10 preguntas verdes a... Carles Chiner

El pasado 18 de mayo Gener dejó ir sus letras y melodías en mitad de una noche donde un Botánico se abría desesperado a la primavera. Oh Germanes!, su último disco que está en marcha desde 2016, está dedicado a las mujeres que forman parte de sus vidas, y también a las mujeres de la cultura popular y literaria. Las plantas decoraron este homenaje, y de plantas hablamos también ahora con su cantante e impulsor de la aventura, de fobias y filias, de recuerdos, de los toques y matices de verde que envuelven su día a día.

Al jardí de les espines, bombes per flors.
Ballarem fins que les nostres vides siguen records.
Si el món és un foc de fira que es va fent gran
ballarem fins que la terra siga el cor d'un llamp.

 

1. Descríbenos un lugar verde donde ibas de pequeño.

Los campos de chufa de mi abuelo, en Carpesa. De pequeño, mis hermanas, primas y yo corríamos y nos escondíamos por allí. Después nos picaba todo el cuerpo el resto d la tarde. Y también el paisaje asturiano: recuerdo de muy pequeñito pensar que no había visto nada tan verde en toda mi vida.

 

2. ¿Tienes alguna fobia inconfesable cuando vas al campo?

No especialmente. Me repugnan las cucarachas, pero en el campo no encuentro muchas.

 

3. ¿Qué paisaje podría inspirar vuestro próximo disco?

Una postal de salvapantallas, con colores irreales, de aquellas que nadie ha visitado nunca. De las que cuando, por fin, después de comprar el billete en la agencia de viajes, después de coger el avión y de decirle al taxista que te lleve hasta allí, te das cuenta de que la realidad no tiene Photoshop y que el lugar está lleno de papelitos y cacas de perro.

 

4. Si te digo “cocina y plantas”, te pones el delantal y me preparas...

Algo oriental, con toques de cilantro y curry. Quizá un basmati con verduras acompañado de un pan paquistaní relleno de queso con comino.

 

5. Y sin salir de la cocina, un sabor vegetal que odies y uno que te fascine.

No puedo con las espinacas hervidas. De pequeño mis padres tenían un horno heredado de los abuelos y rellenar las empanadas de espinacas me daba bastante asco. Aquello y la pasta de boniato de las pastas son los dos únicos recuerdos negativos que tengo del horno de mis padres. A día de hoy veo unas espinacas hervidas y se me remueve el estómago. En cuanto a la otra parte de la pregunta, me seduce el sabor a colonia chispas del cilantro.


6. ¿Cuál sería tu poder si fueras un superhéroe ambiental?

Absorber los principios activos de todas las plantas del mundo con solo mirarlas u olerlas. Aunque quizá iría demasiado a tope por la vida.

 

7. Escoge una planta para hacerte un selfie.

Un cactus. Un cactus pequeño, que quepa en el selfie, claro.

 

8. Si cotilleamos en tu armario, ¿encontraríamos botas de montaña?

Lo dudo mucho. Soy de ir al monte en chanclas y después quejarme.

 

9. Abres los ojos por la mañana y la primera cosa verde que ves es...

Un tarro de vidrio con cannabis que tengo en la estantería.

 

10. Tres coses que te llevarías a un Jardín Botánico.

Un bloc lleno de hojas en blanco, una cajita con lápices y una guitarra.

 

 

Revista Espores. La veu del Botànic

Redacción de Espores, la veu del Botànic

Revista de divulgación científica del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia