Botánica inclusiva. Recorriendo parajes dónde habita el muérdago

El muérdago es una planta especial, protagonista de cuentos y leyendas que enraízan en la Antigüedad. Es además, protagonista de la ruta que comparte la ambientóloga María José Aguilar en esta ocasión: de Puertomingalbo al Monasterio de San Joan de Peñagolosa, en el Maestrazgo.

Recién estrenado 2018, con dos temporales que han provocado el colapso de media España por fuertes nevadas y vientos en las costas cantábricas y gallegas que han causado diversos daños. El refranero español, que es muy sabio, dice: año de nieves año de bienes. Mi deseo para 2018 es que sea un año de bienes para el medio ambiente: rico en agua, que nutra nuestros campos, sin la cual, no podemos sofocar la sed de nuestras gargantas; pobre en calentamiento global, y pobre en plásticos, que contaminan nuestros ecosistemas y la cadena alimenticia.

 

El muérdago y las aves, el inicio de una relación

Las aves están de enhorabuena; National Geogaphic, National Audubon Society, Birdlife Internacional y el Laboratorio de Ornitologia de Cornell se han unido y han declarado 2018 como Año de las Aves, conmemorando los 100 años desde que el Congreso de Estados Unidos, en 1918, aprobó la Ley de Tratado de Aves Migratorias. La importancia de la avifauna es de sobra conocida. Sin ellas no existiría la vida tal y como la conocemos; dependemos de los seres alados más de lo que pensamos. Las aves son necesarias para la mayoría de procesos naturales: control de plagas o propagación de especies vegetales, como por ejemplo el venerado y tradicional muérdago, en las fiestas navideñas, especie a la que dedico este paseo botánico por el Maestrazgo.

detall pi muerdago

Imagen: M. José Aguilar.

El muérdago es una planta semiparásita, en forma de pequeños arbustos, que crece en las ramas de diversos árboles: robles, pinos, chopos, majuelos, árboles frutales, etc.

• Nombre científico: Viscum album L
• Sinónimos: almuérdago, visco, vique, liga, tiña
• Familia: Viscaceae
• Género: Viscum
• Florece: primavera

La planta está formada por ramas y hojas, de color verde amarillo, y con hojas de disposición opuesta. Los frutos maduros, del tamaño de un guisante, tienen color blanco cristalino. Estas bayas tienen una semilla rodeada de una masa gelatinosa, opaca, con un grano verdoso. Son deliciosas para algunos pájaros, que comen con gusto sus frutos pegajosos que se les quedan enganchados en el pico. Al intentar limpiarse sobre alguna rama, pegan las semillas al árbol, iniciando el ciclo de parasitismo, del muérdago sobre su huésped. Después de invernar las semillas germinan, echan dos hijos que penetran en la corteza hasta los vasos capilares de la planta y así el muérdago utilizará la savia de la planta parasitada para su crecimiento.

refillols

Imagen: Maria José Aguilar.

 

De Puertomingalbo al Monasterio de San Joan de Peñagolosa

La ruta botánica que propongo nos enseñará la relación entre el muérdago y el pino. Transcurre por el camino tradicional, donde se realiza anualmente una romería, desde Puertomingalbo al Monasterio de San Joan de Peñagolosa. El camino circula por una pista forestal, de tierra batida, a la que se accede desde la CV 175 dirección Puertomingalbo, a la altura de la Ermita de Santa Bárbara.

mapa

Mapa de ruta. En color verde, ruta realizada. En azul, camino circular. 

perfil elebación de ruta

Perfil de elevación de la ruta.

En los primeros metros destaca el municipio en lo alto de una loma, con su castillo construido sobre peñas de blanca caliza desde donde, seguramente, sus antiguos habitantes controlaban la vida del valle. Divisaremos algunos “masos”, como se conocen en el Maestrazgo; las casas de campo, donde vivían familias, animales y agricultura, que aún hoy muestran algo de actividad ganadera. Los campos de cultivo que estuvieron destinados a la producción cerealícola, hoy sirven de pastos para las escasas reses que quedan en la zona. Antaño debió ser una región muy próspera, aunque muy dura por la rigidez del clima. Antes de iniciar la ruta no hay que olvidar visitar el pueblo y su horno; será sencillo de localizar, simplemente haz caso de tu olfato.

puertomingalbo

castell

Imágenes: María José Aguilar.

Nos adentramos en la pista. Tras unos metros entraremos en un bosque, en el que la especie arbórea predominante es el pino (Pinus silvestris), donde el muérdago también se siente cómodo y ha encontrado un huésped estupendo. Es muy fácil detectar la planta, ya que el verde de sus hojas destaca, sobre el verde de las acículas de los pinos, sus tintes son más amarillentos que el pino y la morfología también se diferencia.

pi gran

Imagen: María José Aguilar.

El paseo transcurre tranquilo, con el único sonido del viento, que azota las copas de los árboles, y el canto de las aves. Al ser una pista de tierra batida, hay cantos rodados. Tras periodos de lluvias, tened en cuenta que habrá regueros y balsas de agua que dificultarán la rodadura.

Hasta alcanzar la pineda, donde localizaremos la especie botánica que tratamos en esta entrada, hay que rodar bastante y requiere una buena preparación física. No hay fuentes y tampoco nos encontraremos con áreas habitadas. Puede ser que en algunos puntos no tengamos cobertura, por lo que es conveniente avisar a las personas donde vais a estar. Llevad todo el material necesario para pasar una jornada de senderismo como agua, víveres, ropa de abrigo, crema solar y gorra (verano), y siempre es recomendable traer herramientas para arreglar posibles averías.

Puesto que la ruta transcurre por pista de tierra batida, no se la recomiendo a usuarios de silla eléctrica, ya que se pueden dañar las baterías que suelen estar ubicadas muy cerca del suelo, y con tanta piedra podrían sufrir daño.
Dicho esto, rodar, observar, escuchar y disfrutar de un día de naturaleza y no olvidéis hacer caso de la leyenda de la diosa Frigga.

 

La leyenda de la diosa Frigga

Hay muchas leyendas que se asocian al muérdago, que la asocian a poderes curativos o como antídoto para potentes venenos. Es una planta conocida desde la antigüedad, que ha sido descrita por Plinio en su obra de Historia Natural. Ignacio Abella, en su libro La Magia de los Árboles, simbolismo, mitos y tradiciones, plantación y cuidados, relaciona al muérdago, a quien denomina la corona del rey, con la fuerza y sabiduría, refiriéndose a la relación entre el muérdago y el roble.

Me pregunto, ¿Se utilizó el muérdago en esta zona, para mejorar la fecundidad de los animales estériles?, como explica Plinio el viejo, que hacían los celtas. ¿Habrá ayudado a las lugareñas en la dura labor de concebir? No tengo respuesta a esta pregunta, pero lo que sí puedo decir es: mucho cuidado, esta planta no puede ser profanada, cortándola con un vil y terrestre metal, un utensilio de hierro.

Como veis, son muchas las atribuciones y leyendas en torno a esta mágica planta. A mí, la que más me ha gustado es La leyenda de la diosa Frigga y su hijo Balder. Según cuenta la leyenda, Frigga era la diosa del amor, y su hijo, Balder, era el dios del sol de verano. Una vez, Balder soñó con su propia muerte, quedó muy preocupado y le dijo a su madre el sueño que había tenido. Frigga quedó muy preocupada, por la vida de su hijo y de la Tierra. Ella sabía que sin Balder la vida en la Tierra llegaría a su fin. Para evitar la desgracia, fue a visitar a todos los seres del aire, el agua, el fuego y la tierra para conseguir la promesa de que nunca harían daño a su hijo. Se comprometió a velar por la seguridad de su hijo y por la de todos los animales y las plantas por debajo y por encima de la Tierra.

Pero Loki, el dios del mal, que era el enemigo de Balder, sabía que había una planta que Frigga había pasado por alto. Esta crecía en manzanos, robles y otras especies y era conocida como muérdago.Loki hizo una flecha y untó la punta con la sabia del muérdago, engañó al hermano ciego de Balder, Hodr, el dios del invierno, y le hizo disparar la flecha a Balder, que quedo envenenado y murió.

1024px Baldr dead by Eckersberg

Pintura Muerte de Baldr de Christoffer Wilhelm Eckersberg. Wikimedia.

La Tierra se volvió fría y la vida triste. Durante más de tres días, cada criatura viviente trató de utilizar sus dones y devolver la vida a Balder. Finalmente, Frigga logró resucitar a su hijo, gracias a la propia planta que le envenenó, el muérdago, y a sus lágrimas, que convirtieron en blanco nacarado sus bayas y las bendijo. A partir de ese momento, el muérdago protegería a cualquiera que se encontrara debajo de ella, no viéndose jamás perjudicado, y como muestra de amor toda persona tendría derecho a un beso.

baies muerdago

Detalle de hojas y bayas. Imagen: María José Aguilar.

Esta planta sigue ligada a nuestras tradiciones. En navidades se coloca una rama de muérdago en la puerta de casa, siendo el guardián de nuestra felicidad y seguridad durante ese año. El último día del año, se quema y con él los malos espíritus que puedan haber en la morada.

Como dice Ignacio Abella, el muérdago es el pasaporte para entrar y salir de los abismos, para cruzar los umbrales de las puertas, es la corona de oro, el vínculo celeste, que perdura más allá de los reinados de los hombres, como la propia madre tierra, que perdurará per se.

 

Bibliografía:
La Magia de los Árboles. Simbolismo, Mitos y tradiciones. Plantación y cuidados.
Abella Ignacio (2008) pg. 69-73. Ed.: integral.
Historia Natural. Plinio (2ª edición, 2007) pg. 517, 519, 545, 671,773 Ed.: ediciones cátedra.
Gran enciclopedia de plantas medicinales aromáticas y culinarias, aplicaciones y efectos. Servilibro, pg. 347. Ed.: ediciones servilibro.
Revista National Geographic. Jonathan Franzen. Enero 2018. Pg. 24-49

 

Mª José Aguilar Carrasco

Licenciada en Ciencias Ambientales por la UPV

Me encanta escalar, el pajareo y los árboles. Nunca recuerdo los autores de los libros que leo y me dan muy miedo las hormigas por qué de pequeña tuve un pequeño incidente con ellas. No entiendo por qué la gente deja basura en los espacios naturales y sueño regularmente que soy un albatros y puedo volar muy alto. Me confieso adicta a la crema de manos.

Sitio Web: www.naturalmenterodando.com/