High Line Park: plantas cultivadas en “el lado salvaje” de Manhattan

High Line Park: plantas cultivadas en “el lado salvaje” de Manhattan Vista aèria del High Line Park / Col·legi d'Arquitectes de Catalunya

El blog de la tabla nos descubre este increíble Jardín en altura que cubre de verde las antiguas vías ferroviarias que atravesaban la ciudad de Nueva York y que estaban en desuso. Un paisaje de inspiración silvestre a base de especies vegetales autóctonas elegidas por su resistencia, sostenibilidad y un juego de texturas y colores que sorprende a sus visitantes estación tras estación. 

Desde el día en que se inauguró la primera sección de la High Line, en junio de 2009, ha sido una de las principales atracciones turísticas de la ciudad de Nueva York. En la actualidad, la antigua línea ferroviaria elevada en el lado oeste de Manhattan atrae a cerca de 5 millones de visitantes al año y se ha convertido en uno de los espacios públicos más innovadores y atractivos de Nueva York, y quizás de todo el país.

Las columnas de acero negro que una vez apoyaron las vías del tren abandonadas ahora sostienen un parque lineal de 2,4 km de largo, construido en un ferrocarril elevado abandonado situado en el barrio de Chelsea, en el lado oeste más bajo de Manhattan. Se extiende desde el distrito de Meatpacking hasta Hudson Rail Yards e incluye espacios soleados, sombreados, húmedos, secos, ventosos y protegidos.

 

FOTO 0 High Line NYC 800px

High Line en verano / Chris Sampson, flickr

 

El parque de la High Line es propiedad de la Ciudad de Nueva York y lo mantiene la asociación Friends of the High Line, en colaboración con el Department of Parks and Recreation. Su diseño es una colaboración entre el arquitecto paisajista James Corner de Field Operations y el estudio de arquitectura de Diller Scofidio + Renfro. El diseño de plantación es obra de Piet Oudolf.

 

Cómo nace la idea de un parque en la High Line

En los 90, el alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani y buena parte de los vecinos del barrio de Chelsea, deseaban que esa “reliquia urbana” que se estaba desmoronando fuera derribada. Hoy en día, sin embargo, la High Line puede considerarse uno de los proyectos de reutilización adaptativa más exitosos de la historia.

 

misc1 slide 199a82c3e3620e47fea94cd66fed622a0768618c s800

High Line en uso (1953) / James Shaughnessy, npr 

 

Sería justo considerar como verdaderos héroes de la historia a esos dos hombres que se conocieron en 1999 en una reunión comunitaria sobre el futuro de la línea ferroviaria. Por aquel entonces, Joshua David, escritor independiente, tenía 36 años y Robert Hammond, un artista que trabajaba en empresas de creación de nuevas tecnologías para ganarse la vida, 29 años.

Cuando leyeron en un artículo del New York Times que la High Line iba a ser demolida se interesaron por conocer si algún grupo cívico iba a tratar de preservarla. Sin embargo, lo que descubrieron es que en realidad eran las únicas personas de su comunidad interesadas en salvarlo. 

 

david hammond c jeffrey donenfeld wide da5ab3db16068324ef83302a1f1c4e0e6777a7fc

Joshua David y Robert Hammond, co-fundadores del proyecto

1 gallery historical hlindisuse arailroadartifact joelsternfeld

Vegetación silvestre inundando el High Line en desuso (2001) / Joel Sternfeld (A railroad artifact), thehighline

 

David y Hammond pidieron a los funcionarios ferroviarios que los llevaran a ver la High Line. Cuando llegaron allí se encontraron con 2,4 km de flores silvestres creciendo en pleno centro de Manhattan. Era lógico porque, al fin y al cabo, cuando las vías quedaron en desuso en la década de 1980, la tierra se fue depositando en raíles y traviesas, al tiempo que las semillas iban germinando, cubriendo de vegetación ese lugar durante más de dos décadas. La naturaleza se había apoderado de una estructura maciza de acero y hormigón en ruinas y 161 especies vegetales fueron arrastradas por el viento o depositadas por aves, colonizando ese espacio.

Asombrados por la expansión del lugar, David y Hammond tuvieron claro que iban a luchar para evitar que la High Line fuera derribada. En el otoño de 1999 formaron Friends of the High Line. Al principio, sus ambiciones eran modestas y solo pretendían evitar su demolición, pero después se dieron cuenta de que podían crear un nuevo espacio público allí, un nuevo parque a casi ocho metros del suelo.

 

FOTO GENERAL HIGH LINE

 

La primera de las tres secciones de la High Line se abrió en 2009, la última hace cuatro años. Así, finalmente se convirtió en una cubierta verde formada por 13 jardines entrelazados que aprovecha al máximo el agua de lluvia. Un espacio comunitario que recorre unos 2,4 km a través de varios vecindarios.

 

Recreando la emoción de la naturaleza en la ciudad

En realidad, los jardines de High Line tienen sus precedentes. El Puente de las Flores en Shelburne Falls, Massachusetts, y el Promenade Plantée de París son ejemplos de paisajes ferroviarios abandonados que se convirtieron en jardines. Pero donde no se encuentra coincidencia alguna es en el esquema de plantación.

 

Foto 2 High Line NYC 800px

 

El diseño de siembra de High Line está inspirado en el paisaje que creció espontáneo durante unos 25 años entre las vías del tren, después de que los trenes dejaran de funcionar en la década de los ochenta. Querían un paisaje silvestre y dinámico que resultara interesante en las cuatro estaciones del año, con diferentes flores, colores, texturas y aromas.

 

“Mi mayor inspiración es la naturaleza. No quiero copiarla, sino recrear la emoción" Piet Oudolf.

 

El reto era importante, porque se trataba de simular en la medida de lo posible lo que ya existía. Inspirarse en esas flores silvestres y maleza que había sobrevivido al abandono de la High Line. Domesticar ese espacio, sin que se pudiera apreciar la intervención del hombre. La tercera sección es la que representa claramente ese aspecto más salvaje. El resultado final puede calificarse como un éxito de la arquitectura paisajística.

 

Foto 3 High Line NYC 800px

High line en primavera / JR P, flickr

FOTO 00 Portada High Line NYC 800px

High Line en verano / Andreas Komodromos, flickr

FOTO 4 High Line NYC 800px 

High Line en invierno / Oliver Rich, flickr

 

Si es cierto que existen arbustos y tres rodales de árboles destacados a lo largo del recorrido de la High Line, pero la mayoría de la siembra está definida por plantaciones de gramíneas de gran altura, plantas vivaces, bulbos y plantas cobertoras de suelos. Una paleta de siembra que responde al hecho de que la High Line es esencialmente una cubierta ajardinada, donde el suelo se extiende en promedio hasta solo 45 cm. Lógicamente, no es el lugar ideal para que se desarrollen las raíces de los árboles y arbustos.

  

BELLEZA SILVESTRE EN CADA ESTACIÓN

El diseño creado por Piet Oudolf responde a un patrón que evoca a las comunidades silvestres, incluyendo diversidad de especies y densidad de plantación. Para lograr las cualidades dinámicas por las que es conocido este afamado diseñador de jardines, Oudolf toma especies y cultivares de plantas poco comunes y las agrupa en capas, para permitir mirar a través de ellas, rompiendo el esquema clásico de bordura mixta, donde las plantas altas se sitúan detrás y las más bajas en primer lugar. Esto les otorga textura, volumen, movimiento y una vitalidad que persiste después de que el crecimiento superior se desvanezca en esta época del año.

 

silvestre high line

High Line en primavera / Helen Ratcliff, flickr

 

Piet Oudolf imaginó un jardín para todas las estaciones con plantas vivaces, donde los esqueletos de las plantas tienen una parte tan importante en el paisaje como los brotes nuevos. De este modo, el jardín de invierno es tan poderoso como el de verano, con la textura proporcionada por tallos secos y cabezas de semillas de las plantas altas. 

Hoy en día, el parque de la High Line incluye más de 500 especies de plantas herbáceas vivaces, gramíneas, arbustos y árboles, cada una elegida por su resistencia (tienen que crecer en un ambiente hostil), adaptabilidad, diversidad y variación estacional en el color y la textura. Son plantaciones densas en espacios muy estrechos que hacen un tanto difícil el trabajo de mantenimiento de los jardineros, pero que han sabido resolver con el tiempo.

 

FOTO 1 High Line NYC 800px

8129571202 a7278d927d k 2

High Line en otoño / Oliver Rich, flickr

 

Además, cada otoño se plantan también bulbos de flor entre las especies que permanecen durante el invierno. Para facilitar esa tarea, suelen tener un mapa en el que anotan la situación de cada bulbo en primavera, ya que los jardineros tienen que moverse alrededor y debajo de plantas muy llenas y delicadas para poder enterrarlos en el lugar correcto. 

La mayoría de las especies seleccionadas son plantas nativas tolerantes a la sequía, que tienen la capacidad de comportarse con la misma fuerza que lo hicieron sus antecesoras. También existe un número de especies alóctonas, todas ellas cumpliendo las mismas exigencias. En cualquier caso, todas son especies que prosperan en situaciones adversas y, además, se diseminan, con el fin de que conquistar algo más allá del terreno originalmente asignado. Se puede descargar la lista de especies en este enlace.

 

FOTO 6 High Line NYC 800px

High line en primavera / JR P, flickr

 

Para ayudar a las semillas en su conquista, el sistema de pavimentación se realizó con tablones individuales prefabricados a base de concreto, con juntas abiertas para alentar el crecimiento emergente de flora silvestre a través de grietas en la acera. Las zonas de pavimentación largas tienen extremos cónicos con camas de siembra que dibujan un paisaje donde el público puede serpentear como si no existiera un camino marcado.

A mediados de marzo, coincidiendo con el despertar de las flores de bulbo, todo el conjunto de unas 100.000 plantas herbáceas se corta a ras de suelo por un ejército de voluntarios y personal fijo. Es el llamado Spring Cutback que precede a la preparación de las camas para la siembra.

 

02 photo by rowa lee

Spring Cutback en High Line / Rowa Lee, thehighline 

 

En la actualidad, puesto que los árboles han crecido (y algunos edificios próximos también…) existen ciertas zonas de los jardines que están perdiendo luz. Esto, lógicamente, hace necesario vigilar con atención las plantaciones para comprobar si es necesario realizar alguna corrección o cambio. No obstante, Piet Oudolf suele reunirse cada año con los responsables de la organización Friends of the High Line en el parque, donde revisan el estado de las plantas. Es un “servicio post venta” en el que resulta imprescindible que las personas que atienden el jardín estén cualificadas y, de este modo, sepan interpretar correctamente las “instrucciones” en todo lo que se refiere a la siembra, el comportamiento de las plantas y la forma de actuar con ellas.

 

FOTO 7 High Line NYC 800px

High Line en otoño / Oliver Rich, flickr

FOTO 8 High Line NYC 800px

High Line en otoño / Oliver Rich, flickr

Es posible que no todo el mundo aprecie la sofisticación de los diseños de las plantas, que parecen quedar eclipsados por el diseño arquitectónico del parque, pero sí se puede experimentar la sensación de pasear o sentarte a leer un libro sin sentir la necesidad de escapar de la ciudad, y todo ello gracias a una plantación en la que es ya difícil averiguar qué especies han surgido de forma natural en pleno centro de Manhattan y cuáles son las que ha situado, sin apenas hacer ruido, la mano del hombre.

El Blog de la Tabla

María José Holguín, editora y autora del blog.
Desde 2011 comparto contenidos sobre plantas, jardines y vida verde, que combino con fotografía y arte en el jardín. Vivo en Valencia, donde he sido viverista durante 17 años, y estoy licenciada en Publicidad en la Facultad de C. de la Información de la Universidad Complutense de Madrid.

Sitio Web: www.elblogdelatabla.com
FaLang translation system by Faboba