frutas y verduras feas y no dejar de escuchar la sabiduría de las abuelas que dicen aquello de mejor conservar que comprar.

 

Revista Espores. La veu del Botànic

Redacción de Espores, la veu del Botànic

Revista de divulgación científica del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia