Todos los jardines conducen a Roma

Existe un viaje diferente en la capital italiana, un recorrido que sin desmerecer sus importantes edificios históricos, museos, y trazados urbanos, pone énfasis en los espacios verdes que hacen de ella, si es que esto es posible, un lugar todavía más bonito y mágico. El Botánico de la Universitat de València ofrece la oportunidad de viajar y visitar Roma y sus jardines.

 

Pasar de una ciudad efervescente, llena de movimiento, de ruido y actividad cómo es Roma a otra donde el silencio, la tranquilidad y la frescura te acompañan y donde el rumor del agua te mima suavemente no parece demasiado fácil, pero es posible. Abrirse paso entre el alboroto del tráfico romano hasta llegar a uno de los maravillosos jardines que acoge y lo rodean es una sorpresiva aventura urbana, llena de satisfacciones para todos los sentidos.

 

Desde los tiempos más antiguos, Roma se ha caracterizado por la presencia de vastas áreas de jardines. A raíz de la penetración de la cultura griega, las familias nobles y ricas empezaron a nombrar sus jardines con sus propios nombres, mientras que estas zonas verdes popularmente se identificaban con la palabra “Orto”. Con la caída del imperio Romano, aconteció el declive de estos jardines, y no fue hasta el Renacimiento, centenares de años después, cuando volvieron a convertirse en uno de los símbolos más característicos de la cultura del país. Entre los siglos XVI y XVIII, los hidalgos, cardenales y papas se entretuvieron en constantes duelos para conseguir la villa más bonita y rica de Roma. Desafortunadamente, durante el siglo XIX muchas de estas mansiones se destruyeron para dejar espacio a la capital de la nueva Italia. A pesar de ello, la ciudad hoy nos ofrece algunos de los jardines más espectaculares del mundo donde podremos disfrutar de paseos por la naturaleza y la historia.

 

ROMA1

Villa Doria Pamphili


Si poco a poco nos vamos acercando a las afueras de Porta San Pancrazio, sobre las antiguas murallas de la ciudad, llegaremos a Villa Doria Pamphili, un espacio exuberante donde el arte, con la colección de estatuas antiguas, se mezcla con el agua de cascadas, fuentes y estanques, y con una vegetación impecablemente cuidada llena de rincones inolvidables. En ella destacan setos recortados de forma perfecta al más puro estilo francés versallés, y sobre todo los majestuosos ejemplares de pino piñonero, pino verde, incluso llamado pino romano, por su presencia inseparable en muchos de los paisajes de esta ciudad y con ese aspecto de parasol tan particular y descriptivo. Un lugar maravilloso, de puro lujo, mezcla de palacio residencial y museo.

 

Otro espacio verde de gran valor es Villa Borghese, que acoge un inmenso patrimonio cultural y arquitectónico con museos, villas y fuentes en una extensión de unas 80 hectáreas. Además, se encuentra rodeado de un conjunto arbóreo monumental y variadísimo, llenos de colores y formas y procedente de todos los rincones del mundo, donde podremos encontrar yucas, sóforas, cedros, araucarias, cipreses, magnolios y eucaliptos; todos los continentes representados en tan poco espacio. 

 

ROMA3

ROMA4

Villa Borghese


Un espacio privilegiado de la ciudad que hoy es el pulmón verde de Roma, creado en el siglo XVII por el cardenal Escipió Borghese y concluido a finales del XVIII con tendencias clásicas. Hay que destacar el templete griego, el pintoresco lago y la grandiosa Plaza de Siena, escenario de concursos hípicos.

 

Y cerca de Villa Borghese, o prácticamente formando parte de ella, se encuentra el Pincio, otro espacio donde la cultura y la naturaleza se integran íntimamente. La vertiente paisajística se ve favorecida al encontrarse arriba del Mons Pincius, desde donde se obtienen unas panorámicas fantásticas de la ciudad, rodeados al mismo tiempo de árboles frondosos y verdes. 

 

ROMA8

Vista panorámica de Roma desde el Pincio

 

Y es que el Pincio, transformado en parque en el siglo XIX, domina la Piazza del Popolo con una terraza panorámica. Grandes nombres de la escena pictórica como Tiziano, Rafael o Caravaggio están presentes en la Galería Borghese.

 

Muchos más espacios 

Una ciudad dentro de la ciudad, esto es Villa Adriana, un impresionante recinto de 120 hectáreas donde se ubican las construcciones de los edificios griegos y egipcios favoritos del emperador Adriano, conformando el jardín arqueológico más importante de Roma. 

 

ROMA6

Villa Adriana

 

Como gran tesoro arquitectónico, todavía es posible ver la magnificencia que tuvo en el tiempo de máximo esplendor, a pesar de que a lo largo del siglo XVI grande parte de sus estatuas y elementos de mármol fueron saqueados para decorar la próxima Villa de Este. Pero tenemos la suerte de que todavía puede esconder sorpresas por descubrir, puesto que una gran parte de él todavía no ha sido excavado. Presenta una vegetación integrada con los valores culturales romanos, claramente mediterránea, con olivos, cipreses y pinos entre otros grandes árboles, además de extensiones frescas y verdes de césped cuidadosamente mantenidas.

 

ROMA7

Villa Adriana

 

Parte del alma de esta Villa Adriana está en la Villa de Este, puesto que hasta allí se llevaron muchas estatuas y elementos de mármoles que fueron saqueados. Se trata de un bello palacio del siglo XVI con un espléndido jardín a la italiana, uno de los más famosos del mundo. Cuenta con más de quinientas fuentes, muchas de ellas de gran espectacularidad, que se funden armoniosamente con la exuberante vegetación. Esta villa, ubicada en Tívoli, es patrimonio de la humanidad y es una pieza maestra en el diseño de jardines, donde el agua en movimiento de fuentes y canales se combina con un jardín perfectamente estructurado alrededor de un eje principal atravesado por otros secundarios. Como símbolo de la magnificencia de este jardín sobresalen por su parte superior las copas de los cipreses que se levantan rectos hacia el cielo y que forman en el centro lo que se conoce como "la rotonda de los cipreses", un lugar destacado entre el conjunto del jardín.

 

Y si buscamos una experiencia diferente no podemos perdernos el bosque tenebroso, oscuro, húmedo y sombrío, espacio de pesadilla y misterio que nos acecha en un entorno tan diferente y sugerente como es el Parque de los Monstruos, en Bomarzo. Realizado entre 1560 y 1580 por voluntad del Duque Vicino Orsini, este jardín singular y fantástico está poblado de esculturas gigantescas y monstruosas, animales exóticos, divinidades, y por otros muchos elementos originales esparcidos entre la exuberante vegetación. La humedad ha permitido el crecimiento de musgos, enredaderas y helechos por todas partes, cubriendo las extrañas figuras mitológicas y misteriosas que lo pueblan y le confieren un aspecto que nos abre la mente a leyendas e historias fantásticas. 

 

ROMA9

ROMA10

Bomarzo

 

Además presenta un arbolado verde y lleno de vida que hace del conjunto un lugar especialmente relajante y tranquilo. Allí podremos recordar la obra de Manuel Mújica Láinez, que recrea la vida del noble italiano, el "contrahecho, cínico e intrigante". Su drama se desarrolla en el ambiente trágico y sensual de Palacio Orsini y en el célebre bosque de los monstruos.

 

Por último, si nos acercamos a Bagnaia encontramos la famosa y bellísima Villa Lante, importante residencia noble del siglo XVI, construida por Vignola, con un espléndido jardín geométrico a la italiana, con fuentes, juegos de agua y un magnífico parque. Un espacio donde los jardines son pura geometría, un homenaje al agua, que siempre aparece entre fuentes, riachuelos, grutas y charcos. Todo ello cuajado de parterres con multitud de especies vegetales de todo tipos, especialmente setos de boj milimétricamente recortadas.

 

Roma, una Roma verde, parada hace siglos, también con su historia, pero con vida propia, nos espera, ¿vendrás con a nosotros a disfrutarla?.

 

Encuentra el viaje en: jardibotanic.org/culturaicomunicacio.php?t=2&id=646

Fil per randa

Club de viajes que se dedica a la difusión del patrimonio cultural, monumental y medioambiental. Siempre entendiendo la cultura como un valor universal

www.fil-per-randa.com

Medios