LA AGRICULTURA DEL NILO

Escena de las labores del campo Escena de las labores del campo

La cultura egipcia nos fascina en todos sus aspectos, y también en el caso de la agricultura, donde parece que el cultivo giraba en torno a la magia de su gran símbolo, el río Nilo, cuyas crecidas hacian fértiles las tierras.

Los expertos dicen que hablar de la agricultura en el Antiguo Egipto es paradójico ya que mientras que los documentos de la época describen el oficio de agricultor como el peor de los trabajos manuales, los campesinos se extasiaban delante de esta tierra donde las plantas parecían crecer sin gran esfuerzo. La magia de la civilización egipcia está unida en gran parte al río Nilo, símbolo de la fertilidad que permitió el desarrollo de la tierra de los faraones.

 

EGIPTO1

Ribera del Nilo

 

El Nilo es el río más largo del mundo y su forma, como si se tratara de una predicción, es de flor de loto, algo que los antiguos relacionaban con la regeneración de la vida. Si en cualquier espacio y para cualquier cultura su río es uno de sus bienes más preciados, todavía lo es más en Egipto, una zona de clima extremadamente seco y de lluvias casi inexistentes, que tiene en este faraónico caudal su fuente de agua tanto para los cultivos como para las actividades ganaderas.

 

panoramica_nilo

Imagen satélite del valle fértil del río Nilo frente al desierto estéril de África noreste

 

La peculiaridad de la zona y la presencia de este gran río hizo que Egipto se adecuara perfectamente a los cambios estacionales que marcaban las crecidas del Nilo, y que comprendiera como ninguna otra cultura sus cambios y los aprovechara como método esencial de su producción agrícola. Por eso se dice que Egipto ha celebrado como nadie la relación entre la tierra y el agua.

 

La irrigación como método de subsistencia

Como dependían del río, los egipcios desarrollaron numerosas técnicas de irrigación para aprovechar el agua o desviarla cuando fuera necesario. Las crecidas del Nilo eran sorprendentes y, según los textos antiguos, aleatorias, así que podían alcanzar subidas de hasta ocho metros, aportando a las tierras próximas la humedad y el limo necesario para la agricultura.

 

cigoal

 

Así, para aprovechar el agua y llevarla lejos se construyeron canales y también el cigoñal, una máquina simple que a modo de palanca sirve para subir el agua desde el río o canal. Además utilizaron norias, unos dispositivos conformados por dos ruedas. La primera rueda, cuyo eje central reposaba en un muro, a la vez sujetaba en el otro lado un arnés y era movida por un animal. La otra rueda, parcialmente sumergida y provista de un cubo, se movía gracias a la primera rueda y arrojaba el agua en canales comunicados con cisternas.

 

EGIPTO3

 

En este sentido, destacan los trabajos realizados para regular la inundación, tratando de que las tierras obtuvieran el lodo y el humus justo para ser fértiles. Todo junto supuso importantes conocimientos astronómicos, de agrimensura, trigonometría, hidráulica y construcción, así como excepcionales capacidades para programar y organizar el trabajo a realizar en miles y miles de hectáreas. Pero los egipcios no sólo elaboraron instrumentos para trabajar el agua, su tecnología se centra también en otros instrumentos de labranza como la azada, el arado o la hoz.

 

Los cultivos en el antiguo Egipto

Hoy en día sigue siendo sorprendente como en unas tierras tan secas podía cultivarse tal cantidad de variedades de plantas, como por ejemplo los cereales. La avena, el trigo y la cebada se unían a otros ricos cultivos como el lino o la caña. El maíz se introdujo más tarde, al igual que el papiro, Cyperus papyrus, que sirvió como soporte de escritura pero del que también se podían fabricar otros objetos como cestas, sandalias, calzones, cuerdas e incluso embarcaciones.

 

EGIPTO4

 

También se cultivaban legumbres y hortalizas como lentejas, habas, cebollas o melones, y entre las frutas destacan los dátiles y los higos. Las flores fueron cultivadas con fines decorativos, farmacéuticos y cosméticos. Por último destaca en Egipto el auge de cierta cultura vinícola. Aunque no se puede determinar con certeza cuando la vid fue domesticada, se cultivaba ya en Egipto 3.500 años  a. C., como lo demuestran las copas de vino que se ofrecían a los dioses en un bajorrelieve descubierto en Tebas.

 

EGIPTO5

 

Existen representaciones en las tumbas de los faraones de las distintas etapas de elaboración del vino, desde la vendimia al prensado, pasando por el almacenamiento en recipientes y su transporte por el Nilo. Pero los egipcios eran todavía más aficionados a la cerveza, en parte porque se obtenía de la cebada, un cultivo muy extendido y abundante por lo que la hacía más barata y más popular. Según la leyenda la creación de la mezcla fue enseñada por el dios Osiris, símbolo de la agricultura con la protección de Isis, la diosa de la cebada. Ramsés II, conocido como el faraón cervecero, contribuyó notablemente a la implantación de la cerveza y la sostenibilidad de las fábricas.  Según los testimonios de la época, en Egipto había grandes maestros cerveceros capaces de realizar distintos tipos con sabores e intensidades variables y existía una en particular, más fuerte, elaborada en exclusiva para el faraón.

 

RAMSES_II

 

El oficio del agricultor

En el Antiguo Egipto los campesinos formaban la clase social más numerosa y también la peor vista. Las tierras solían pertenecer a comunidades religiosas o a terratenientes, y eran muy pocos los campesinos que las poseían en propiedad. Durante las épocas de sequía trabajaban en otras tareas, entre ellas la construcción de grandes templos, como las pirámides.

 

Los testimonios visuales y artísticos están llenos de representaciones de las tareas del campo, sobre todo la del ciclo de plantación y recogida del trigo, cultivo fundamental para la elaboración del pan. También son comunes las escenas de vendimia, y todas solían representarse en las tumbas para que sus propietarios pudieran sobrevivir en el más allá. En estas representaciones también aparecen algunos de los problemas que asediaban a los cultivos en Egipto, como las plagas de langostas o los hipopótamos que podían pisar los cultivos y estropear las cosechas.

 

trilla

 

A pesar de que los campesinos formaban la clase social inferior, lo cierto es que sin ellos la grandeza de Egipto hubiera estado seriamente amenazada. De hecho, la mitología habla de que algunos de los hombres más importantes de Egipto fueron agricultores, e incluso los primeros faraones eran labradores, Amenemhet I (1991-1962 a.C.) se gloria ante su hijo diciéndole: "Yo cultivé la tierra y veneré al dios de los trigales en todo el valle del Nilo. Nadie ha conocido el hambre o la sed durante mi reinado".

 

La esencia de la ética egipcia y de sus pensamientos espirituales más elevados, contenidos en el mito de la muerte y la resurrección de Osiris, tiene su origen en el mundo agrícola. El mismo impulso que pone en movimiento el excepcional potencial intelectual de ese pueblo, se identifica con la causa principal de la fertilidad de los campos, es decir, con las crecidas anuales del Nilo. De ahí que se entienda la civilización egipcia como la madre del desarrollo técnico agrícola.

Revista Espores. La veu del Botànic

Redacción de Espores, la veu del Botànic

Revista de divulgación científica del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia

Medios