AMPLÍA TU JARDÍN FÁCILMENTE CON ESQUEJES

Primavera es uno de los mejores momentos del año para multiplicar nuestras plantas a través de esquejes y así rellenar esos rincones vacíos que todavía quedan o han ido surgiendo en nuestro jardín. Nuestra bloguer Guía de Jardín nos enseña cómo hacerlo y nos muestra sus plantas favoritas para reproducir de esta forma.  

Conseguir plantas nuevas a partir de esquejes es una manera fácil, rápida y económica de aumentar nuestra colección en el jardín. Un esqueje no es más que una porción del tallo o rama de una planta que se introduce en la tierra para reproducirla y que es capaz de echar raíces. No todas las especies vegetales son capaces de hacerlo, pero si conseguimos que lo haga crecerá además más rápido que una plántula obtenida de semilla. Por ejemplo, si quisieras conseguir una glicinia a partir de semillas, tardarías unos diez años en verla florecer por primera vez. Sin embargo, la misma planta obtenida de un esqueje, mostrará sus primeras flores en dos o tres años.

Otra ventaja de la multiplicación por esquejes (reproducción asexual) es que nos garantiza que la nueva planta será igual a la original, un clon exacto. Mientras que en el caso de las semillas (reproducción sexual) y debido a factores genéticos, no tenemos la certeza de que se muestren los mismos caracteres que tenía la planta madre. Además, es interesante saber que existen plantas estériles y que si bien producen simientes, éstas no son viables. Es el caso de algunos híbridos naturales y la mayor parte de los obtenidos de manera artificial, por tanto estas plantas solo podrán propagarse por otros métodos, entre ellos los esquejes.

 

ARBUSTO CORTAR RAMA

 

Por último decir que es una técnica que resulta muy rentable. Si tienes amigos jardineros puedes intercambiar esquejes con ellos y además puedes conseguir varias plantas a partir de una, la planta madre no corre peligro porque le cortes algunos tallos siempre que lo hagas con cuidado. También es un recurso excelente, por ejemplo, cuando se necesitan muchas plantas para formar un seto o llenar un parterre. Las gramíneas y las hierbas se multiplican bien por esquejes pero no son las únicas, muchos árboles y arbustos también. Nosotras, ahora en primavera, los usamos sobre todo para repoblar las calvas del césped a partir de esquejes que tomamos de las zonas más pobladas.

  

CÓMO Y Cuándo preparar esquejes

El mejor momento para preparar y plantar esquejes es en primavera y otoño, coincidiendo con la fase de crecimiento de las plantas. Las temperaturas suaves y la humedad de estas estaciones facilitan además que los esquejes dispongan de más tiempo para producir raíces antes de secarse. Es muy poco probable tener éxito en verano por el exceso de calor, ni en invierno, porque las plantas no crecen

 

esqueje salvia microphylla

Esqueje de salvia (izquierda)

 

Hacer un esqueje es una tarea fácil y bastante rápida, pero hay que ser meticuloso y limpio para garantizar el mayor éxito posible. Antes de empezar deberás tener preparado:

• Contenedor: una maceta o recipiente de tamaño pequeño con un orificio de drenaje
• Sustrato: los expertos recomiendan turba negra porque retiene bien la humedad, pero sirve un sustrato universal si lo mantiene correctamente hidratado
• Tijeras: lo ideal son unas tijeras de podar que estén bien limpias
• Hormonas de enraizamiento: es un producto que ayuda a la formación de raíces, pero es opcional

Puede que hayan ligeras diferencias en cuanto a la forma de proceder, pero a continuación os explicamos la técnica que nosotras seguimos para preparar los esquejes.

• Escoge un trozo de rama con al menos cuatro yemas, dos de ellas quedarán enterradas en el sustrato y las otras dos por encima de la superficie. Las yemas enterradas darán lugar a raíces; las que quedan al aire, producirán nuevos tallos.
• Elimina todas las hojas, dejando tan solo un par de ellas en la parte superior. Un par de hojas son suficientes para que la planta respire sin que se pierda demasiada agua.
• Introduce la tierra en la maceta sin apretarla demasiado. Pincha con un palito en el centro para abrir un pequeño agujero con profundidad suficiente para que quepa el esqueje.
• Impregna con el producto enraizante (si has decidido usarlo) la parte de abajo del esqueje e introdúcelo en el agujero hasta que las dos yemas inferiores queden enterradas.
• Presiona la tierra alrededor del tallo para que el esqueje quede sujeto y después riégalo con suavidad.
• Deja la maceta con el esqueje en un lugar sombreado y mantenlo húmedo durante al menos dos semanas. En ese periodo observarás con claridad si la nueva planta prospera o no y, si todo va bien, continúa con riegos regulares como harías con una planta recién comprada.

 

10 plantas muy fáciles para hacer esquejes

La reproducción por esquejes es factible en muchísimas especies y te animo a que pruebes con cualquier planta que te guste; pero, si quieres ir sobre seguro, aquí tienes una lista de 10 plantas que nosotras propagamos por este método y casi nunca fallan.

 

1. Planta del dinero o de la moneda

Existe una creencia popular de que esta planta trae abundancia a nuestro hogar, lo cierto es que a partir de pequeños esquejes de ella lograremos reproducirla con abundancia.

 

plectranthus

 

Los esquejes de esta planta tardan tres o cuatro semanas en enraizar en sustrato; pero si las introducimos en un recipiente transparente con agua, estimularemos la formación de raíces y éstas aparecerán en dos o tres semanas. Cuando veamos las raíces, ya la podemos plantar en la maceta.

 

2. Salvia

Nos encanta la salvia por sus bonitas flores y su aroma. La Salvia officinalis es la más popular, pues sus hojas son las que se utilizan en cocina para aderezar platos. Pero hay muchas variedades de salvias y algunas tienen flores muy ornamentales, como la Salvia microphylla.

 

salvia officinalis

 

Cualquiera de ellas se puede propagar por esquejes en primavera. Yo utilizo hormonas de enraizantes y las planto directamente en sustrato, tardan tres o cuatro semanas en comenzar a crecer.


3. Albahaca

La albahaca tiene un aroma delicioso y siempre viene bien tener una mata cerca de la cocina para utilizarla en los platos a base de pasta. Los esquejes de esta planta herbácea prosperan con facilidad y con bastante rapidez.

 

albahaca

 

Para esquejar la albahaca deberemos tomar las pequeñas ramificaciones que salen del tallo principal y haremos, con cada una de ellas, un esqueje que enraizará con facilidad incluso sin producto enraizante.


4. Alegría de la casa

La alegría de la casa es una pequeña planta herbácea que cada primavera llena las mesas de viveros y centros de jardinería. Es fácil de cultivar y florece continuamente desde la primavera hasta el otoño.

 

alegrias

 

Los tallos de la alegría son carnosos y muy frágiles, se tronchan con facilidad al manipularlas. Si rompes uno de sus tallos aprovecha y conviértelo en un esqueje, aunque también puedes cortar un trozo de rama a propósito. Introduce el esqueje en un vaso de agua durante unos días para estimular la producción de raíces. Cuando las raicillas nuevas tengan dos o tres centímetros de longitud, ya puedes plantarla en tierra. Recuerda que la alegría necesita que el sustrato esté siempre ligeramente húmedo.

 

5. Potos

El potos es una popular planta de interior, de porte colgante y muy decorativa. Es una especie muy resistente que crece con rapidez si está en una ubicación bien iluminada. 

 

potos

 

Para hacer esquejes, se cortan trocitos de ramas de unos diez centímetros, que se pueden plantar directamente en tierra o en un recipiente con agua hasta que salgan las raíces y, entonces, plantar.


6. Cinta

El nombre de esta planta siempre me ha resultado muy descriptivo, sus hojas parecen delicadas cintas de colores que crecen en forma de roseta. Su facilidad de cultivo la ha convertido en una popular planta de interior, aunque también puede cultivarse fuera de casa en climas cálidos.

 

cinta

 

La cinta se propaga con facilidad a partir de estolones, ramas largas que en sus extremos producen pequeñas plantitas idénticas a la planta madre. La mejor manera de conseguir una nueva planta es apoyar el extremo de un estolón sobre la tierra, en pocas semanas emitirá raíces y podrás cortar la rama que lo une a la planta madre.


7. Suculentas

Todas las plantas suculentas se pueden reproducir plantando algún trozo de su tallo en tierra, pero algunas especies, también se propagan a partir de sus hojas. Yo lo he comprobado con echeverias, graptopetalos y algunos kalanchoes.

 

esquejehojagraptopetalum

 

Cuando una hoja de estas suculentas entra en contacto con el suelo, comienza a emitir unas pequeñas raíces y a formar una nueva planta en el extremo donde estuvo pegada a la planta madre. Es importante mantener estas hojas ligeramente hidratadas, bastará con pulverizar un poco de agua sobre ellas.


8. Geranio

Los esquejes de geranio son un clásico, al menos para mi. Recuerdo a mi madre recoger ramitas rotas de algún geranio de los balcones vecinos para plantarlas en el balcón de casa. Creo que aquello fue lo que inició mi curiosidad por las plantas, ver que de una rama rota, mi madre conseguía hacer plantas nuevas. Los geranios son fáciles, y muy satisfactorios por lo pronto que comienzan a florecer.

 

geranio

9. Hortensia

Las hortensias siempre me parecieron plantas difíciles; sobre todo en nuestro clima, con veranos cálidos y secos. Aún así, no pude resistirme y planté una en una maceta del jardín. De eso hace ya más de doce años. He descubierto, con la práctica, que si se evita la cal del agua y se mantienen bien hidratadas, también pueden cultivarse en nuestra región. Aún así, es mucho más sencillo que prosperen en regiones con las condiciones adecuadas, como el norte de nuestro país.

 

hortensias

 

De todos modos, entre las muchas cosas que he descubierto de las hortensias, es que se reproducen muy bien por esquejes. En este caso lo ideal es hacerlos en otoño, aprovechando los tallos que cortamos a la planta madre. En ese momento se clavan en la tierra y se dejan ahí hasta la siguiente primavera, durante ese periodo de tiempo enraízan y al llegar el buen tiempo comienzan a brotar hojas nuevas.


10. Rosa

Los rosales son mucho más fáciles de cultivar de lo que algunos creen, lo complicado en ellos es mantenerlos libres de plagas: oídio, pulgón, orugas, etc.

 

rosas

 

También es sencillo propagar un rosal mediante esquejes. Se sigue el mismo método que comenté antes con las hortensias: hacer esquejes con las ramas que se podan a finales de invierno. Lo interesante en este caso es fijarse bien y elegir tallos que tengan, al menos, una yema vigorosa.

Guía de Jardín

Blog personal escrito por Mónica y María, madre e hija, que se centra en la jardinería doméstica con temas que van desde el diseño de nuestro propio jardín hasta las técnicas que empleamos para mantenerlo. También hablamos de plantas, paisajistas y otros jardines, grandes y pequeños, que te pueden servir para inspirarte.

www.guiadejardin.com