Fueron Anna Atkins y su pasión por la botánica quienes crearon el primer libro de la historia ilustrado con fotografías, a partir de sus herbarios de algas. Ciencia y arte, una vez más, fueron de la mano al iniciar el uso de la imagen fotográfica con carácter de documento científico.

 

Publicado en Ocio verde