Sol de agosto en el jardín

Las duras condiciones de los meses de calor nos obligan a aumentar los mimos a nuestras plantas. Grandes cantidades de agua en las horas más frescas, pero sin excesos, poda específica, y buen momento para ponernos con las especies acuáticas.

 

La vegetación del jardín está agotada después de las altas temperaturas y el crecimiento continuo de varios meses, pero aún tienen capacidad de reaccionar a estas condiciones desfavorables y aprovecharlas para superar el momento crítico.

 

AGOSTO11

 

Podemos sembrar bellis, cerastium, viola, centaurea, dianthus, digitalis, myosotis, viola tricolor, y plantar coleos, petunias, tagetes, begonias, dianthus, lyssum, dalias y caléndulas. Además nuestra despensa agradecerá que sembremos acelgas, brócoli, berros, calabacines, cebollas, espinacas, hinojo, judías, lechugas, perejil o rabanitos, y que plantemos coles, coliflor y fresas. Y para la plantación de bulbos de floración adelantada y los que la floración se produce en navidad, lo aconsejable sería aguardar al mes siguiente.

 

Es hora de reproducir y plantar las herbáceas vivaces, las de floración a últimos de invierno y de temprana primavera, siempre realizando el replanteo, en el suelo previamente preparado. Se necesita realizar los esquejes, de numerosos arbustos de flor y perennes, tales como el boj o la hortensia.

 

AGOSTO5

 

Riego

Debe ser diario en céspedes, plantas anuales, vivaces y en maceta. Han de ser abundantes y muy frecuentes en el resto del jardín, cada 2 o 3 días. Acordémonos de regar muy temprano por la mañana, no después de las 9h, o muy tarde, en la noche. Nunca debemos mojar las flores, podemos programar el riego según las especies y a su ubicación, y no olvidemos que tampoco es bueno un exceso de agua.

 

Suelo

El césped se abona con 2/3 kg / 100 m2 de nitromagnesio, y las variedades medias de cítricos con 2 kg. Las plantas en macetas y jardineras florecen durante largo tiempo y necesitan fertilizantes, además tras la primera floración se pueden abonar los rosales.

 

Tratamientos

Debemos tratar el Evonymus contra el oidio y el césped contra la rosquilla negra, además controlaremos la aparición de pulgones y hongos en rosales, como oidio, mildiu o roya con tratamientos fungicidas preventivos, aprovechando para eliminar los capullos enfermos de los rosales.

 

AGOSTO4

 

En verano vigilamos la aparición de hongos en el césped, que se aprecia con unas manchas marrones, así como otras plagas comunes de esta época como pulgones, cochinillas, mosca blanca y araña roja, además sobre la melaza que segregan, se asienta el hongo negrilla formando capa de color negro. El control de plagas lo haremos con productos químicos cada 15 días.

 

Otros detalles que debemos conocer es que la Ruda o artemisa dicen que repele pulgones si está plantada en medio de las plantas sensibles a su ataque. También que podemos controlar los caracoles tras la lluvia con productos adecuados a base de granulados al 2% de metaldehído. Y que en zonas de vientos fuertes y secos conviene proteger las plantas mediante setos, vallas, brezo, cañizo o árboles.

 

Poda

Ahora toca limpieza de las trepadoras perennes como el jazmín, la hiedra y la madreselva, para que las partes internas no se queden vacías. En los rosales cortaremos 2 o 3 yemas por debajo de la rosa ya florecida, que se encuentra en periodo de descanso y que volverá a florecer en septiembre. Y en los rosales sarmentosos únicamente podaremos las ramas que ya han florecido. Limpiaremos las plantas de los trepadores, recortando y aclarando la vegetación desordenada.

 

AGOSTO8

 

Mientras trabajamos observaremos la aparición de plagas y enfermedades, brotes de rosal borde por debajo del injerto, o malas hierbas. A los setos les recortaremos su crecimiento último para mantenerlo lo más tupidos posible, y los arbustos que estén muy desiguales o muy grandes se pueden recortar un poco. Los setos perennes necesitan cortes de mantenimiento durante todo el verano.

 

Eliminaremos las flores marchitas, incluidas las de los rosales, y así alargaremos el periodo de floración. Cortaremos los chupones y brotes de la base de los árboles, arbustos y rosales. Despuntaremos periódicamente los extremos de los tallos de coleos para estimular un crecimiento denso y eliminaremos sus flores cuando aparezcan, y haremos una pequeña poda de rejuvenecimiento a las hortensias, aunque en estos momentos se encuentren con abundantes flores. Veremos que han desarrollado una tupida estructura ramificada por lo que se aconseja eliminar por la base los tallos que hayan terminado con la floración, así como los más débiles y los que se encuentran más en el interior, con el fin de sanear, airear y dar luz a las hojas internas, y también para inducir a la producción de yemas.

 

AGOSTO6

 

Por último se debe realizar una limpieza los árboles y arbustos desflorados, quitando los tallos deslucidos, reduciendo las copas de las plantas que han crecido en exceso o desarrolladas de forma desgarbada, realizando una pequeña poda de rejuvenecimiento eliminando las ramas más lignificadas y oscuras.

 

Floración y recolección

En agosto tenemos las mismas plantas floreciendo que en julio y además podemos recolectar sandías, melones, tomates, albaricoques, manzanas, peras, nectarinas, ciruelas y las primeras almendras.

 

Invernaderos, macetas y plantas de interior

Las macetas al sol se recalientan y pueden llegar a quemar las raíces de sus plantas delicadas como las rosas miniatura, buganvilla, mandarino o naranjo. No pondremos bruscamente al sol una planta cultivada en sombra. En días secos y calurosos pulverizaremos las plantas de interior con agua, comprobando que el drenaje de las macetas no esté obstruido.

 

AGOSTO10

 

En los invernaderos tenemos que controlar las temperaturas interiores (-35ºC), regar frecuente y abundantemente las plantas, encharcar los pasillos para mantener una alta humedad ambiental, y regar con abono líquido cada dos riegos.


Céspedes

Realizaremos un pinchado suave, cortaremos y regaremos, sobre todo si hemos sometido el césped a un estrés constante por el uso, operaciones de mantenimiento o tratamientos fitosanitarios. Lo regaremos prácticamente a diario, no dejando nunca que se seque la tierra y procurando que el agua llegue bien a las raíces, de media entre 20 y 30 minutos diarios con aspersores.

 

Lo mejor para el césped son abonos complejos de lenta liberación, se puede hacer un abonado ligero mensual para recuperar el verdor. Si el tiempo es muy seco, dejaremos la hierba más alta de lo habitual para que resista mejor la sequía. Con una horquilla agujerea periódicamente las zonas compactadas, y no te olvides de afilar las cuchillas del cortacésped, es importante que corten bien.

 

Otras tareas complementarias

Cavaremos árboles y arbustos, macizos y parterres con la tierra en sazón después de los riegos. Limpiaremos las flores secas, las malas hierbas y las hojas que caen sobre el estanque.

 

AGOSTO2

 

El verano es la época ideal para plantar acuáticas. Retiraremos las algas flotantes del estanque y conviene oxigenar el agua con una fuente que borbotee. En estanques muy pequeños y con peces se debe vigilar que no se recaliente el agua en exceso. Además hay que mantener el estanque o la balsa libre de residuos vegetales, sobre todo si el estanque es más bien pequeño, para que no aparezcan enfermedades debido a la pudrición de hojas y flores.

 

También es momento de actividades variadas como poner un tutor a las plantas de tallos largos y débiles de flor, para evitar su quebrantamiento, embolsar la uva, o acolchar el suelo para proteger las plantas que por la tarde se encuentren agotadas debido a la deshidratación.

 

AGOSTO9

 

También acolcharemos las plantas de tierra ácida (azaleas, rododendros, camelias) y las que están recién plantadas para proteger sus raíces sensibles de las altas temperaturas y guardar la humedad. Eliminaremos las malas hierbas a mano, ya que con constancia cada vez saldrán menos sin necesidad de usar herbicidas.

 

Ataremos las trepadoras según van creciendo. Las plantas que lo necesiten se estacan, por ejemplo, los tallos nuevos de las dalias, ya que podrían romperse con el viento. Las ramas muy cargadas de frutos se pueden sostener artificialmente con cañas o cuerdas, para evitar que se rompan.

 

En cuanto a nuestro refranero popular, “Lo que agosto madura, septiembre asegura”

Manuel Soler

Jardiner del Botànic de la Universitat de València

Medios