EL DRAGÓN SANGRANTE DE LAS CANARIAS

Dracaena drago es el árbol que parece aprovecharse del misterio que envuelve a los dragones para resultarnos fascinante. Se dice de él que es capaz de sangrar porque de su corteza mana una linfa cobriza curativa.

Su nombre deriva del griego drákaina que significa hembra de dragón. Bajo su sombra, los guanches administraban justicia, puesto que era considerado como un tótem.

 

271898_sam_2904

Linfa roja manando del tronco herido de un drago

 

Cómo reconocer al drago  

El drago tiene un área de distribución reducida, es un endemismo del archipiélago canario que crece lentamente sobre sustratos basálticos y que no tolera las heladas, es por eso, que encuentra en Tenerife y Gran Canaria todo lo que necesita.


Sus hojas son lanzas que crecen agrupadas en los ápices de las ramas. De los tallos del drago salen raíces adventicias que al tocar el suelo anclan el árbol al sustrato y dan al tronco, de corteza argéntea, ese aspecto tan característico.

 

dracaena-draco-detalle-tronco

Ejemplar joven de drago

 

El fruto es como un garbanzo anaranjado que puede permanecer en el árbol hasta un año y que porta una única semilla en su interior rodeada por una pulpa agridulce.


Las flores aparecen durante los meses de julio y agosto y son polinizadas por los insectos, mientras que serán otros animales los que al comerse los frutos y digerirlos depositarán las semillas en algún punto de la isla no demasiado lejano, las cuales, con un poco de suerte germinarán y darán lugar a plántulas. Las plántulas se asemejarán mucho a las cebollas, no en vano estuvieron incluidos en la familia de las liliáceas.

 

DRAGO3_Fruto_de_drago

Fruto del drago. Fotografía de Daniel Sancho (Fuente de la imagen)

4643

Flor del drago

 

Milenario pero amenazado

Todo en el drago parece estar condenado al fracaso. Es una especie lenta que no ramifica ni florece hasta que han transcurrido los 30 primeros años y vive en lugares de difícil acceso para los animales que dispersan sus semillas. Además, la vida en los acantilados y barrancos es frágil porque cualquier desprendimiento de tierra puede acabar con la vida de un ejemplar.

 

DRAGO20

 

Estos son peligros añadidos a los que cualquier especie vegetal ya sufre: un vendaval, la sequía y cómo no, la acción del hombre. El turismo ha fragmentado las poblaciones de Dracaena draco y la ganadería impide que las plántulas lleguen a ser adultos. La conservación del drago ex situ y en los bancos de germoplasma es una buena herramienta para su perpetuación además de estar incluido en la Lista Roja de la UICN.


Dracaena drago no es la única especie que existe. En la isla de Socotora, en Yemen, vive Dracaena cinnabari. Esta especie también sufre serias amenazas. Las ramas más altas de los ejemplares adultos usan la niebla para captar agua. No obstante, las nubes bajas parecen no ser tan frecuentes en las últimas décadas. El turismo y el desarrollo tampoco están ayudando al mantenimiento de la especie, tanto es así que en la isla ya no hay dragos jóvenes.

 

Amigos de los árboles

Los árboles monumentales, aunque majestuosos, son más frágiles de lo que pensamos. En la isla de Santa Cruz de Tenerife vive el drago más conocido de todos que recibe el nombre de la localidad donde se encuentra, Icod de los Vinos. Se estima que este ejemplar tiene unos 800 años y mide 18 metros de altura. Para preservarlo fue necesario desviar una carretera.


Es importante que las autoridades locales gestionen correctamente la conservación de los árboles monumentales y se haga una divulgación responsable. Las numerosas visitas pueden echar a perder las raíces debido a las pisadas incesantes del suelo o a los ascensos continuados por el tronco.

 

DRAGO19_sabina_del_Hierrorr

 Sabina de la isla de El Hierro reotrcida por la acción constante del viento

 

El verdadero misterio del drago

Este árbol ha sido venerado por varias culturas, es el emblema de allá donde vive y se le ha atribuido la capacidad de curar desde la peste hasta la gingivitis pero ignoramos mucho sobre su biología, la distribución geográfica, el ritmo de floración y fructificación y de su aspecto daliniano. Sin duda, lo que constituye el verdadero misterio del drago es si permanecerá vivo o no en un futuro próximo.

 

En definitiva, un árbol parsimonioso a la sombra del cual es fácil sentirse humilde. El drago es el ejemplo de cómo la selección natural actúa silenciosamente a un ritmo imperceptible pero irremediable.

Inés Perales

Colaboradora del Departamento de Cultura y Comunicación del Jardí Botànic

Exagero siempre que puedo y me gusta atiborrar a mis amigos y familia. Me maravillan las cosas o animales que vuelan excepto E.T, que me da miedo.

 

Medios