Aimé Bonpland, un descubridor científico

Retrato de Aimé Bonpland Retrato de Aimé Bonpland

Aimé Bonpland y Alexander Humboldt formaron uno de los tándems científicos más prolíficos de la ciencia, y se les considera como los descubridores científicos de América del Sur.

 

Aimé Bonpland (Aimé Jacques Alexandre Goujaud) era un amante del mundo vegetal, por eso con sólo 17 años y empezados sus estudios de medicina, no dudó a acercarse al Jardín de las Plantas de París para formarse como botánico.

 

En 1798, Bonpland conoció a un joven erudito alemán, Alexander Humboldt, interesado en el estudio científico del Nuevo Mundo. La amistad y el interés común por la botánica hicieron que entre ellos surgiera una profunda admiración profesional. Juntos emprendieron una expedición que les llevaría a realizar diferentes estudios sobre botánica, zoología o climatología en España, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Cuba, México y Estados Unidos durante cinco largos años. En este tiempo, Bonpland reunió un herbario con más de 60.000 especies, 6.000 de ellas desconocidas en Europa y clasificadas por él mismo. Como resultado de este viaje Bonpland escribió cuatro volúmenes sobre las plantas equinocciales de la obra "Voyage aux régions equinocciales du noveau continent fair" entre 1799 - 1804 y, en colaboración con Humboldt, los siete volúmenes de "Nova genera et species plantarum".

 

bonpland2

Izquierda, Nova genera et species plantarum. Derecha, Humboldt y Bonpland de expedición por sudamérica


A su regreso a Francia, Bonpland entabló amistad con la emperatriz Josefina que lo contrató como botánico e intendente de su jardín personal. Ejerció durante casi seis años hasta que en 1814, cuando murió la emperatriz, decidió fijar su residencia en América. Llegó a Buenos Aires en 1817 acompañado por su esposa, dos jardineros, libros, gran cantidad de semillas y dos mil plantas (medicinales, frutales y hortalizas), con la intención de fundar allí un Jardín Botánico. Sin embargo no contaba con que la situación en Argentina en aquel momento era convulsa por el proceso de Independencia que vivía el país.

 

Durante su estancia en la capital bonaerense Bonpland ejerció su profesión de médico y colaboró con periódicos locales en cuestiones vinculadas con las ciencias naturales. En 1818, Bonplad solicitó y obtuvo el cargo de Profesor de Historia Natural de las Provincias Unidas y emprendió varias expediciones por el interior del país y también por la isla Martín García, volviendo siempre con mamíferos, peces, plantas, reptiles, fósiles y flores. En 1821 fue nombrado catedrático de materia médica del Instituto Médico Militar, aunque nunca ejerció la cátedra.

 

Sus ideas políticas y revolucionarias lo enfrentaron con los diferentes gobiernos militares del país, y fue especialmente crítico con el gobierno del general Rosas, e incluso fue encarcelado y liberado más tarde gracias a la intercesión de dos de sus mejores amigos: Humboldt y Simón Bolivar. Sin embargo, ni siquiera aquella convulsa situación le hizo volver a París, estimaba aquella naturaleza y aquel entorno que cada día le ofrecía nuevos descubrimientos. Finalmente, se instaló en la provincia argentina de Misiones, cerca de las Cataratas de Iguazú, un entorno que le permitía seguir con sus estudios por su riqueza en flora y fauna y por las peculiaridades climáticas del entorno. Desde Misiones emprendería varios viajes a Buenos Aires, Brasil, Paraguay y Francia.


En 1854, ya octogenario, fue nombrado Director del Museo de la Provincia de Corrientes y Francia lo designó miembro de la Academia de Ciencias. Aún así Bonpland publicó pocos artículos e investigaciones en revistas europeas, pero sí se convirtió en colaborador habitual de "El Plata científico y Literario", uno de los primeros intentos de periodismo científico en Buenos Aires.

 

Aimé Bonpland murió en Santa Ana el 11 de mayo de 1858. Su famoso herbario quedó archivado en la Facultad de Ciencias Médicas de Buenos Aires. Su nombre permanece en una calle de esta ciudad, en una de las cumbres más altas de Venezuela, y en un nuevo género que describió su amigo Cavanilles.

Revista Espores. La veu del Botànic

Redacción de Espores, la veu del Botànic

Revista de divulgación científica del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia

Medios