Ecovinos

España es uno de los principales productores de vino del mundo y ahora se apunta a la tendencia ecología. Muchos expertos aseguran que este tipo de viticultura es más saludable, ya que se basa en prácticas más respetuosas con el medio ambiente y supone una vuelta a los orígenes. Los vinos ecológicos están de moda.

 

VINOS5

 

L'agricultura ecològica té cada vegada més adeptes i aquesta tendència s'expandeix a un altre tipus de productes, com per exemple el vi. En el seu cas molts asseguren que el vi ecològic és més beneficiós per a la salut posat que és més natural. De fet, que un vi aconseguisca l'etiqueta d'ecològic no és gens fàcil. Aquest reconeixement el dona la Comissió Europea i se centra sobretot en l'absència de certs productes químics en la fermentació, i en un cultiu adequat dels camps, apostant sempre pels abonaments naturals i els mètodes tradicionals de producció respectuosos amb el medi ambient.

 

La agricultura ecológica tiene cada vez más adeptos y esta tendencia se expande a otro tipo de productos, como por ejemplo el vino. En su caso muchos aseguran que el vino ecológico es más beneficioso para la salud puesto que es más natural. De hecho, que un vino consiga la etiqueta de ecológico no es nada fácil. Este reconocimiento viene dado por la Comisión Europea y se centra sobre todo en la ausencia de ciertos productos químicos en la fermentación y en un cultivo adecuado de los campos, apostando siempre por los abonos naturales y los métodos tradicionales de producción respetuosos con el medio ambiente.

 

¿Qué es un vino ecológico?

El reglamento europeo define las bases de la Agricultura Ecológica con todo detalle, desde cómo labrar la tierra hasta cómo deben de ir etiquetados los productos. En el caso de nuestro país, apostar por la viticultura ecológica es para muchos la forma más lógica de gestionar los viñedos. ¿El motivo? La viña es una planta rústica, fácil de manejar y que se ha cultivado en nuestras tierras desde hace cientos de años. Nuestros agricultores y viticultores han adquirido muchos conocimientos respecto a temas como la climtaología o las plagas que pueden afectar a estos cultivos.

 

vino_logo 

Logo de la UE de que un vino ecológico. Este certificado es válido desde 2010

 

La certificación del vino como ecológico está ligado a dos aspectos, el cultivo de las vides y la uva, y el proceso de producción. Respecto al cultivo, los principios son similares a los de cualquier cultivo ecológico. Los campos deben ser enriquecidos con abonos orgánicos naturales, sobre todo los que son de origen vegetal procedente de residuos del propio cultivo, como orujos o sarmientos triturados. También se admite el estiércol de animal y el compost, quedando prohibidos los abonos minerales, especialmente los nitrogenados. Para la buena conservación de la flora microbiana del suelo queda contraindicada la quema de restos agrícolas en él.

 

Las plagas también deben ser controladas de forma ecológica y sostenible. En el caso de los viñedos, esto puede conseguirse gracias a productos tan elementales como el cobre y el azufre, o con otros algo más sofisticados pero igualmente respetuosos con el medio ambiente como las feromonas. El manejo del suelo ha de ser capaz de sacar el máximo provecho de los viñedos manteniendo la biodiversidad del entorno con objeto de equilibrarlo.

 

VINOS2

 

El aspecto que más diferencia un vino ecológico de uno convencional es la forma de elaboración, especialmente a la hora de añadir aditivos como el sulfuroso, que es mucho menor en el vino ecológico. En él también está prohibido el empleo de levaduras y bacterias transgénicas (OMGs), aunque si se permiten hacer siembras y adicionarlas. Además, cabe destacar la prohibición de productos enológicos como los taninos y la limitación de otros aditivos. La conservación y el embotellado de los vinos tiene que hacerse de una forma especial, sin tratamientos, para que la vinificación se haga sin el antiséptico y antioxidante SO2, que tiene efectos negativos en la salud. Así, la Comisión Europea busca que los viñedos obtengan por una parte uvas que lleven la marca ecológica, y por otra caldos ecológicos.

 

La polémica: ¿vinos sin personalidad?

 

El vino ecológico no está exento de polémicas. Aplicar una normativa común es sinónimo de aplicar los mismos criterios y aditivos en todos los sitios, lo que producirá vinos estandarizados y caldos que compartan aromas, colores y estructura, quitándoles personalidad. Sin embargo, viticultores y enólogos dedicados al vino ecológico consideran que este modo de cultivo también permite producir vinos más auténticos y personales, ya que la mayoría de productores ecológicos vinifica con levaduras autóctonas. Algunos de los que están en contra de los vinos ecológicos, aseguran que crear estándares sobre los aditivos de forma global es algo discriminatorio ya que las condiciones del suelo y pluviométricas son totalmente diferentes en cada temporada y en cada zona.

 

vinos_botellas


También habría por ejemplo una las ventajas en cunato a evitar que el vino se pique, porque si no se conserva y protege de la oxidación, se convierte en vinagre. Desde la época de los romanos se han realizado métodos para evitar este punto, desde ponerle hierbas a cerrarlo o añadirle alcohol vínico, como ocurre con el vino de Jerez. Con el paso de los años y el avance de la ciencia, se descubrió que inyectándole al vino una pequeña cantidad de anhídrido sulfuroso éste juega un papel antiséptico, desinfectante y antioxidante.

 

Pero la agricultura ecológica exige unas cantidades de anhídrido sulfuroso muy bajas y si la cosecha es buena no hay problemas, pero si no es excelente el antioxidante será insuficiente y el vino se oxidará enseguida. Por eso muchos bodegueros tienen cultivos y vendimia ecológica, pero si la cosecha no es buena, prefieren salvar parte de sus caldos y perder la etiqueta ecológica. Algo similar ocurre si hay un año muy lluvioso, o si aparece una plaga desconocida y muy resistente.

 

VINOS4

 

Está claro que conseguir vinos ecológicos tiene sus handicaps y que la regulación de los mismos es muy complicada, pero merece la pena que instituciones y productores sigan trabajando en esta dirección para crear productos sostenibles y acordes con el entorno. Para conseguirlo habrá que respetar la variedad de la vid y tener en cuenta el clima, las características del terreno y las prácticas de cultivo propias de cada zona.

 

En la actualidad, aproximadamente un centenar de bodegas de nuestro país apuestan por el vino ecológico. La tendencia crece, ya que cada vez es mayor la demanda de este tipo de caldos, especialmente por parte de consumidores del norte de Europa. De las 1,2 millones de hectáreas de viñedos que hay en nuestro país, casi 31.000 están dedicadas al cultivo de vinos ecológicos, lo que nos convierte en la segunda potencia del mundo por detrás de Italia y seguidos muy de cerca por Francia.

 

VINOS3

 

La Bodega de Pinoso, en la comarca alicantina del Vinalopó Mitjà, es pionera en nuestro país y trabaja con vinos ecológicos desde finales de los 90. En la actualidad la sociedad cooperativa que nació bajo esta marca es la principal empresa productora de vinos de cultivo biológico de toda la Comunidad Valenciana y una de las más importantes de España. El año pasado produjo alrededor de 1,7 millones de litros de vino ecológico.

Revista Espores. La veu del Botànic

Redacción de Espores, la veu del Botànic

Revista de divulgación científica del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia

Medios