El fotógrafo Jaume Fuster exhibe en el Botànic sus fotos de la Serra Gelada estos meses, y aprovechamos que le tenemos cerca para que nos cuente una de las muchas historias que encierra el proceso creativo alrededor de este espectacular paisaje litoral. En esta historia hay una senda misteriosa excavada en la roca usada en el pasado y a la que ahora casi nadie recuerda cómo llegar. ¿Qué les deparará esta aventura a nuestro fotógrafo y sus entusiastas acompañantes? Una vez más, la naturaleza esconde mucho más de lo que muestra, incluso tesoros botánicos.

Publicado en Ocio verde