Javier Fabado

Javier Fabado

Licenciado en Ciencias Biológicas por la Universitat de València
Trabaja en el herbario del Botànic, y siempre lleva unas maderitas que le regaló su niña. Le gusta el rock y votó al Chiquiliquatre en Eurovisión. El superglue le da pánico…

Bellis microcephala, así se llama esta nueva planta que durante años había pasado desapercibida en nuestra región, entre otras especies de su mismo género. Una compuesta de pequeñas flores invernales que ha sido descubierta gracias a los pliegos de herbario. Y es que estas plantas secas, perfectamente conservadas en el tiempo, son una herramienta muy útil para los botánicos en todo el mundo.

Un verano más, docentes y aficionados de las plantas se reúnen en el municipio de Orihuela del Tremedal para ampliar su conocimiento sobre el mundo vegetal, a través del curso de Botánica pràctica de la flora y vegetación del Sistema Ibérico Oriental. Una exitosa propuesta de la Universidad de Verano de Teruel, que ya va por su 30ª edición. Nos lo cuenta Javier Fabado, que forma parte de la organización.

Historia, enigmas, curiosidades, aventuras... que nos cuentan las plantas. Es lo que nos propone Historias de pliegos, una nueva serie de artículos de la revista Espores que nos trae Javier Fabado, técnico del Herbario del Jardí Botànic de la Universitat de València. Porque sí: los pliegos que cuidadosamente se guardan en los herbarios albergan valiosas e interesantes historias. Empieza con el enigma de cómo Serapias vomeracea pasó a formar parte de la flora del sistema Ibérico.

El técnico de investigación del herbario del Botànic, Javier Fabado, se encargó de guiar a los excursionistas que el pasado mes de noviembre participaron de la excursión organizada por el Botànic al barranco de la Valltorta. Javier nos recomienda algunos puntos de esta ruta tanto por su interés botánico como por el destacado conjunto de arte rupestre que alberga.