UN BOTÁNICO AL MES: JESÚS RIERA

Jesús Riera; conservador del herbario de la Universitat de València Jesús Riera; conservador del herbario de la Universitat de València

¡Estrenamos sección en Revista Espores! Os presentaremos, mes a mes, el trabajo de uno de los botánicos/as del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia porque sin ellos y ellas nuestro Jardín no sería lo que es, un espacio dedicado a las plantas, la jardinería, la comunicación, la didáctica y cómo no, la investiagació. Hoy entrevistamos a Jesús Riera, conservador del herbario del Botánico, quien nos contestará 12 preguntas sobre cómo es su día a día. ¿Sabes cuál es la finalidad de un herbario? ¿Qué encontramos en ellos? Jesús pasa muchas horas en uno, ¡descubre qué hace!

1. ¿Cuánto tiempo llevas trabajando en el Botánico?

Empecé a venir por el Botánico cuando aún era estudiante de segundo año de lo que entonces era la licenciatura en Ciencias Biológicas, concretamente en el año 1986. Desde entonces no he dejado de tener vinculación con el Botánico. Mientras estudiaba, la relación era más esporádica, me pasaba dos o tres mañanas a la semana para ayudar en las tareas habituales, sobre todo en la gestión de las colecciones de planta viva y del herbario. Fue un complemento muy importante en mi formación académica.

 

Montgo4 042009

Jesús Riera en una dia de trabajo de campo

 

Al terminar la licenciatura en 1989 empecé a tener una vinculación más directa y constante. Es la época de becario, cuando, de manera intermitente conseguía disfrutar de una beca que me aportaba un poco de oxígeno económico. Este período fue muy estimulante porque coincidió con el proceso de restauración del Botánico. Pude participar directamente en la transformación de las colecciones de planta viva del Jardín. Durante esta etapa realicé mi tesis de licenciatura y definí mi interés hacia el conocimiento y conservación de la diversidad vegetal de nuestro territorio.

 

En el año 2000 se otro hito importante de mi relación con el Botánico: la inauguración del nuevo edificio de investigación. A partir de este momento mi trabajo en el Botánico se centrará exclusivamente en las tareas de conservador de las colecciones de plantas vasculares del herbario de la Universidad de Valencia, como consecuencia de la unificación de los tres herbarios que existían en la UVEG hasta ese momento. Es, también, el momento de la estabilidad laboral, primero mediante contratos anuales y luego con la obtención de una plaza de Botánico. En este periodo voy obtendré, también, el título de Doctor en CC. Biológicas.

 

2. Para que te dedicaste a la botánica?

Desde muy joven ya me interesaban las ciencias naturales en general, sobre todo los documentales sobre animales. Pero al llegar a la universidad y comenzar la licenciatura en CC. Biológicas, mi centro de interés cambió hacia las formaciones vegetales y, más en concreto, sobre las plantas vasculares. El motivo concreto de este cambio: no lo sé, tal vez porque son la base de los ecosistemas terrestres. Supongo que el hecho de haber tenido la posibilidad de colaborar en el Botánico terminó de decantarme por la botánica.

 

3. ¿En qué consiste tu trabajo?

Actualmente, mi trabajo se centra en el mantenimiento y ampliación de las colecciones de plantas vasculares del herbario de la Universidad de Valencia, ubicadas en el edificio de investigación del Jardín Botánico de la UVEG. Como se trata de un recurso de apoyo a la investigación, hay que estar constantemente pendiente del buen estado de las colecciones, actualizarlas con nuevas recolecciones de material y con los resultados de las investigaciones que se llevan a cabo en partir de ellas, poner la información al alcance de los investigadores y participar en los proyectos sobre biodiversidad que se llevan a cabo desde el Jardín Botánico, entre otros trabajos.

 

chaenorinum

Jesús Riera en el campo recogiendo muestras para incorporarlas al herbario. Ejemplar de Chaenorhinum crassifolium

 

4. ¿Cómo es la situación laboral?

En términos generales no es mala, si la comparamos con otras instituciones. Actualmente, somos dos personas las que trabajamos en el herbario, aunque una de ellas aún no es fija. Tenemos un presupuesto suficiente para llevar a cabo nuestro trabajo de manera satisfactoria, que se ve complementado con algún proyecto de investigación o convenio de colaboración con otras instituciones. Sin embargo, sí se ha notado la disminución de los recursos destinados a la investigación y que se ha traducido en una reducción del número de investigadores/as que se dedican a la botánica, así como al número de proyectos concedidos.

 

5. ¿Cómo ha cambiado tu trabajo con los años?

La construcción del nuevo edificio de investigación del Jardín Botánico supuso un cambio radical. Por primera vez, contábamos con unas infraestructuras adecuadas para ubicar las colecciones de plantas vasculares de los diferentes herbarios de la UVEG y poder desarrollar nuestras tareas de conservación, ampliación e investigación de las colecciones.

 

Aunque las técnicas no han cambiado demasiado en el fondo (recolección, preparación y montaje de las muestras vegetales), en lo que se ha avanzado es en acortar el tiempo de preparación de las muestras y, sobre todo, en el acceso a la información contenida en las colecciones. La aparición y popularización de la red pública Internet y la mejora de los programas de gestión de bases de datos y de imágenes digitales, está permitiendo una revolución en cuanto al acceso a la información contenida en las colecciones de historia natural en general .

 

 plec

Los pliegos sirven para conservar fragmentos de plantas secadas recogidas en el medio natural

 

6. ¿Qué herramientas necesitas para hacer tu trabajo?

Podríamos dividirlas en tres grupos. Por un lado están las necesarias para las tareas de recolección y preparación de las muestras: vehículo, prensas y congeladores. Después, todas aquellas necesarias para la identificación y gestión de los ejemplares: lupas binoculares, fondos bibliográficos, ordenadores... Finalmente, las relacionadas con el acceso y divulgación de la información contenida en las colecciones: programas informáticos variados (gestión de bases de datos, tratamiento de imágenes, sistemas de información geográfica-GIS...), escáner e Internet.

 

7. Trabajas solo o en compañía

Actualmente somos dos las personas que trabajamos en el herbario. Al inicio de mi trabajo como conservador del herbario trabajaba solo. Además de ser muy aburrido, costaba mucho poder atender todas las tareas que hay que hacer en un herbario. Desde que somos dos, todo es más agradable: puedes atender mejor las diferentes tareas, intercambiar opiniones y mejorar el trabajo, el trabajo de campo es más seguro y entretenido. Ahora lo que hace falta es conseguir consolidar este equipo y ampliarlo en la medida de las posibilidades.

 

8. ¿Cuál es la habilidad imprescindible para hacer tu trabajo?

Creo que para dedicarse a la botánica o cualquier otra disciplina de las ciencias naturales debes tener mucha curiosidad. Curiosidad por conocer y amar tu entorno, para buscar diferencias entre los organismos, para buscar y aplicar nuevas técnicas para mejorar el trabajo que haces.

 

9. ¿Eres alérgico a alguna planta? ¿O al polen?

Si, desgraciadamente soy alérgico al polen de cupresáceas, olivo y gramíneas. Es un contratiempo importante cuando hacemos trabajo de campo. Hay que estar pendiente siempre de los antihistamíncs y, aun así, no siempre puedo eliminar por completo los efectos de la alergia.

 

premsa2

Prensando el campo

 

10. ¿Qué época de la botánica te hubiera gustado vivir y porquÉ?

Me hubiera gustado poder vivir la época de las grandes expediciones naturalistas de los siglos XVIII y XIX, donde aún quedaban continentes enteros desconocidos para las ciencias naturales y, además, se estaba creando la estructura actual de los conocimientos sobre los organismos.

 

11. ¿A qué Botánico te hubiera gustado conocer?

Me hubiera gustado conocer a Pius Font-Quer. Creo que es el botánico contemporáneo que más ha influido en la botánica actual de España.

 

12. ¿Cuál es la primera cosa que haces al entrar en el laboratorio? ¿Y la última?

Como no podía ser de otra manera en un mundo que gira alrededor de las redes y las nuevas tecnologías, el primero y último que hago en mi trabajo es encender/apagar el ordenador.

 

Espores

Redacción de Espores, la veu del Botànic

Revista de divulgación científica del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia