G. Bacchetta: “Queremos una conservación activa que mejore la vida de las personas”

Gianluigi Bacchetta es el director del Orto botánico di Cagliari y actual presidente de Genmeda, una red de centros para la conservación de la flora mediterránea. Considera imprescindible para el éxito en la conservación el compartir experiencias e impulsar proyectos conjuntos que impliquen a las personas y que propicien un desarrollo más que sostenible: ecosófico.

Conoce bien el Jardí Botànic de la Universitat de València, al que lleva viniendo desde hace más de 20 años, así como los trabajos de conservación que se desarrollan en la cuenca del mediterráneo. A principios de noviembre estuvo en el Botànic para impartir una conferencia sobre proyectos y experiencias de conservación de plantas autóctonas en la restauración de hábitats mediterráneos. Más allá de los papers de flora amenazada, defiende la necesidad de estrategias de conservación in situ y ex situ, implicar a las personas y comunicar adecuadamente el proceso. Desde su posición en Cagliari, impulsa proyectos como Care-Mediflora, los programas Life Providune y Res Maris. Ahora, se propone relanzar de nuevo la red Genmeda para convertirla en una herramienta potente y útil con la que reivindicar una conservación activa que mejore la vida de las personas.


(Pregunta) Ha asumido recientemente la presidencia de Genmeda y parece decidido a revitalizar esta red. ¿Por qué piensa que es necesaria?

(Respuesta). Genmeda es una red de centros de conservación de flora que nació aquí en València a partir de unos proyectos Interreg, Genmedoc y Semclimed, en los que participamos junto con el Jardí Botànic de la Universitat de València y el Centro para la Investigación y Experimentación Forestal (CIEF). Esto fue hace 15 años y, desde entonces, hemos podido desarrollar una colaboración muy estrecha entre jardines botánicos y bancos de semillas y actuar según la estrategia de conservación de la biodiversidad. Sin embargo, la red sólo se ha desarrollado hasta cierto punto, tiene dificultades de financiación y ahora pretendemos revitalizarla. Necesitamos cambiar la estructura, crear un comité directivo que gestione los proyectos… por eso hemos organizado un congreso para reunir a todos los agentes implicados. Necesitamos hablar de nuestro futuro.

Gianluigi Bacchetta 3

Gianluigi Bacchetta junto a un ejemplar de Angusta formosa, la primera especie descrita por el profesor.


Nos habla de la Mediterranean Plant Conservation Week, del 12 al 16 de noviembre, en Malta, organizada por el proyecto Care-Mediflora.

Sí. Los botánicos estamos muy acostumbrados a hablar o comunicarnos entre nosotros. Por eso mismo hemos querido organizar un evento que reúna a personal científico, técnico, de otras instituciones y en particular la IUCN, fundaciones públicas y privadas, como MAVA... Vendrán científicos a contarnos experiencias llevadas a cabo en diferentes sitios del mediterráneo, como John Thompson, Gary Martin, Costas A. Thanos, Vernon Heywood… y muchos más. Tenemos que aprovechar la oportunidad para compartir y poder trabajar de forma conjunta en acciones y proyectos comunes.

Care-Mediflora, por su parte, es un proyecto de conservación in situ y ex situ en islas del mediterráneo liderado por Cagliari, en el que participan Baleares, Córcega, Sicilia, Creta y Chipre. Desarrollamos acciones en nuestras islas pero también queremos hacerlo en la red Genmeda.

 

¿Qué necesita Genmeda para seguir desarrollándose?

Una participación más fuerte por parte de todos los socios, teniendo en cuenta que si sostenemos Genmeda nos sostenemos a nosotros mismos, a nuestras instituciones. Y todo esto, no es que pueda procurar proyectos y financiación, sino que puede proporcionar algo más importante: futuro para nuestras instituciones, personal científico, contratos y becas para jóvenes, financiación de investigaciones que luego tengan su aplicación… Queremos una conservación activa, que luego tenga su aplicación en el campo para mejorar la vida de los pueblos. Y aplicación para formar a jóvenes científicos que puedan trabajar activamente con las poblaciones de nuestra cuenca mediterránea.

 

Puede contribuir, por tanto, a mejorar la precaria situación de la investigación.

Claro. Tanto en España como en Italia, en general en los países mediterráneos, la crisis financiera ha hecho bajar muchísimo la financiación de la investigación y, en particular, en disciplinas como la botánica o en recursos para jardines botánicos. Esto nos obliga a actuar de manera concertada y determinada porque es necesario que no sólo se escuche nuestro mensaje o que se financien proyectos, sino que se comprenda la importancia de la conservación y que los jóvenes tengan posibilidades de seguir con su pasión. El interés existe, se ve en los jardines botánicos. ¿Cuántos jóvenes se acercan a la naturaleza, la aman, pueden ser útiles para conservarla? ¿Cuántos jóvenes podrían desarrollar tantísimas cosas con esta pasión? Tenemos que ayudar y la red Genmeda puede ser una forma más. Un arnés con el cual hacer palanca y levantar la investigación de la biología de la conservación de plantas.

 

Usted también habla de la importancia de atender la parte social en las estrategias de conservación.

La conservación ex situ y la conservación in situ forman parte de la misma estrategia de conservación de la biodiversidad. Empieza ex situ y luego se desarrolla in situ. Ahí, es importante tener en cuenta las poblaciones locales y atender esta parte social. Es el trinomio definido hace tiempo por Gary Martin: Plant, People and Possibility. Es decir, a partir de los estudios de la conservación, hechos de forma ecosostenible y unidos a las poblaciones locales, seguir un desarrollo distinto. Que no sea sólo más sostenible, sino ecosófico. Un desarrollo donde las personas no están en el centro del escenario sino que son parte de un universo, que compartimos el planeta con animales y plantas y que debemos tener más respeto. Para plantas, animales, para los ecosistemas que nos hospedan.

 

¿Elaborar materiales, como manuales o guías para públicos más amplios, forma parte de este planteamiento?

Proyectos de estas características necesitan bajar de la cátedra, hablar de una forma más sencilla, ortodoxa y rigurosa siempre, pero que permita transmitir los conocimientos científicos tanto a personal técnico como a administraciones o viveristas, que son los que deberían multiplicar las plantas, o las empresas que deberían utilizarlas para la restauración. La elaboración de manuales, guías de buenas prácticas, que están disponibles de forma gratuita en la red y en diferentes idiomas, responde a esta necesidad. Para que puedan acceder cuantas más personas mejor a lo largo de la cuenca mediterránea. Encontraremos técnicas de conservación, gestión de germoplasma, ensayos de germinación y multiplicación de plantas para recuperación medioambiental en ecosistemas mediterráneos, buenos ejemplos a seguir…

Gianluigi Bacchetta 4

El profesor Bacchetta impartiendo la conferencia en el Jardí Botànic de la Universitat de València.

 

¿Qué papel juegan la divulgación y la comunicación?

Al principio, solo me dedicaba a la investigación. Ha sido después cuando he comprendido que hacía falta desarrollar muchísimo todo lo referido a la divulgación, educación y comunicación. Son tres cosas distintas. Hay que diferenciar entre educar y divulgar, y luego comunicar todo lo que se hace desde el punto de vista educativo o divulgativo, que es otra cosa.

Nosotros hemos empezado en nuestra institución a diferenciar mucho, siguiendo el paradigma savoir, savoir faire i faire savoir. Es decir, saber, saber hacer y hacer saber. Hemos invertido muchísimo en todo lo que es comunicación, tiene un papel muy importante que va más allá de las notas de prensa, noticias, la web o las redes sociales. Hay que seguir incorporando cosas. Por ejemplo, hemos empezado a hacer vídeos breves, de un minuto, para explicar qué estamos haciendo, con quién, cómo… En el proyecto Res Maris, sin ir más lejos, hemos grabado diez vídeos para ilustrar el proyecto, cómo ha sido el desarrollo, la comunicación con los stakeholders, pueblos, turistas, operadores económicos, etc. Esta vía nos ha permitido llegar a la mayoría de personas implicadas. Y en Genmeda también lo estamos intentando.

 

Trabajos, esfuerzos, que enlazan con la responsabilidad social de este tipo de instituciones.

Es fundamental la concienciación, lo que comentaba antes de desarrollar una ecosofía entre la ciudadanía. En el ejemplo de Res Maris, hemos hecho acciones en la playa, hemos dado a conocer el proyecto a través de excursiones, hemos explicado qué plantas erradicamos, qué y plantamos y por qué razones, hemos organizado juegos… Son fundamentales las acciones hechas con las personas.

Gianluigi Bacchetta 2Gianluigi Bacchetta con Jaime Güemes, director del Jardí Botànic UV, y Pilar Soriano, profesora e investigadora en el Banco de Germoplasma del JBUV.

 

Conoce muy bien nuestro Jardín. Y de hecho, es bastante similar al suyo, el Orto Botanico di Cagliari. Cuéntenos algunas similitudes y diferencias.

Son dos jardines muy parecidos, con la misma altitud, sobre sustratos calizos, misma temperatura media y cantidad de lluvia, con forma de arboreto de aclimatación de plantas, universitarios, con bancos de semillas, con las mismas colecciones, con la misma escuela botánica… Se diferencian en que este, el de València, es un poco más antiguo y es plano, y tiene colecciones peculiares que nosotros no tenemos bien desarrolladas, como la de palmeras o las carnívoras. Por otra parte, en Cagliari tenemos una parte arqueológica o histórica de mucho peso. Contamos con un anfiteatro romano del s. II d.C., un pozo romano, cava, cisternas. Y, además, estamos en el centro del casco antiguo de nuestra ciudad, somos un centro catalizador de todas las actividades.

 

Hoy le han dado buenas noticias. les han aprobado tres proyectos Life.

Efectivamente, uno con CIEF de València y otro con Murcia. El tercero tiene que ver con la financiación de una red de bancos de semillas para Italia. Siempre en red. Life is for sharing y, si compartes, ganas siempre.

 

Mireia Capsir

Colaboradora de Cultura y Comunicación del Jardí Botànic UV
Licenciada en Comunicación Audiovisual. Enganchada a la lectura de todo lo que cae en mis manos y a las series. Me encanta escribir y no soporto las chinchetas sueltas. 

Más en esta categoría: « Botánica del mes: Olga Mayoral