Jornada: Parajes Naturales Municipales

El pasado jueves 18 de septiembre el Jardín Botánico de la Universitat de València acogió esta Jornada dedicada a contestar un pregunta: ¿son los Parajes Naturales Municipales una herramienta para la conservación ambiental?

El Vicerrectorat de Participació i Projecció Territorial, IMELSA, una empresa pública dedicada a apoyar a los Ayuntamientos en el desarrollo de proyectos locales y el Jardín Botánico de la Universitat de València participaron en esta Jornada que dio mucha luz en cuanto a la pregunta que planteábamos más arriba.

 

Los Parajes Naturales Municipales (PANAMU) son una figura de protección ambiental exclusiva de la Comunidad Valenciana que según la el arte. 9º de la Ley 11/1994 de diciembre de la Generalitat Valenciana los define como "zonas comprendidas entre uno o varios términos municipales que presentan especiales valores naturales de interés local que requieren su protección, conservación y mejora y son declarados como tales a instancia de las entidades locales".

 

Isabel Mateu, directora del Jardín Botánico, manifestó la implicación del Jardín en la conservación así como la importancia de la colección de árboles, legado de los doscientos años de vida de la institución. Además, evidencia una característica muy importante del Parajes Naturales Municipales, la proximidad y el afecto que despiertan en los vecinos.

 

Gynko

Haz clic en la imagen y visita la sección web del Jardín dedicada a los árboles monumentales

 

Las conferencias
Los Ayuntamientos tienen la potestad de crear estos espacios naturales por eso contamos con la presencia de la Diputación de Valencia puesto que unos 30 Ayuntamientos de la Comunidad Valenciana tienen PANAMU (Parajes Naturales Municipales). Con el fin de contestar a la pregunta ¿Son los Parajes Naturales Municipales herramientas para la conservación ambiental? empezamos con la conferencia de Jaime Güemes, el conservador del Jardín, quién hizo un rápido recorrido histórico por el concepto de espacio protegido y un análisis sobre por qué y cómo conservar.

 

Fue a partir de la mitad del siglo XIX cuando la aceleración del desarrollo industrial impulsó la creación de parques como Yellowstone en los Estados Unidos pero Doñana, por ejemplo, es anterior, aunque era un espacio preservado al uso de la realeza. Central Park, en Nueva York, es un espacio verde reservado por el gobierno para el uso de los ciudadanos y el lecho del Túria debe su color a un movimiento ciudadano a finales de los años 60. También la Devesa de la Albufera se protegió del urbanismo de sol y playa gracias a las reivindicaciones de la población pero no pasó lo mismo en Castelló, donde un paisaje similar al de la Devesa de la Albufera dio lugar a Marina d'Or.

 

normal Llit.Turia

 

Bajo el lema "Cada especie extinguida es una oportunidad perdida de aprovecharla", Jaime nos recuerda que la tasa de extinción de especies se disparó en los 80 y que según la normativa europea estamos obligados a conservar al menos el 10% del territorio, y así lo hacemos. Las razones para la conservación son varias: valores directos, por ejemplo, la recolección de materias (hongos, esencias...) o valores indirectos como la calidad del agua, la protección del suelo, la regulación del clima, la educación o la investigación. Los criterios socioeconómicos también tienen relación con el tema de la Jornada puesto que no tienen que ser el único objetivo de la protección de un espacio natural.

 

El conservador aclara la diferencia entre dos conceptos clave en la Jornada: protección y conservación. Si protegemos sin conservar un paisaje se modificará, posiblemente, hasta perder el valor por el cual decidimos protegerlo. Y este es el punto débil de los PANAMU puesto que sobre ellos no se realizan inventarios de flora o fauna que permitan investigar cómo cambian con el tiempo. Pero tienen fortalezas de las cual ya Isabel Mateu había hablado como la proximidad a las localidades, la vinculación con los visitantes, la dispersión por el territorio y la biodiversidad que alojan.

 

A continuación, Isabel Moya Santiago, Técnico del Servicio de Medio ambiente de la Diputación de Valencia nos explica las actuaciones de la Diputación de Valencia entre las cuales destacamos una guía de PANAMU que podemos consultar en la web www.xarcia.org donde podemos descargarnos información de la flora, la fauna, gastronomía y las rutas de todos los municipios o una serie de reportajes de unos 30 minutos que podremos ver próximamente en televisión de cada uno de los Parajes Naturales Municipales.

 

cova negra

PANAMU Cova Negra, Xàtiva

 

El Técnico en Gestión de Espacios Naturales Protegidos, Salvador Palop Guillem, explicó su experiencia como impulsor la red PANAMU en la cual no confió demasiado en un principio. El trabajo de Salvador consiste en ir de pueblo en pueblo, de Ayuntamiento en Ayuntamiento explicando qué es un PANAMU y cómo se gestiona. Inicialmente, Salvador se quedó muy sorprendido cuando los Ayuntamientos acogieron tan bien esta propuesta puesto que la gestión recae sobre el propio municipio así como el espacio protegido.

 

La Mesa Redonda
La característica principal de la Mesa Redonda de esta Jornada fue la interdisciplinarietat: Juan Monrós, profesor de ecología de la Universitat de València y miembro del PANAMU de su pueblo, Carcaixent, explica su experiencia con esta figura de protección ambiental. Para él, el territorio de este PANAMU es mucho más que un lugar ecológicamente interesante, es un lugar que aprecia pero que, tal y como ya había apuntado Jaime Güemes, no está siendo conservado. Matiza que cualquier figura de protección es positiva pero reivindica la necesidad de la gestión integrada.

 

Una perspectiva distinta nos da el economista Salvador del Saz Salazar quién explica el proceso de monetitzar el medio ambiente. Consciente de la frivolidad de su terminología, nos cuenta la importancia de este concepto a la hora de tomar decisiones puesto que la ausencia de precio no implica el ausencia de valor.

 

café

Asistentes a la Jornada durante el descanso. Disfrutando de la sombra de nuestros árboles

 

La forma de realizar esta tarea ese basa en poner precio a losValores de Uso, por ejemplo el precio del kilogramo en el mercado de hongos recogidos en el bosque y el Valor de No Uso como son el valor patrimonial o el de existencia: sólo puedes desear conservar si sabes que existe. Estos criterios sirven para valorar el daño paisajístico, por ejemplo, después de un incendio. De no ser así, los bienes comunales estarían sometidos a tragedia

.

Por último, y ciertamente original a la Jornada, fue la participación de la antropóloga de la Universitat de València Beatriz Santamaria quién agradece la oportunidad de dar su punto de vista y de reconocer el marcado carácter social de los PANAMU. Ninguna figura de protección tiene sentido ni éxito si no se implica a la gente que vive cerca pero muchas veces son tan sólo una expresión del nuevo marketing de lo natural al que muchos se han sumado sin pensar en la sostenibilidad del recurso. Por otro lado, pide la atención de nuestras conciencias: protegemos pero no cuestionamos los valores.

 

Muela

La Muela de los Tres Reinos, últim paratge Natural Municipal incorporat a la xarxa

 

Finalmente, una Jornada muy completa que abre frentes de debate incombustibles. La protección no garantiza la conservación pero es un primer paso que tenemos que saber valorar. Los PANAMU son un endemismo valenciano que hay que mantener y saber gestionar puesto que en ellos se trabajan valores económicos y humanos como la proximidad, la educación ambiental y la convivencia de los usos tradicionales con los usos modernos. Desde el Jardín te recomendamos que descargues los archivos disponibles de los PANAMU y los visites todos.

 

Revista Espores. La veu del Botànic

Redacción de Espores, la veu del Botànic

Revista de divulgación científica del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia