El Jardín Botánico de Padua

Fundado en 1545, está considerado como el Jardín Botánico más antiguo del mundo. Casi cinco siglos después inaugurarse conserva sede y estructura para seguir cumpliendo su función original: ser epicentro de investigación científica.

Durante el siglo XVI el desarrollo de la medicina moderna hizo que las Universidades estudiaran la posibilidad de cultivar sus propias plantas para poder investigarlas. En aquellos tiempos había mucho interés en identificar las plantas utilizadas por los médicos de la antigüedad, y en el estudio de los primeros manuales de medicina y farmacología para reconocer las verdaderas plantas medicinales. Así aparecieron unos jardines que tomaban como referencia los de la Edad Media y los desarrollados durante el esplendor de Al-Andalus, y que albergaban exclusivamente ejemplares para la alimentación y la medicina.

 

padua_planoantiguo

 

Los primeros Jardines Botánicos modernos, que incluían colecciones vivas y herbolarios, así como clasificaciones taxonómicas, surgieron en el norte de Italia en conexión con las Universidades. De entre todos ellos destaca el de Padua, considerado como el más antiguo y  el origen de todos los botánicos del mundo, la cuna de la ciencia por representar los cambios científicos que hacen más comprensibles las relaciones entre naturaleza y cultura.

 

El Botánico de Padua fue creado durante el periodo de la República de Venecia por deseo de la Escuela médica de Padua. Su primer prefecto fue Luigi Squalermo, conocido como Anguillara, que introdujo más de 2000 especies en el jardín para facilitar el aprendizaje de los estudiantes. Anguillara se estableció en Padua en 1545 hasta que se trasladó a Ferrara dieciseis años después para convertirse en el herbólogo personal del duque de la ciudad.

 

En su época como director del Jardín, de 1549 al 1560, escribió su gran obra Semplici, un compendio dedicado a las plantas simples, es decir, aquellas que tienen por si mismas algún tipo de propiedad medicinal. El libro de Anguillara se divide en catorce Pareri (opiniones), cada una de las cuales dedicada a un médico italiano contemporáneo. Siguiendo el procedimiento habitual de aquella época, el libro se centra en la identificación de las plantas conocidas por Dioscórides y otros escritores antiguos en materia médica. Gracias a sus viajes por Grecia, Italia, Francia y Asia Menor, además de por sus conocimientos sobre la vegetación en la cuenca mediterránea, Anguillana era el botánico mejor capacitado del siglo XVI para elaborar un estudio de estas características. Tras abandonar Padua, continuó con sus viajes botánicos, y probablemente murió a causa de la peste a pesar de sus esfuerzos para preparar un antídoto botánico.

 

PADUA7

 

A lo largo de la historia del Jardín fue enriquecido con plantas procedentes de todos los rincones del mundo, especialmente de aquellos países donde la República de Venecia tenía posesiones o intercambios comerciales. Debido a esto, tuvo un importante papel en la introducción y en el estudio de plantas exóticas. Durante casi cinco siglos, el Jardín de Padua ha sido testigo de la evolución de la botánica y son numerosas las especies que se introdujeron en Italia por primera vez a través de él, entre ellas el ginkgo, la magnolia, la patata, el jazmín, la acacia y el girasol.

 

PADUA3

 

Actualmente, el Jardín Botánico de Padua incluye la colección más importante del mundo de plantas medicinales, que representa su propósito originario. También es digna de mención su colección de plantas venenosas y la de insectívoras. En el plano más ornamental, hay que destacar las orquídeas, con un microhábitat húmedo caliente que permite su cultivo recreando el ambiente de los bosques tropicales, y las acuáticas, ubicadas en los distintos estanques que se distribuyen a lo largo del Jardín. Además, hay una colección única sobre el maquis mediterráneo y otra sobre el Jardín Alpino.

 

PADUA2

 

Entre los ejemplares más interesantes y curiosos se encuentra el palmito, Chamaerops humilis L., que se plantó en 1585 y que está considerada como la especie más antigua del Jardín. Esta planta también se conoce como "La Palma de Goethe", ya que el ilustre poeta alemán le dedicó en 1790 el ensayo La Metamorfosis de las plantas.

 

A día de hoy en el Jardín Botánico de Padua se cultivan alrededor de 6.000 plantas y la institución tiene relaciones de intercambio con más de 800 jardines botánicos en los cinco continentes. En 1997 fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

 

La obra monumental: mucho más que un centro de investigación científica

El jardín tiene una superficie de casi veintidos mil metro cuadrados y está circundada por un muro circular construido en el 1552 para evitar los continuos robos que se producían dentro del Jardín. Pensado por Daniele Barbaro, noble veneciano embajador de la República Serenissima y hombre de gran cultura, el proyecto del Jardín fue encargado al más famoso arquitecto de Padua en la segunda mitad del siglo XVI, Andrea Moroni de Bergamo, autor también de la restauración de la Basílica de Santa Giustina, del Ayuntamiento y de la Universidad.

 

PADUA6

 

El Jardín fue proyectado como un monumento en sí, mucho más allá de ser un espacio donde cultivar, aclimatar y mostrar plantas. El fuerte marco arquitectónico está formado por una corona circular con cuadrado en su interior dividido en cuatro partes por dos avenidas ortogonales orientadas según los punto cardinales. Cada cuarto está constituido a su vez por 250 pequeñas secciones donde se cultivan plantas de distintas especies, creando cuatro formas geométricas diferentes una de la otras.

 

PADUA9

 

A finales del siglo XVI se añadieron unas fuentes alimentadas por un sistema hidróforo con una rueda que garantizaba el riego. Entre los siglos XVII y XVIII fue realizado el palacio principal, mientras que las cuatro puertas de acceso con grandiosos acroterios de rojo amonítico con plantas de hierro batido fueron construidas en 1794. Durante la primera mitad del siglo XVIII se añadió una balaustrada de piedra de Istria a lo largo del perímetro externo, y sobre ella se colocaron vasos y estatuas de personajes ilustres realizadas por Teofrasto, en la puerta sur, y Salomón, en la puerta oriental, y la fuente de las cuatro estaciones con estatuas de mármol de Carrara. En el Jardín hay además tres relojes solares, uno cúbico, uno esférico y uno cilíndrico.

 

PADUA10

 

En el área externa al muro circular se encuentran el Arboretum, una colección de plantas introducidas por primera vez en Italia, y algunas también en Europa a través del Jardín patavino, campos de naranjos, sierra tropical de las orquídeas y de los helechos, y un teatro botánico realizado en el siglo XIX, donde se impartían clases.

 

{hwdvideoshare}id=46|width=|height={/hwdvideoshare}

Revista Espores. La veu del Botànic

Redacción de Espores, la veu del Botànic

Revista de divulgación científica del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia

Medios