BRÓCOLI, UN BOSQUE DE SALUD

Estamos en temporada de brócoli, pero los nuevos cultivos permiten disfrutarlos todo el año. Entre las razones para añadirlo a nuestra dieta están las investigaciones sobre su poder como anticancerígeno.

Este vegetal que se asemeja a un árbol en miniatura está muy de moda. Ya hay campañas que promueven su consumo destacando sus numerosos beneficios, porque algunas investigaciones relacionan algunos de sus componentes con propiedades anticancerígenas, lo cual le ha valido un puesto indiscutible en las listas de alimentos recomendables para gozar de buena salud. Y es que esta crucífera, Brassica oleracea variedad italica, de la familia de la coliflor, los nabos o los rábanos, está considerada como la hortaliza de mayor valor nutricional por unidad de peso de producto comestible.

 

BROCOLI3

Cultivo de brócoli

 

El nombre de brócoli o brécol proviene de la palabra latina brachium, rama o brazo, y trata de representar la curiosa forma ramificada de sus inflorescencias, la parte de vegetal que nos comemos junto con el tallo que las sostiene. Rebuscando encontramos sus orígenes en la col salvaje del mediterráneo, y descubrimos que viajó desde Italia a los EUA a principios del siglo XX. De todos modos no fue hasta los años 20 cuando se hizo popular, convirtiéndose en base muchos platos. Actualmente Norteamérica es el mayor productor mundial.

 

Su cultivo necesita de temperaturas bajas para el desarrollo de la pella, o parte comestible, por lo que es una hortaliza de otoño e invierno. Sin embargo, hoy en día las plantaciones escalonadas permiten saborearlo durante doce meses. El brócoli tolera bien el frío, no se hiela con temperaturas cercanas a los 0º si no son prolongadas, pero no la salinidad excesiva, y requiere suelos ácidos, ricos en boro, magnesio y potasio.

 

BROCOLI2

Oruga de la mariposa de la col atacando a un cultivo

 

Las condiciones de temperatura y humedad deben irse controlando y variando según la hortaliza esté en fase de crecimiento, o de inducción floral y formación de pella. Además hay que hacer frente a algunas enfermedades graves de la planta como la hernia de la col, causada por el hongo Plasmodiophora brassicae, y entre sus enemigos también encontramos por ejemplo la plaga de la mariposa de la col Pieris brassicae, y algunos caracoles y babosas.

 

Un mundo de propiedades

El brócoli trae consigo multitud de líneas de investigación asociadas. Por un lado se trabaja para mejorar al vegetal en sí. Que se conserve mejor, o que aumenten sus propiedades nutritivas son algunas opciones. Pero también aumenta el interés por optimizar su producción, haciéndolos por ejemplo más resistentes a enfermedades o al estrés hídrico, o tolerantes a condiciones más extremas de temperatura o salinidad.

 

Sin embargo los estudios que relacionan al brócoli con diferentes ventajas para nuestra salud son los que están tomando en la actualidad una mayor relevancia. Se habla de que el corazón, los pulmones o el sistema digestivo, entre otros, se ven beneficiados por su ingesta. Además se investiga también sobre su papel en la prevención de algunos tipos de cáncer.

 

BROCOLI7

 

Parece ser que las sustancias responsables de esta cualidad son el indol y el sulforaphane, un compuesto que también encontramos en la col y otras crucíferas. Además, cuenta con muchas vitaminas como C, K y A, ácido fólico, betacaroteno, calcio, fibra, hierro, lo cual le hace beneficioso para multitud de dolencias o incluso para prevenirlas. Por último, se le relaciona con un papel activo en la eliminación de la bacteria Helicobacter pylori, causante principal de las úlceras y la gastritis.

 

Los trabajos siguen en este sentido, pero conviene recordar que las propiedades nutritivas de los alimentos siempre dependen de la forma de consumirlos y la cantidad que se ingiera. Además, es cierto que cuando un alimento tiene tantas propiedades también puede convertirse en algo a tener en cuenta si queremos consumirlo abundantemente. Los diferentes componentes del brócoli pueden también tener un efecto nocivo en algunos casos. Por ejemplo, cuando se sufre de problemas renales hay que controlar la ingesta de potasio, un elemento abundante en el brócoli. Y como la vitamina K, que tiene un papel importante en la coagulación de la sangre y puede entrar en conflicto con algunos medicamentos.

 

Consumir brócoli

Tras su cultivo se intenta que llegue a las tiendas y supermercados, o a las cadenas de congelación, en las 24h siguientes a su recolección, para mantener todas sus propiedades. Su color verde intenso y su estructura compacta nos darán una idea de su estado óptimo.


Además, ¿sabes que debes guardarlo en la nevera envuelto en plástico, sin lavar y evitar que esté cerca de cítricos? Hay que consumirlo antes de 5 días, pero si no es posible se puede hervir y después congelarlo.

 

BROCOLI6

 

En la red y los libros de cocina se pueden encontrar multitud de formas de prepararlo, en el horno, al vapor, frito, a la plancha o crudo, para conseguir una gran variedad de platos como tempura, arroces, ensaladas, salteados, cremas o purés. Y sobretodo no hay que asustarse por su particular olor, sus nutrientes azufrados son los causantes.

 BROCOLI5

Si quieres saber más la asociación para promover el consumo del brocoli, + Brocoli ha desarrollado una página web con todo tipo de información, curiosidades, recetas y mucho más. Agricultores, comerciantes, investigadores, nutricionistas, restauradores e interesados juntos para difundir los enormes beneficios de este vegetal.

 

Más información:

www.masbrocoli.com

Eva Pastor

Responsable de Cultura y Comunicación del Jardí Botànic UV.
Me gusta la música, los libros, viajar, escribir, la divulgación científica e ir al cine con todas las consecuencias; hacer cola, comer palomitas... Me divierte ordenar con mis hijos la colección de coches de Cars. Nunca he comprendido las reglas del tenis y me da dentera cortar la pizza con tenedor y cuchillo.

 

Medios