La terrible relación entre los recursos y las guerras

Un nuevo modelo analiza la relación entre las zonas geográficas con recursos naturales y la posibilidad que tienen de sufrir conflictos armados. Desarrollado Centro Común de Investigación de la UE (Join Research Center).

Sabemos que los recursos naturales son valiosos y que, en muchas ocasiones, su control, posesión y explotación enfrenta a regiones, a gobiernos y a Estados, y es el origen de las guerras más primitivas que conoce el hombre. El control del agua, la madera o el petróleo son la base de muchos conflictos bélicos, incluso en la actualidad. Ahora, el Centro Común de Investigación de la UE, cuyo principal objetivo es promover una Europa más segura, saludable y competitiva, ha desarrollado un modelo que permite establecer de forma estadística la relación entre los recursos naturales que poseen los países en vías de desarrollo y sus posibilidades de sufrir un conflicto armado.

 

Según el Comisario de Investigación, Innovación y Ciencia de la UE, Máire Geoghegan-Quinn, esta nueva herramienta desarrollada por investigadores europeos “puede hacer una contribución decisiva a la gestión de recursos y a la prevención de conflictos en los países en desarrollo”, así como propiciar “ una mejor comprensión de los factores y condiciones que conducen a la tensión y la inseguridad en este tipo de conflictos”.

 

 CONFLICTOS2

La guerra de Iraq o el conflicto Civil de Sierra Leona son sólo algunos ejemplos de la relación entre conflictos armados y recursos naturales. En el primer caso, el país es rico en petróleo, gas natural, fosfato y azufre. En el segundo, Liberia es uno de los países con más minas de diamante, oro y energía hidroeléctrica. La riqueza de estos territorios hace que la resolución de recursos sea más difícil.


El modelo permite realizar este análisis gracias a la combinación de la situación política, social y económica de la zona analizada con otros datos geográficos obtenidos mediante un satélite. Estos datos georeferenciales son, por ejemplo, los recursos naturales, la cobertura del suelo, la distribución de la población o las tasas de electrificación de la zona. Una de las ventajas de esta herramienta es que posee una escala muy detallada de datos, ya que éstos se almacenan por kilómetro cuadrado.

 

El modelo, desarrollado en el marco del "Global Atles and Information Centri for Conflicts and Natural Resources" (Atlas mundial y Centro de Información para os conflictos y Recursos Naturales), se ha centrado en el estudio de la situación de 18 países localizados en cuatro de las regiones más castigadas del planeta: los Grandes lagos africanos, el Cuerno de África, África Occidental y Asia central. Para establecer el modelo se han usado los datos obtenidos en más de 1.500 informes sobre conflictos en estas zonas.

 

Los primeros resultados muestran que existe una relación entre las zonas del conflicto y la proximidad de minas y pastizales, y que existe mayor posibilidad de conflictos en lugares donde ya ha habido conflictos en el pasado. Los datos recogidos por el CCI también muestran que los sucesos de un conflicto están relacionados con los alimentos. El robo de ganado, los conflictos agrícolas, el pillaje o el acceso al agua son algunas de las causas más comunes.

 

Leer Estudio completo

Revista Espores. La veu del Botànic

Redacción de Espores, la veu del Botànic

Revista de divulgación científica del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia

Medios