UNA BOTÁNICA AL MES: ELENA ESTRELLES

Elena Estrelles Elena Estrelles Conservadora del Banco de Germoplasma

Seguimos con esta nueva sección mensual de Revista Espores en la que, lanzamos 12 preguntas a un botánico/a del Jardí Botànic de la Universitat de Valencia. En esta ocasión, tenemos el gusto de hablar con Elena Estrelles quien se incorporó al Botánico hace 26 años. Ahora nos cuenta los aspectos más relevantes de su trabajo, Conservadora del Banco de Germoplasma.

Elena, pasa horas y horas entre cámaras refrigeradoras intentando que las semillas se conserven durante más de 50 años pero, también debe salir al campo para recoger el material para sus investigaciones donde a veces, las condiciones no son tan óptimas como quisiera. ¿Por qué su trabajo es tan importante? Descubre el día a día de un banco de germoplasma gracias a las respuestas de nuestra botánica del mes.

 

1. ¿Cuánto tiempo llevas trabajando en el Botánico?

Esta pregunta me va a hacer pensar demasiado. Yo empecé a trabajar en el Jardín Botánico con una beca de colaboración en febrero de 1991; hace ya 26 años. Esta oportunidad fue muy importante para mí porque, después de varios años participando en diversas actividades del departamento de Botánica en la facultad, yo ya estaba segura de que este campo era el que más me gustaba. Me me incorporé al equipo del Jardín en la fase final del proyecto de restauración y recuperación que se inició en 1987 con Manuel Costa de director. Este fue un momento de profundo cambio para el centro, y desde entonces, no ha dejado de crecer y mejorar en aspectos diversos, como el estudio, la educación, la cultura y la investigación, todo ello orientado a la conservación de nuestra flora.

 

Equipo2

Ana Ibars y Elena Estrelles trabajando en el Jardí Botànic

 

2. ¿POR QUÉ te dedicaste a la botánica?

Yo creo que destacaría dos motivos fundamentales, las personas y la financiación. Considero que he tenido muy buenos maestros, que me transmitieron la importancia de las plantas y la vegetación en sentido amplio, despertando mi interés. Y también he tenido muy buenos compañeros que me integraron en un equipo que siempre ha trabajado con ganas, y en el que todos los días sigo aprendiendo algo, lo cual es muy estimulante. Por otro lado, es obvio que si no fuera por la decisión de la Universitat de València de apoyar un proyecto de desarrollo para que el Jardín Botánico pudiera desarrollarse, incorporando gente joven, yo no estaría aquí.

 

3. ¿En qué consiste tu trabajo?

Actualmente estoy dedicada a la conservación de esporas y semillas de plantas silvestres a largo plazo en el Banco de Germoplasma, con la finalidad de mantenerlas vivas para obtener planta cuando sea necesario. Nuestro trabajo, muy básicamente, puede resumirse en localizar y visitar las poblaciones naturales para recolectar el material y, una vez en el jardín, prepararlas para poder conservarlas durante muchos años (>50 años). Así mismo, establecemos los protocolos de trabajo más adecuados para los procesos de germinación y cultivo de estas plantas. Información más amplia sobre lo que hacemos, incluso algunos protocolos, están disponibles en la página web del Jardín.

 

ap 228 val

En el Banco de Germoplasma se establecen los protocolos de trabajo más adecuados para los procesos de germinación y cultivo de estas plantas


4. ¿CÓmO és la situació laboral?

La realidad actual es que donde hemos llegado a ser diez personas ahora somos sólo dos. Actualmente es muy difícil conseguir financiación para contratación. Nuestro pilar básico ahora mismo es la propia Universitat, y seguimos teniendo el apoyo de la Generalitat Valenciana, con quien colaboramos estrechamente. El trabajo que se realiza, y con ello, los objetivos que se alcanzan, siempre están ajustados a los recursos que se destinan.

 

5. ¿Cómo ha cambiado tu trabajo con los años?

La verdad es que nuestra forma de trabajar ha cambiado muchísimo en todos los aspectos. Hemos progresado mucho, sobre todo en equipamientos e infraestructura. Donde empezamos limpiando las semillas de manera totalmente manual y artesanal, hoy disponemos de diferentes aparatos que nos facilitan el trabajo y nos ahorran mucho tiempo. Disponemos de una microbalanza que nos permite pesar milésimas de milígramo, lo que hace posible la caracterización de las semillas más pequeñas. La sala seca nos permite trabajar en condiciones óptimas para el encapsulado y realizar trabajos de investigación con control de la humedad.

 

Banc

Banco de trabajo del Banco de Germoplasma

tubos 1

Tubos de vidrio cerrados herméticamente que conservan las semillas en una cámara de congelación a 20ºC bajo cero


Por otro lado, las nuevas tecnologías de la comunicación, para bien o para mal, han tenido un gran impacto en el trabajo diario. Pensad que antes cuando necesitábamos un artículo lo solicitábamos a su autor por carta y este nos lo enviaba por el mismo medio, con lo que podían pasar meses hasta que disponías de la información que necesitabas. Hoy lo solicitas por email y en un par de días lo tienes, o entras en una red de trabajo y lo descargas directamente en unos minutos, ¡¡vaya diferencia!! En resumen, las infraestructuras modernas y las nuevas tecnologías mejoran nuestra capacidad de trabajo por lo que invertir en investigación y proyectos resulta siempre rentable.

 

6. ¿Qué herramientas necesitas para hacer tu trabajo?

Lo más simple: coche, sobres de papel, tijeras, tamices, bandejas, tubos de vidrio, soplete, congeladores de -20 ºC. Lo más sofisticado: Gel de sílice con indicador de humedad, microbalanza, congelador de -80 ºC e incubadores con control de temperatura y luz.

 

 salida campo 2

 compo recoger

Parte del trabajo consiste en localizar y visitar las poblaciones naturales para recolectar el material


7. ¿Trabajas solA o en compañía?

Especialmente la parte de trabajo en el campo nunca se puede, ni se debe, realizar de manera individual, pues supone un riesgo estar solo en un lugar inaccesible y sin cobertura telefónica, pues estarías totalmente desasistido en caso de cualquier tipo de accidente laboral. Nuestro equipo está formado por dos técnicos, y además el grupo de investigación del Jardín Botánico está conformado por profesores con los que nos integramos y coordinamos para conseguir objetivos conjuntos. Nuestro trabajo siempre se hace en equipo, lo cual resulta siempre enriquecedor.

 

8. ¡CUÉNTANOS UNA ANÉCDOTA DIVERTIDA!

Cuando vamos caminando por el monte buscando alguna de esas plantas raras, de las que nos interesa recoger semillas para conservar en el banco, no siempre llegas al sitio indicado y la encuentras a la primera. En algunos casos, sobre todo si es la primera vez que visitas la población, puedes caminar durante horas sin encontrarla. En una ocasión, caminando por una ladera, de repente, sin haber traspasado ninguna verja, nos dimos cuenta de que estábamos en una propiedad privada en la que había un perro guardián... Uff, tuvimos que correr y saltar el muro de la entrada para eludirlo. Parece que los dueños nunca imaginaron que por ahí pudiera entrar nadie paseando. Me sentí fatal, pero no dejó de ser una situación de película cómica.

 

9. ¿Cuál es la habilidad imprescindible para hacer tu trabajo?

Minuciosidad y capacidad de aprendizaje continuo.

 

10. ¿Cómo animarías a los actuales estudiantes de biología para que se DEDICARAN A LO MISMO QUE TÚ?

La botánica no es una línea de trabajo en sí misma, sino que está compuesta de muy diversas ramas en las que se pueden desarrollar trabajos de investigación de gran interés y relevancia. En la actualidad, por ejemplo, relacionados con el cambio climático o la desertificación, entre otros. En el banco nos interesa, por ejemplo, conocer cuál es la longevidad de las semillas, como envejecen y por qué mueren. Nos interesa estudiar la tolerancia de las semillas a diferentes tipos de estrés, por ejemplo el estrés hídrico o el estrés salino. También intentamos buscar posibles efectos del cambio climático sobre la germinación de semillas y esporas.

 

eLENA

Elena Estrelles durante su jornada en el Banco de Germoplasma

 

11. ¿Qué es la primera cosa que haces al entrar en el laboratorio? ¿Y la última?

Lo primero comprobar el buen funcionamiento de los equipos que mantienen la colección y se utilizan en los estudios. A primera hora revisamos que los incubadores, los deshumidificadores y los congeladores funcionen perfectamente, pues cuando fallan se rompen las condiciones de conservación que aseguran la supervivencia del material conservado o se estropean los experimentos que pueden llevar meses en marcha. Lo último, intentar cumplir con los objetivos marcados para el día, lo cual es casi imposible.

 

12. Imagina que tienes tanto de presupuesto como quieras, ¿cómo sería, entonces, tu trabajo? ¿Qué cosas mejorarías?

Lo único que necesitamos mejorar es la incorporación de nuevo personal. Imagino que si esto fuera posible el equipo podría ampliarse, incorporando personal con formación especializada, que permitiría diversificar las actividades y el desarrollar nuevas líneas de trabajo e investigación. Esto es nuestro objetivo de futuro.

Revista Espores. La veu del Botànic

Redacción de Espores, la veu del Botànic

Revista de divulgación científica del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia