De ruta por Vietnam

Paisajes exuberantes, monumentos geológicos, impresionantes bahías y lagos, pero también olores y sabores exóticos, contrastes arquitectónicos y escenario de terribles conflictos bélicos. Todo eso y mucho más es Vietnam, este paraíso natural del sureste asiático que la bióloga Pilar Blasco nos descubre paso a paso.

Cuando decidimos viajar a Asia, nuestra primera duda fue qué país elegir. Ya que teníamos la oportunidad de irnos lejos, no queríamos desaprovecharla eligiendo un destino sólo de playa, pero tampoco estar todo el día de visita en museos. Finalmente, la decisión recayó sobre Vietnam, porque cumplía varios requisitos: nos permitiría conocer la cultura asiática y la propia del país, no recibía aún un aluvión de turistas y podríamos disfrutar de la naturaleza.

 

Con forma de S, ancha en el norte y en el sur, y estrecha en el centro donde apenas llega a medir 50 km, Vietnam hace frontera con China, Laos y Camboya y se extiende 1.600 km a lo largo del extremo oriental de la península de Indochina. Tiene una superficie de aproximadamente 327.000 km2, algo mayor que Italia y un poco más pequeño que Japón, y cuenta con 3.451 km de costa frente al golfo de Tonkín, en el norte, y a orillas del Mar de la China Meridional, en el sur. 

 

mapa vietnam

 

Un pequeño país del sureste asiático que encierra dos magníficas joyas verdes que se convirtieron en nuestro principal objetivo: la Bahía de Ha Long, una de las siete maravillas naturales del mundo, y el río Mekong, uno de los más grandes del planeta, cuyo delta visitaríamos en la última etapa de nuestro viaje.

 

Primera parada: Hanoi, pagodas, bullicio y espacios verdes
Nuestro viaje comenzó en Hanoi, la capital del país, que se asienta a orillas de uno de sus ríos más importantes, el Song Hong (río Rojo).

 

bullicio-hanoi

 

Rodeada de grandes extensiones de arrozal y cultivos de plátano, Hanoi es una ciudad que sorprende por la combinación de edificios de la época imperial vietnamita (el Templo de la Literatura, la Pagoda del Pilar Único), de la colonial francesa (la Ópera, el Palacio del Gobernador Francés de Tonkín), los modernos edificios de los barrios más nuevos (Torre Keangnam) y el bullicioso Barrio Antiguo, que es el corazón histórico de Hanoi.

 

FICUS

Lago Hoan Kiem, Hanoi (Vietnam). Imagen: Pilar Blasco

SAUCES LLORONES

Lago Hoan Kiem, Hanoi (Vietnam). Imagen: Pilar Blasco

 

En este conjunto destacan varios espacios verdes y lagos naturales, como el lago Hoan Kiem flanqueado de nuestros conocidos sauces llorones (Salix babylonica), barringtonias (Barringtonia acutangula), distintas especies de frangipanes (Plumeria sp.), Alstonia scholaris, cayo sau (Dracontomelon duperreanum) y varias especies de ficus (Ficus sp.).

 

Aquí es habitual ver a los vietnamitas practicar taiqi quan a primera hora de la mañana, hacer footing, pasear o simplemente sentarse a contemplar la tranquilidad que ofrece el lago. Otros espacios verdes son el Jardín Botánico, junto al Palacio Presidencial y la residencia de Ho Chi Minh, y el lago Occidental, de 13 km de perímetro donde encontramos la pagoda de Tran Quoc, una de las más antiguas de Vietnam, en cuyo patio hay un árbol bodhi o árbol de buda (Ficus religiosa).

 

JARDIN BOTANICO

Jardín Botánico de Hanoi (Vietnam) Imagen: Pilar Blasco

pagoda2

Pagoda de Tran Quoc en Hanoi (Vietnam) 

 

Hanoi es una ciudad rebosante de vida, ruidosa debido a las motocicletas, abundante en fragancias exóticas, donde la mayoría de las calles están colapsadas y cruzar la calzada se convierte en un arte (los nativos aconsejan cruzar despacio, para que las motocicletas puedan esquivar a los peatones).

 

Segunda parada: Bahía de Ha-Long

Los monumentos geológicos más asombrosos del país son las formaciones kársticas, en las que la erosión ha producido grietas, cuevas y ríos subterráneos en la piedra caliza.

 

bahia tb ok

 

En el norte se ven los mejores ejemplos de estos afloramientos, cuyo máximo exponente es la Bahía de Ha-Long, que fue nuestra siguiente parada después de Hanoi. Para ello hicimos una travesía de dos días a bordo de un junco (velero tradicional vietnamita). De la bahía cuenta la leyenda que se creó al caer al mar un dragón y que al sacudir la cola de forma enloquecida formó el extenso archipiélago (Ha Long, significa dragón que cae).

 

La realidad es que en los últimos 280 millones de años el agua de las lluvias y del mar han erosionado la roca formando innumerables torres llamadas fenlin y conjuntos de escarpes cónicos llamados fengcong. El nivel de las mareas fue minando con surcos la base kárstica, conformando el paisaje que conocemos hoy en día. La UNESCO declaró esta bahía Patrimonio de la Humanidad en dos ocasiones: en 1994, por su excepcional belleza natural y en el año 2000, por su geología como singular legado que proteger.

 

IMG 3828

ING 19071 16355

 

Además en 2004, también fue declarada Reserva de la Biosfera por su alto interés biológico. En sus islotes se encuentran especies autóctonas como la palma de Halong, (Livistona halongensis), bien etiquetada y visible en el ascenso al mirador del islote Ti Top (en honor al astronauta ruso Guerman Titov), que es parada obligatoria de todos los cruceros, desde donde se obtiene una de las panorámicas más conocidas y fotografiadas de la bahía de Ha-Long; o Podocarpus fleuryi, árbol autóctono del Parque Natural de Cat Ba (también en la bahía) de cuya madera estaban hechos los palillos con los que comían reyes y nobles vietnamitas para prevenir los envenamientos, ya que si entraba en contacto con algún alimento tóxico, su color brillante se volvía negro.

 

ISS 8839 00416 copia 

 Bahía de Ha-Long (Vietnam)

 

Tercera parada: Hue y su río del perfume
Nuestra siguiente parada fue Hue, declarada Patrimonio Mundial por la Unesco en 1993 y antigua capital imperial entre 1802 y 1945. Una ciudad que está dividida por el Song Huong, río del perfume, que debe su nombre al aroma que desprendían las flores de loto (Nelumbo nucifera) que inundaban la zona.

 

rio

Río del perfume, Hue (Vietnam). Iamgen: Pilar Blasco

rio perfume lotos

Lotos en el río del perfume, Hue (Vietnam). Imagen: Pilar Blasco

 

Por desgracia, el río ya no está tapizado de lotos pero un paseo a bordo de una pequeña embarcación, nos permitió apreciar los pequeños grupos que aún quedan en las orillas. En la ribera norte se encuentra la antigua ciudadela y en la sur el antiguo barrio francés y, ya fuera de la ciudad, las tumbas de los reyes Nguyen, impresionantes obras arquitectónicas que no sólo sorprenden por su grandiosidad sino por estar todas rodeadas de un denso bosque de pinos y estanques con lotos, diversas especie de nenúfar (Nymphaea sp.) y frangipanes.

 

nenufares 1

Estanque con nenúfares, Hue (Vietnam). Imagen: Pilar Blasco

frangipanes

Estanque con frangipanes, Hue (Vietnam). Imagen: Pilar Blasco  

 

Merece la pena pasear al atardecer por la orilla del río del Perfume, en el paseo de Le Loi, disfrutando del espectáculo que ofrecen las luciérnagas que comienzan a salir entre flamboyanes (Delonix regia), también llamados cola de fénix o árbol del alumno puesto que sus flores rojas florecen a partir de mayo coincidiendo con el final de las clases escolares, tamarindos (Tamarindus indica) y varias especies de enea (Typha sp).

 

Cuarta parada: Cuu Long, el Delta del Río Mekong
Nuestro viaje acabó en el Delta del Río Mekong o Cuu Long, que significa Nueve Dragones, y es uno de los ríos más caudalosos del planeta. Nace en la meseta tibetana y atraviesa China, Myanmar, Tailandia, Laos y Camboya, para finalmente desembocar en Vietnam, en el Mar de la China Meridional.

 

IMG 4470 

 

El delta ocupa una superficie de 44.000 km2 y hasta el siglo XIII no fue apenas habitado. Actualmente, sin embargo, es un territorio con una elevada densidad de población en el que viven más de 20.000.000 de personas, la mayoría de ellas en casas flotantes. También comercian en mercados flotantes y estudian en escuelas flotantes.

 

La visita al delta comienza en My Tho, situada a 70 km al sur de Ho Chi Minh (antigua Saigón). Navegamos por los canales de agua que se adentran en los manglares del delta, disfrutando de la tranquilidad y el silencio que nos ofrecen. Ya en tierra, apreciamos el cultivo de frutas tropicales, y también tenemos la oportunidad de probarlas.

 

 IMG 4449

 IMG 4407

 

 Algunas son conocidas como la papaya (Carica papaya) o la piña tropical (Ananas comosus), y otras son más singulares como el durian, (Durio zibethinus) el longan (Dimocarpus longan) o el rambután (Nephelium lappaceum), pero sobre todo llama nuestra atención, por su forma, color y sabor, pero principalmente por pertenecer la familia Cactaceae, la exótica fruta del dragón (Hylocereus undatus).

 

Nuestro día concluye con la visita a dos fábricas locales donde nos muestran el aprovechamiento de los recursos naturales que les ofrece el delta: una fábrica casera de pasta de arroz (con la que hacen fideos) y otra de caramelos de coco (Cocos nuccifera), también llamados kẹo dừa.

 

caramelos coco

IMG 4403 copia

 

Estos caramelos que están hechos a base de leche y crema de coco son muy apreciados por los vietnamitas. Para su elaboración pelan el coco, lo trituran y lo prensan, obteniendo así leche de coco, que luego hierven hasta obtener una pasta, que dejan enfriar para luego cortarla y envolverla.

 

Vietnam, agresiones medioambientales

Vietnam es uno de los países con mayor biodiversidad del planeta. Hace años estaba casi completamente cubierto de bosques, sin embargo, la presión demográfica y las consecuencias de la guerra contra los norteamericanos (Guerra de Vietnam, 1955-1975) han hecho que actualmente se enfrente a varios problemas medioambientales.

 

campos arroz

Cultivo del arroz en Vietnam 

 

Por una parte destaca la proliferación de especies no autóctonas, como la lechuga de agua (Pistia stratiotes) o el jacinto de agua (Eichhornia crassipes) y la extinción de especies (sobre todo animales), y por otra, la destrucción de bosques por la extensión de los campos de cultivos, que hacen que se pierdan grandes terrenos para la vegetación autóctona.

 

Las grandes plantaciones que encontramos en Vietnam son de café, arroz y té. El café, del que se cultivan dos especies: Coffea arabica en el norte y Coffea robusta en el sur del país, fue introducido por misioneros franceses en 1857. Actualmente Vietnam es el segundo exportador mundial después de Brasil.

 

1 1

Cultivo del te en Vietnam

 

En cuanto al arroz, tienen 3 cosechas anuales, cada una de las cuales dura alrededor de 105 días. Por otra parte, el té (Camellia sinensis) siempre ha ocupado un lugar esencial en la cultura vietnamita. Con una historia de más de 2.000 años de cultivo, Vietnam es uno de los mayores y más antiguos lugares de producción de té del mundo. Sin embargo, no es hasta el paso de franceses y rusos, cuando Vietnam expandió y mejoró la cantidad de sus plantaciones llegando a convertirse en el quinto productor mundial.

 

El gobierno está empezando a proteger zonas, fomentando la reforestación, la creación de parques naturales y la prohibición de comercializar determinadas materias primas como la madera de teca (muy apreciada para la construcción de templos por su extraordinaria resistencia) o la extracción de mármol (obtenido principalmente de las Cinco Montañas de Mármol, en Danang, en el centro del país). 

 

a diem bao ngay 30 5

Ciudad de Ha-Long (Vietnam)

 

Sin embargo, Vietnam se está abriendo al turismo y esto hace que en algunas zonas se pierda parte de su esencia, como está ocurriendo en las ciudades de Hai Pong y Ha-Long, las puertas de entrada a la bahía de Ha-Long, donde están proliferando grandes edificios de apartamentos y hoteles, que desgraciadamente nos recuerdan al maltrecho Benidorm.

 

Aín así, Vietnam es un país que todavía merece la pena visitar, no sólo para conocer su cultura sino también para disfrutar de su naturaleza. Desde los bosques del norte, donde hay rododendros silvestres, bambúes y numerosas especies de orquídeas; pasando por la costa central, que es más seca, y en ella se pueden encontrar pinares; hasta el sur, donde crecen los manglares, en el delta del Mekong. Un espectáculo para todos los sentidos.

Pilar Blasco

Biòloga. Actualment viu a EUA on treball com a professora i tècnic de laboratori. M'encanta viatjar i conèixer la natura d'allí on vaig.