Quien sólo conoce a Manuel Sáez por su pintura, quien además se siente irremediablemente atraído hacia ella, le imagina dedicado casi en exclusiva a sus cuadros, para lograr esa precisión que los convierte en dignos de un tratado de ingeniería artística además de en objetos bellísimos. Pero en el Botánico hemos tenido la suerte de acoger Por las ramas, su última exposición, que termina el 24 de septiembre, dedicada a otra de sus pasiones, nuestro Jardín, por lo que hemos podido conocerle mejor y saber que también acumula muchas otras. Nuestras 10 preguntas verdes se han rendido a sus respuestas.

Publicado en Entrevistas