Las especies son a la naturaleza lo que las células al cuerpo humano

Se ha desarrollado un modelo matemático que recrea el comportamiento del ecosistema para observar su dinámica y reacciones frente a diversas situaciones.

Las especies son al ecosistema lo que las células son al cuerpo humano. Con esta contundente y gráfica frase podemos resumir el último estudio del CSIC publicado por la revista especializada “Journal of Theoretical Biology”. En la investigación han participado Antonio Cuesta y José Ángel Capitán, del departamento de Matemáticas de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), y Jordi Bascompte, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)Ellos explican que el funcionamiento de los ecosistemas es similar al del ser humano: está formado por distintos tipos de células que cooperan o compiten por recursos, está colonizado por bacterias que se desarrollan con otros organismos, y está invadido por virus que a veces intervienen en los procesos reguladores del ADN. En todas estas funciones encontramos una similitudes entre especies y células.

 

La base de la que parten los investigadores es que los ecosistemas más que un conjunto de especies son una entidad en sí mismos. Desde este punto de vista podría ser beneficioso sustituir una especie amenazada por otra equivalente, y así que el ecosistema no se viera amenazado. ¿Se  perdería una especie? si. Pero se salvaría el todo, el ecosistema.

 

{hwdvideoshare}id=11|width=|height={/hwdvideoshare}

 

En segundo lugar, se plantea la relación entre especies y ambiente, ya que se supone que son las primeras las que evolucionan para adaptarse al segundo. Sin embargo, el papel de las especies es mucho más importante de lo que creemos porque son las también interaccionan. Por ejemplo, el ecosistema se forma a medida que es invadido por nuevas especies, y llega un momento en el que no admite más incorporaciones pero si el intercambio de elementos. También se puede comprobar el efecto "gran depredador", el que se alimenta de otras especies y que actúa como regulador de esa población. Si no está, esas especies crecen tanto que agotan sus recursos y van hacia la extinción.

 

La importancia de la elaboración de un modelo matemático en el estudio de la naturaleza es la posibilidad de introducir variantes y de poder contrastar distintas hipótesis sobre la interacción de las especies, ya que la escala temporal evolutiva de un ecosistema puede ser muy grande y requeriría datos recogidos durante siglos o milenios para poder realizar un estudio.

 

Fuente: Efe Verde

Revista Espores. La veu del Botànic

Redacción de Espores, la veu del Botànic

Revista de divulgación científica del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia

Medios