La hierba mágica de San Juan

El hipérico, conocido popularmente como Hierba de San Juan, fue durante años una hierba mágica con la propiedad de asustar malos espíritus y proteger de los rayos. El motivo: florecía en la noche de San Juan, coincidiendo con el solsticio de verano.

Espantadiablos, corazoncillo, hierba de las heridas. Los nombres y los usos del hipérico (Hypericum perforatum) han sido de lo más variado a lo largo de la historia. Se ha utilizado como cicatrizante y bálsamo para heridas y quemaduras, y también para dolores ciáticos. No obstante, su uso más conocido es como antidepresivo, calmante, y para combatir el insomnio.


Estas propiedades tranquilitzantes son uno de los motivos por los que esta llamativa planta, que nace espontáneamente en tierras abiertas y en campos no cultivados, estuviera vinculada en la Edad Media a las brujas, hecho que también se debía a que, en parte, sus ramilletes florecen coincidiendo con la festividad de San Juan, la noche más mágica del año. Su vinculación con lo "oculto" también se debe a algunos efectos secundarios de su consumo, porque el exceso puede desencadenar episodios de nerviosismo, fotosensibilitzación y episodios maníacos (un síndrome conocido como hipomanía).

A pesar de esto, se ha ido utilizando, y normalmente en tratamientos relacionados con la piel. En la antigua Grecia, por ejemplo, se empleaba también para las flemas coléricas, las quemaduras, los dolores de menstruación y la malaria. Incluso se dice que Hipócrates aconsejaba esta planta como remedio refrescante y antiinflamatorio. Su uso sigue todavía muy vigente en la industria farmacéutica, y es componente de varios tratamientos.

Y es que además de antidepresivo (desde 1997, el National Institutes of Health Center of Complementary and Alternative Medicine, realiza estudios comparativos entre la hierba de San Juan, placebos y antidepresivos standard para evaluar la verdadera eficacia de la planta), podemos mencionar su eficacia contra el sida y el cáncer, puesto que en los últimos años varias investigaciones han corroborado que la hipericina, sustancia extraída de la planta, puede ayudar a prolongar la fase latente del sida y, por lo tanto, a retrasar el desarrollo de la enfermedad. Así mismo, en los primeros ensayos se ha demostrado que actúa contra algunos tipos de cáncer como el glioma, un tumor cerebral bastante común.

 

HYPERICUM2

 

La hierba de San Juan es una planta perenne, que pertenece a la familia de las hiperiacias, que puede llegar hasta el metro de altura y llama la atención por las flores de color amarillo, que aparecen agrupadas en ramilletes, lo que la hace atractiva para la jardinería y la ornamentación. Normalmente su raíz es tortuosa y dura, y sus hojas ovaladas son muy abundantes. Suele tomarse en forma de infusión, y se tiene que cocer toda la planta, aunque en las herboristerías pueden encontrarse preparados de su tallo y sus flores.

 

A pesar de su eficacia demostrada, también hay que advertir sobre los efectos secundarios de su consumo, que lo ponen sobre la mesa de debate. Se desaconseja usarlo combinado con tratamientos antidepresivos, calmantes y drogas, así como durante los periodos de embarazo y lactancia.

 

Fuentes:

http://www.remediospopulares.com/hiperico.html

http://www.guiadejardineria.com/el-arbusto-hiperico/

http://www.botanical-online.com/medicinalshypericumperforatum.htm

Revista Espores. La veu del Botànic

Redacción de Espores, la veu del Botànic

Revista de divulgación científica del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia

Medios