Durante el otoño todo se vuelve amarillo, marrón y rojo. Se tiñen nuestros paisajes y también los de los artistas. Pero esta variedad cromática, además de inspirar, también tiene una explicación científica. 

Publicado en Ocio verde