La palabra ikebana significa “mantener vivas las flores”, descripción que alude a la técnica mediante la cual este tipo de creación estética, originaria de Japón, consigue transmitir la esencia de lo vivo a quien lo contempla. A través de la composición de especies vegetales, el ikebana evoca la naturaleza, su pasado, presente y futuro. Victoria Encinas, con una larga trayectoria en la práctica de esta disciplina artística, nos acerca en este artículo algunas notas sobre sus principios, estética y origen.

Publicado en Ocio verde