¡Una nueva destiladora en el Pirineo francés!

Tania Company recogiendo la materia prima para sus productos Tania Company recogiendo la materia prima para sus productos

Os presentamos la iniciativa Blue Bees de nuestra bloguera Tania Company. Destiladora y enamorada de la biodiversidad ha decidido lanzar este proyecto con muchas ganas y sobre todo, muchas plantas. Descubre con ella este antiguo oficio y déjate seducir por los aromas de sus productos. ¡Tú puedes ser su mecenas!

Apasionada por la botánica desde hace mucho tiempo, decidí guardar mis maletas en el Pirineo francés, en una insólita región llamada Ariège. Atraída por la biodiversidad de sus montañas, decidí construir allí mi futuro como herborista.

 

15

Tomillo

 

Y vosotros os preguntareis, ¿en qué consiste exactamente este trabajo? Pues os contaré que es una profesión que no se ha visto muy influenciada por el ritmo del progreso y que se practica, como diríamos en francés, à l’ancienne.
Durante la primavera y el verano, se recolectan las plantas silvestres en su biotopo respetando los ciclos lunares. Todas las recolecciones se realizan a mano o con una hoz (como hacían los antiguos druidas) y las plantas son depositadas en sacos de algodón o en cestas de mimbre. Para completar la biodiversidad que encontramos en nuestras montañas, es necesario cultivar una parte de las plantas que no se encuentran en la naturaleza.

 

Un jardín en plena naturaleza

Como mi proyecto no se llama ‘L’Appel Sauvage’ por casualidad, para llegar al jardín hay que caminar diez minutos por una senda de ensueño. En un claro de bosque se encuentra el jardín medicinal de 3.000 m2, lejos de la polución y de las influencias de la vida moderna. La tierra se ha trabajado, desde el principio, usando solo herramientas manuales y brazos de muchos amigos. El río ha servido de fuente para el riego.

 

 foto aeria

11

Las colmenas aseguran la polinización y producen miel, cera y propóleos, necesarios para los cosméticos

 

En este rincón de naturaleza silvestre, cultivo todas las plantas que no se encuentran en la naturaleza: hierba luisa, menta, caléndula, consuelda, estragón, cilantro, albahaca, mejorana, hisopo... Además, siete colmenas nos acompañan en esta aventura, aseguran la polinización y producen miel, cera y propóleos, necesarios para mis cosméticos.

 

¡Al laboratorio!

Con todas estas plantas de excelente calidad, podemos hacer infinitas mezclas medicinales, con una condición: hay que transformarlas el mismo día de la recolección para conservar todas sus virtudes.


prestatge

Secador

 

Empecemos por la mezcla que todos conocemos: la infusión. Para realizarla de una forma óptima, guardando todo su aroma, color y propiedades, se deben secar las plantas en la oscuridad y a una temperatura inferior a 25 ºC. Nosotros hemos fabricado un secador, consistente en un armario de madera con cajones forrados con una tela que permite la ventilación de las plantas. Dentro de este armario, hemos instalado un deshumidificador que capta la humedad del ambiente. Las plantas secadas por este proceso conservan todas sus características intactas durante un año, siempre y cuando las conservemos en un recipiente estanco.

 

Si lo que nos interesa son los cosméticos naturales, lo mejor es macerar las plantas inmediatamente después de la recolección en aceite de oliva y dejarlas mínimo tres semanas al sol. Una vez fabricado nuestro aceite de maceración, lo podemos mezclar con cera de abeja y aceites esenciales para fabricar cosméticos ¡100% naturales!


potets

sirops

 

En mi caso, decidí apostar también por el sabor, transformando las plantas en productos que se comen en el día a día. ¿Por qué esperar a estar enfermos para consumir las plantas medicinales? Así, he creado una gama de mermeladas de flores, siropes de flores y sales y vinagres con hierbas. Todas las mezclas están realizadas en el laboratorio con productos 100% ecológicos y agua de manantial.

 

Más que una profesión, un modo de vida y un proyecto

Este proyecto no se trata solo de tener un sueldo a fin de mes, es una transformación completa de nuestro modo de vida por un día a día en armonía con la naturaleza. Nuestra lucha es hacer posible una agricultura local que respeta la naturaleza, compuesta por pequeños productores y, sobre todo, accesible a todo el mundo. Todo esto, dando a conocer especies vegetales comestibles que cayeron en desuso y contribuyendo a recuperar los sistemas de salud ancestrales que son legítimos y efectivos.


sel

bossetes paper

 

Para ampliar mi gama de productos, ahora he decidido producir aceites esenciales y aguas florales. Cualquier persona que ame las plantas sabe que las esencias son el clímax. Y para realizar todas estas alquimias, es necesario un alambique. Se trata de un objeto más antiguo que la escritura: el primer ejemplar fue descubierto en Pakistán y data de más de 7.000 años.

 

En un alambique, durante el proceso de destilación, se hace pasar vapor de agua a través de las plantas para así poder extraer sus principios volátiles. Este vapor es condensado a través de un serpentín y recuperado al final del proceso. El resultado: agua floral y aceite esencial, los cuales separaremos por decantación. Los usos medicinales de las esencias son innombrables y conocidos desde la antigüedad.

 

Para financiar este bello proyecto, se ha lanzado un proyecto participativo a través de crowfunding con el nombre de Bluebees. Para más información, haz click aquí.

Tania Company

Licenciada en ciencias ambientales. Trabajo como herborista-recolectora-horticultura, destiladora y apicultora

Si tuviera tiempo libre me gustaría: la lectura, crear un herbario, las excursiones por la montaña y las danzas tradicionales. Admiro el fuego de las chimeneas y nunca he comprendido la bolsa, las acciones y el mercado de valores. Me dan denteras los palos de los helados en la boca.