Imprimir esta página

El almanaque de octubre

Un mes más, el alamanaque de Altocumulo vuelve a Revista Espores. La veu del Botànic para explicarnos los tipos de lluvia y cómo medir las precipitaciones. Repasaremos el recorrido de los cuerpos celestes y os invitamos a aprender más con el Taller de Iniciación a Meteorología organizado por Altocúmulo y el Jardí Botànic de la Universitat de València.

¡Bienvenidos al mes de octubre! Henos aquí, sentados ante el ordenador, frente a una situación de posibles lluvias torrenciales, debido a la generación de una mini-borrasca en nuestro mediterráneo, borrasca que, a la lectura de estas líneas, habrá pasado de nosotros o bien nos habrá hecho disfrutar ante el espectáculo de luz y sonido que siempre nos deparan estas situaciones. ¡Crucemos los dedos!

 

El Sol y la Luna
Empezamos con nuestro repaso del mes de octubre, pero, como siempre, echemos un vistazo al viaje planetario de nuestros dos cuerpos celestes. La luna, este mes sin eclipses, recorrerá el cielo siguiendo estas fases lunares:


- Cuarto menguante el 4 de octubre a las 21:07 horas
- Luna nueva el 13 de octubre a las 0:07 horas
- Cuarto creciente será el 20 de octubre a las 20:32 horas
- Luna llena el 27 de octubre a las 12:06 horas

 

agenda 1013

Taller de Iniciación a la Meteorología impartido por Altocúmulo en el Jardí Botànic de la Universitat de València

 

El Sol sigue cayendo hacia el sur y al final del mes notaremos que anochece demasiado pronto... En Valencia saldrá, el día 1, a las 7 horas y 57 minutos. El día 31 lo hará a las 7:28 horas. Recordemos que el sábado 24 retrasaremos el reloj una hora. Por eso son las 7:28h pero aun así amanece 31 minutos más tarde.

 

Su ocaso será, el día 1, a las 19:45 horas, mientras que el día 31 será a las 18:02 horas (que debería ser una hora más, como hemos dicho más arriba). Perdemos 43 minutos al anochecer y en total perderemos 74 minutos de luz durante el mes (igual que en septiembre) y además, al haber retrasado la hora, veremos irse el sol, como quien dice, al acabar de merendar.

 

Qué celebrar en octubre
El día 9 celebraremos nuestro día de la Comunidad Valenciana. El día 12 se celebra la Festividad de la Virgen del Pilar, patrona de la Hispanidad. Y el día 25 será el día del País Vasco. Octubre es mes de otoño, de encender chimeneas y calefacciones en las tierras altas, mes de recolecciones varias y mes en el que acaba la segunda primavera de la que disfrutamos en septiembre.

 

 02B41807

Frutas de mazapan típicas. Los novios las regalan a las novias por San Donís en el 9 de octubre, la Mocadorà

 

Estuvimos hablando en septiembre de las gotas frías. Vimos su génesis, sus características y sus resultados así que, aprovechando aquella conclusión vamos a hablar de la lluvia y su medición, ya que es, sin duda, el meteoro más esperado por el aficionado en general (y por el mediterráneo, en particular).

 

Hablemos del tiempo
La precipitación, en término general, se puede definir como todas las formas de humedad caídas directamente sobre el suelo en estado líquido o sólido (Climatología, Ed. Cátedra). ¿Y qué tipos de precipitación tenemos? Pues os los dejamos a continuación, unos los conocerá el lector, y otros no: lluvia, llovizna, chubasco, aguanieve, nieve, nieve granulada, granizo, hielo granulado, lluvia helada o engelante.

 

Hidrometeorors

Representación simbólica de los hidrometeoros. Como vemos, algunas definiciones cambian un poco en virtud de la zona geográfica donde se nombre

 Octubre foto2

Efecto de la lluvia de barro sobre un coche

 

La lluvia es la forma más común de precipitación. Está formada por gotas de un diámetro, entre 1 y 2mm, llegando hasta los 7mm de diámetro en las zonas intertropicales. No olvidemos que se definirá como llovizna si el diámetro de las gotas es menor de 0.5mm y si esta precipitación ocurre de manera simultánea con la de nieve, entonces hablamos de aguanieve. También tenemos otra variante de la lluvia, que es la lluvia de barro, consistente en una lluvia que arrastra consigo partículas de polvo que están en suspensión en las capas de aire que atraviesan estas gotas. Esto pasa, de manera general, cuando una advección (transporte horizontal) de aire caliente penetra en la Península Ibérica, procedente del Sahara.

 

 

¿Cómo medir la cantidad de lluvia caída?
Como sabéis, la precipitación líquida se mide en litros por metro cuadrado (l/m2) o bien en milímetros (mm). Son unidades equivalentes y aquí explicaremos por qué. Si nos hiciéramos con un recipiente de unas dimensiones de un metro por un metro, es decir, un metro cuadrado, y echásemos en su interior un litro de agua, podríamos ver que la altura de toda esa agua vertida sería de un milímetro. Realmente esto sería muy complicado de observar, porque el recipiente tendría que estar perfectamente colocado, en posición horizontal y, además, la cohesión de las gotas de agua haría que esta capita de agua se pegase en las paredes, dificultando su observación. Pero esto es meternos en otros líos así que nos quedamos con esta teoría.

 

¿Qué instrumento es el que mide la lluvia? El pluviómetro sirve para recoger y medir la precipitación caída. Hay muchos tipos de pluviómetros pero la mayoría tiene una boca de recogida en forma circular, y cuerpo cónico o cilíndrico.

 

COmpo

Derecha: pluviómetro con 40l de capacidad. Centro: pluviómetro con  70l/mde capacidad. Derecha: pluviómetro Strauss

 

A la izquierda tenemos el típico pluviómetro de plástico verde, con capacidad para 40 litros. Lo único malo de este modelo es que el plástico acaba estropeándose por el sol. El modelo de la del centro tiene capacidad para 70 l/m2 y superficie cónica. Lleva una tapa superior, con orificios, para evitar que entren cuerpos extraños en su interior y falseen la medición. A la derecha de la imagen tenemos el pluviómetro Stratus, americano, con capacidad para 280 l/m2. El agua cae en el cilindro interior, con capacidad de 25 l/m2, hasta que rebosa, por lo que empieza a caer en el cilindro grande. ¡Y mirad si cabe agua! Para medir el total sólo tenemos que ir vertiendo el recipiente grande en el pequeño, e ir sumando de 25 en 25. ¡Muy ingenioso!

 

user 32 img 6773

Pluviómetro Hellmann

 

El pluviómetro Hellmann es usado oficialmente por AEMET. Su capacidad es de 200 litros. En este caso la lluvia caída va siendo recogida en un depósito situado en el interior del pluviómetro. Y aquí también tendremos que ayudarnos de una probeta graduada para ir vaciando este depósito en dicha probeta. Y tenemos el resultado.

 

Foto octubre7

Pluviómetro digital

 

Por último os enseñamos cómo es un pluviómetro digital. En este tipo de modelos tenemos una o dos cubetas, como un balancín, situadas frente a una placa electrónica. La lluvia cae, la cubeta se llena, y por su propio peso ¡plop! se vuelca, vaciándose. Ahora tenemos a la otra cubeta lista para llenarse, y se vuelve a repetir el proceso. Y en cada vuelco, un imán manda un pulso, registrando una medida de precipitación. Tantos vuelcos, tanta lluvia. Ventaja: no hay que vaciarlo. Inconveniente: lleva pilas (aunque duran dos años, desde luego). En la imagen mostrada falta la carcasa cilíndrica, por supuesto. Aquí os mostramos su interior.

 

Aquí acabamos. Nos vamos metiendo en el otoño. ¡A ver qué nos depara este mes de octubre! ¡Nos vemos!

Altocúmulo

Tienda especializada en meteorología

Sitio Web: www.altocumulo.com

Lo último de Altocúmulo

Artículos relacionados (por etiqueta)