El rincón más contaminado del planeta

Datong, la capital del carbón de China, reporta numerosos beneficios económicos al país pero también es la causa de graves problemas de contaminación y de salud. Un hecho demasiado habitual en China para el que las autoridades y la comunidad internacional piden soluciones.

 

Datong, la ciudad que fue fortaleza de la Gran Muralla China y que es conocida mundialmente por sus ricos tesoros arquitectónicos, es hoy uno de los rincones más contaminados del planeta. Una gran nube de humo convierte el aire en una densa masa ennegrecida y llena de suciedad, a la que sus habitantes por desgracia parecen haberse acostumbrado a pesar de las voces de alarma de los organismos internacionales. Ya que el carbón es su fuente de vida, su alimento económico, ésto parece frenar cualquier tipo de medida tomada en favor del medio ambiente o de la salud de sus habitantes.

 

Sin embargo, las alarmas sociales se han disparado. Según un reciente estudio realizado por la Universidad de Pekín y por Greenpeace East estima que la contaminación del aire ha causado más de 8.000 muertes en las cuatro grandes ciudades chinas a lo largo año pasado. En el caso de Datong, en el mes de enero los hospitales fueron inundados por jóvenes y ancianos con problemas respiratorios justo en el momento en el que la contaminación había sobrepasado los límites máximos establecidos por la Organización Mundial de la Salud. 

 

contaminacion_joyas

El rico patrimonio histórico y cultural de Datong también se ve duramente afectado por la polución

 

Parece que de nada han servido los ambiciosos planes del exalcalde de la ciudad, Geng Yanbo, quien desde su llegada en 2008 quiso asentar planes de transparencia política, innovación tecnológica, respeto por el medio ambiente y desarrollo del turismo. Este político llegó al poder con una premisa <<El carbón es un recurso consumido, mientras que la cultura puede estimular el desarrollo a largo plazo>> e hizo de las energías renovables su principal herramienta de trabajo.

 

Los resultados en estos cinco años se han notado de forma considerable. Las energías renovables han logrado limpiar el aire de Datong, pese a la cercana influencia de la contaminación grisácea que forma parte del paisaje de su vecina Pekín. Si en 2005 la calidad del aire situaba a la ciudad en el puesto 115 de un total de 117 ciudades supervisadas por el Ministerio de Protección Medioambiental, en 2012 Datong ocupaba el puesto 47 de 120 ciudades, dejando claro la buena labor contra la contaminación atmosférica y el avance hacia una menor dependencia del carbón.

 

contaminacion_alcalde

El alcalde de Datong fue destituido de forma unilateral por el gobierno comunista. Hay voces que aseguran que su empeño por desligar el crecimiento económico del carbón está detrás de este asunto

 

Sin embargo, Geng Yanbo se ha topado de frente con algunos problemas que han llevado a su reciente destitución. El principal, que sus políticas se oponen a las economías locales, temerosas de que el nuevo modelo alejado del carbón frene su creciente economía. La destitución de Geng ha sacado a los habitantes de Datong a la calle, ya que su objetivo era que en 2015 el 25% del consumo eléctrico proviniera de energías renovables, especialmente de la energía solar. Este campo constituiría un gran fuente inversión extranjera y de empleo debido a la creación de una poderosa industria manufacturera. Ahora muchos temen que la única salida de la ciudad sea la vuelta al carbón.

 

Modelo económico a debate

Hasta hace poco, la principal fuente de ingresos para los habitantes de la ciudad y las arcas locales era la explotación de las abundantes reservas de carbón, materia prima esencial para alimentar el consumo frenético de las fábricas y hogares del resto del país. Se trata de un negocio agresivo para el medio ambiente pero que en China se ha convertido en algo fundamental, el carbón es el principal responsable del boom económico del país y su consumo se ha triplicado en la última década. Fábricas, hogares y ciudades se abastecen con la energía que nace de la quema de carbón, como dato decir que supone dos tercios de la energía que consumida por el país.

 

contaminacion_chinasmog

La nube tóxica fotografiada desde un satélite de la NASA

 

En cifras globales, China quema casi el mismo carbón que consume el resto del mundo, lo cual está asfixiando a muchas ciudades, como Pekín, debido a un peligroso smog que provoca el estancamiento del aire y la permanencia de gases contaminantes en las capas más bajas de la atmósfera, que producen sequedad en los ojos y problemas respiratorios severos. Si sumamos los millones de automóviles que recorren el país cada día, China se ha convertido en uno de los puntos más contaminados del planeta con índices de polución inauditos hasta la fecha.

 

contaminacion_carbon2

Minas de carbón en China

 

Además de Datong, el otro foco de contaminación de China es la capital, Pekín, que en el mes de enero se enfrentó a una gran nube tóxica que ha sido catalogada como la peor de su historia. Las autoridades recomendaron a la población  que no saliera de casa, a pesar de esto muchos lo hicieron pero llevando mascarillas para evitar respirar el aire que podía causarles diferentes afecciones respiratorias y cardiopulmonares.

 

Evidentemente, la nube tóxica de Pekín fue un caso aislado en el que hubo varios factores a tener en cuenta, entre ellos la combustión de vehículos a diésel y de gasolina, las reacciones químicas de gases emitidos a la atmósfera y en menor proporción las fuentes geológicas y biológicas, todas ellas vinculadas a la ola de frío que arrasó el país. 

 

La comunidad internacional pide respuestas

El Fondo Mundial para la Naturaleza instó el pasado mes de mayo a China y África a que incluyeran algunos compromisos medioambientales como herramienta fundamental para la cooperación y el desarrollo. Mientras tanto, los altos funcionarios pidieron a las embajadas extranjeras que dejaran de publicar sus propias interpretaciones de la contaminación del aire en China. La población lo tenía claro, los datos que ofrecía el Gobierno de Pekín eran poco fiables. Es necesario que la comunidad internacional tome cartas en el asunto.

 

Desde el gobierno chino se asume la necesidad de disminuir la dependencia de la industria pesada y restringir el uso del carbón. En Pekín, las autoridades han cerrado fábricas y restringido el uso de automóviles para tratar de reducir la contaminación mientras que se recomienda a la población que cierre las ventanas de sus viviendas. La venta de purificadores de aire y mascarillas ha aumentado de manera considerable haciendo que muchas tiendas ya no tengan estos productos.


contaminacion_chinatoxica

La nube tóxica de Pekín del pasado mes de enero

Las iniciativas tomadas desde Pekín parecen positivas, China apuesta por las nuevas tecnologías y está invirtiendo considerablemente en energía hidroeléctrica y otras fuentes renovables, por lo que muchos la consideran un país puntero en energías verdes. Sin embargo, el gigante asiático no para de crecer y con ello su hambre energética, así pues hasta que las nuevas energías den un resultado positivo la demanda de energía seguirá creciendo y lo hará en forma de consumo de carbón.

 

Podemos decir entonces, que China es uno de los países más grandes del mundo y también el más contaminado. El 70% de sus ríos, lagos y playas lo están, cerca de 20 millones de chinos no tienen acceso a agua potable y además 100.000 personas mueren cada año debido a enfermedades relacionadas con la contaminación del aire y del agua. Un país po rtanto que encabeza las listas de los más contaminantes tanto a nivel acuático como en emisiones de CO2.

 

Pero el caso de China no es único, esta situación va ligada al desarrollo económico y por tanto ocurre lo mismo en otros países en vías de desarrollo. Por ejemplo, Brasil está en las primeras posiciones de casi todas las categorías de destrucción: primer lugar en deforestación, tercero en uso de fertilizantes y transformación de hábitat, cuarto en especies amenazadas y emisiones de CO2, y octavo en contaminación de agua.

 

La India, otro gran gigante económico que crece rápidamente está en una tesitura parecida, en menos de 50 años alrededor del 40% del país ha sido deforestado, ocupando así el segundo lugar en pérdida de bosques y el tercero en especies amenazadas. Y al igual que los anteriores también abusa de las emisiones de CO2, la sobrepesca, el uso de fertilizantes y la contaminación de las aguas. Países de momento con carta blanca que en un futuro no muy lejano tendrán que rendir cuentas con sus ciudadanos y el resto del mundo.

Revista Espores. La veu del Botànic

Redacción de Espores, la veu del Botànic

Revista de divulgación científica del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia

Medios