La contribución del arte a la conciencia ecológica

La contribución del arte a la conciencia ecológica Obra y foto: Lucía Loren

El curso Conciencia ambiental y arte ecológico de la UPV nos invita a descubrir cómo el arte está contribuyendo al cambio de paradigma necesario para la transición hacia sociedades más sostenibles.

La crisis ecosocial que vivimos ya es, y será más todavía, el principal problema de nuestra época. Un reto civilizatorio que necesariamente va a afectar a nuestras sociedades humanas, íntimamente dependientes de los ecosistemas para su subsistencia, aunque aún cueste de admitir a ciertos sectores. De hecho, se habla de un verdadero cambio de paradigma, en la medida en que no va a ser posible continuar el modelo de crecimiento sostenido de la economía basado en el consumo exponencial de recursos y el consecuente expolio de la riqueza natural.

Tomar conciencia de todo ello, de las actitudes positivas que podemos adoptar y del necesario reenfoque de nuestros objetivos de vida, es algo que excede las capacidades de disciplinas concretas. Necesitamos modelos holísticos donde las ciencias, la tecnología y las humanidades colaboren estrechamente para comprender y actuar mejor. Por ello, sobre todo en países anglosajones, se están desarrollando con fuerza las llamadas “humanidades ambientales”, un proyecto sinérgico donde participa la filosofía, el derecho, la economía ecológica, la ecocrítica, el arte, la psicología y la antropología, entre otras muchas disciplinas humanistas, para intentar crear nuevos relatos y marcos culturales que animen la transición hacia sociedades más sostenibles. Esta necesaria revolución cultural (Guattari, 1996) contra la inercia dominante ha de contar con estrategias de alta empatía para concienciar a la masa crítica de manera suficiente paraprovocar el cambio hacia la sostenibilidad.

3 chiara
Raigambre, Kalitipia y grafito sobre papel, 2013.
La obra surge a partir de una experiencia vital de errancia y se inspira en las estrategias de arraigo de distintas especies botánicas (raíces aéreas, rizomas, etc.). Mediante la hibridación entre anatomía femenina y mundo vegetal, la pieza aspira a re-conocer y reanudar un vínculo de empatía y nutrición con el hábitat, respondiendo a la necesidad de aprender a habitar nuevos entornos materiales y afectivos. Obra y foto: 
CHIARA SGARAMELLA.

 

El necesario reequilibro entre cultura y naturaleza

Para conseguirlo, las artes pueden contribuir a desarrollar aspectos sensitivos y afectivos que permitan una transformación de valores y de actitudes, incluso a veces de forma más potente que la vía de la racionalidad (Slovic, 2007). A modo de ejemplo, queremos hablaros del curso Conciencia ambiental y arte ecológico, dentro del Diploma de Sostenibilidad, Ética Ecológica y Educación Ambiental” (DESEEEA) de la UniversitatPolitècnica de València (UPV). El curso se centra en el diálogo Arte y Naturaleza desde la perspectiva de la conciencia ecológica, tanto en lo que respecta a nuestra relación con el entorno, como en la creatividad que nos permite crear obras y relatos que apunten al necesario reequilibrio entre cultura y naturaleza. Uno de los caminos más fructíferos para tomar conciencia es precisamente establecer vínculos emocionales de comunicación con los ecosistemas. Construir en ellos y con ellos obras que buscan la escucha de la naturaleza (Andy Goldsworthy), la restauración (Patricia Johansson), la biomímesis(NilsUdo) y la co-creación (ReikoGoto y Tim Collins), donde el artista es un elemento más de un ecosistema complejo siempre interdependiente y en evolución.

5 nuriasanchezleon arbre
Equilibrio, tinta y acuarela, 50 x 50 cm, 2017.
En la era del Antropoceno, el ser humano tiene la capacidad de afectar a todo el planeta con sus acciones pero la enorme responsabilidad de cuidar de su equilibrio. Obra y foto: NURIA SÁNCHEZ LEÓN.

 

Tomar conciencia a través del arte ecológico

A esta forma de expresarnos creativamente desde la perspectiva de la ecología y la defensa del equilibrio con la naturaleza la llamamos “arte ecológico”, aquel que no solo muestra la belleza natural, sino que trabaja por su defensa, restauración y reequilibrio. No es solo un arte de objetos, sino también de creación colectiva, de acción o de procesos. Puede incluir investigacióntransdisciplinar, intervenciones sociales, restauración de hábitats, planificación políticay participación pública.

Al respecto, tenemos grandes precedentes en el siglo pasado como Joseph Beuys, co-fundador del partido verde alemán, que en proyectos como 7000 robles (1982) para la Documenta 7 de Kassel se plantea modelar la ciudad y sus habitantes como si de una escultura social se tratase, mediante la plantación colaborativa espontánea y ciudadana. O como los Harrison con Serpentine Lattice (1993) que plantean mejorar las condiciones del ecosistema del bosque húmedode la costa oeste de EE.UU mediante la restauraciónde sus cuencas hidrográficas. El arte ecológico ha ido enriqueciéndose con nuevas aportaciones, como el arte colaborativo, donde el artista actúa en gran medida como líder o mediador comunitario para la mejora de entornos naturales o barrios degradados como en el proyecto Park Fiction (1994-2005) en Hamburgo, donde el deseo comunitario de un parque urbano venció al proceso de gentrificación. Una actitud positiva y proactiva que también encontramos en algunos trabajos de la española Lucía Loren como en Al hilo del paisaje.

1 lucia loren
Al hilo del paisaje
“Arte en la tierra”, Santa Lucía de Ocón, La Rioja, 2007.
Un gran ovillo de trigo. Una hebra que se une a la tierra. El paisaje se convierte en urdimbre y los campos de Santa Lucia se transforman enun gran manto de colores, un tejido parcheado de cultivos. Coser es un proceso de reparación, de unión simbólica de la tierra con el fruto generado por ella. Obra: LUCIA LOREN. Fotos: FÉLIX GUERRA.

 

En nuestro país,el interés por el arte ecológico es creciente, como podemos comprobar con exposiciones como la actual “Después del fin del mundo” en el CCCB de Barcelona; recientes como “Hybris. Una posible aproximación ecoestética” en el MUSAC de León (2017-18), e importantes precedentes como “Naturalmente artificial”, en el Museo Esteban Vicente de Segovia (2006). En estas muestras, comprobamos la enorme diversidad de propuestas que integran desde obras que tratan el cambio climático, la contaminación, las energías renovables, el reciclaje, la agroecología, la crítica cultural, el animalismo o los modelos de interacción ecosistémica.

2 lucialoren
Arqueología de una huerta, intervención Huertas de la Hontanilla.
Ruinas, tierra y cestos de mimbre “Naturalmente Artificial el arte español y la naturaleza, 1968-2006”. Museo de arte contemporáneo Esteban Vicente, Segovia, 2006. Obra: LUCIA LOREN. Fotos: JUANJO MISIS (izquierda) Y JUANMA VALENTÍN (derecha).

 

Conciencia ambiental y arte ecológico

Resulta evidente que hemos de prepararnos para la transición, y que ésta no es algo que se limite a la parte física (energía, transporte, consumo…), sino que hay que abordar igualmente una “transición interior” que nos permita establecer otras prioridades personales, grupales y civilizatorias. Para todo ello, la creatividad es fundamental, como veremos en nuestro curso, partiendo de la contemplación y la escucha de la naturaleza, trabajando con el ego para comprender la importancia de lo colectivo, y asimilando la idea de hacer de nuestra vida y nuestro entorno una obra de arte sostenible como casa común, que nos permita estar en equilibrio con los ecosistemas que nos acogen y las especies que nos acompañan.

El curso Conciencia ambiental y arte ecológico, de 1,5 ECTS, tiene lugar en la UPV (Valencia) los días 16, 17, 23 y 24 de febrero, en horario de 16 a 20.30h los viernes y de 10 a 14 h los sábados. También se puede cursar a distancia en directo. Se divide en dos partes, impartidas por los profesores de la Universidad Complutense de Madrid Jose María Parreño y Tonia Raquejo Grado. La matrícula está abierta hasta el próximo 13 de febrero. Más información aquí.

4 nuriasanchezleon nido
Ecodependencia, instalación, nido y tela. 2015.
El ser humano no está al margen de la naturaleza, sino inmerso en ella.Somos seres interdependientes y ecodependientes. Obra y foto:
 NURIA SÁNCHEZ LEÓN.

 

BIBLIOGRAFÍA RELACIONADA:

• ALBELDA, J y SABORIT, J. (1997), La construcción de la naturaleza. Valencia: Generalitat Valenciana.
• GUATTARI, F. (1996), Las tres ecologías. Valencia: Pretextos.
• JAYNES, J. (2000), The origin of consciuosness in the break-down of the bicameral mind. New York: Mariner Books Edition. Houghton Mifflin Company. [1º publicada en 1976].
• MITHEN, S.(1998), La arqueología de la mente. Orígenes del arte, de la religión y de la ciencia. Barcelona: Crítica Drakontos
• PARREÑO, J.M. MATOS, G. y ARRIBAS F. (2006) Naturalmente artificial. Segovia: Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente
• RAQUEJO, T. y PARREÑO J.M (eds.) (2005). Arte y Ecología, Madrid. UNED.
• SLOVIC, P., 2007. «If I look at the mass I will never act»: Psychic numbing and genocide. Judgment and Decision Making [en línea], vol. 2, no. 2, pp. 79-95. [Consulta: 17 julio 2017]. Disponible en: https://scholarsbank.uoregon.edu/xmlui/bitstream/handle/1794/22076/580.pdf?sequence=1&isAllowed=y

 

ARTÍCULO ESCRITO POR:

  • José Albelda. Centro de Investigación de Arte y Entorno, Universitat Politècnica de València, C/ Camí de Vera s/n, 46022, Valencia, España.
  • Nuria Sánchez León. Centro  Investigación de Arte y Entorno, Universitat Politècnica de València. C/ Camí de Vera s/n, 46022, Valencia, España
  • Celia Puerto Espinós. Programa de Ayudas de Investigación y Desarrollo (PAID-01-17), Centro de Investigación de Arte y Entorno, Universitat Politècnica de València, C/ Camí de Vera s/n, 46022, Valencia, España.

 

DESEEEA

Equipo del Diploma de Sostenibilidad, Ética Ecológica y Educación Ambiental (DESEEEA)

Centro de Investigación Arte y Entorno de la Universitat Politècnica de València. Director: Dr. José Albelda. Coordinación: Celia Puerto Espinós y Nuria Sánchez León.