Los cottage garden de Russell Page

Formado en el ámbito de las artes plásticas, la pasión por las plantas llevó a Russell Page a cambiar los pinceles por el diseño de jardines. Fue así como se convirtió en uno de los paisajistas más destacados de la década de los cincuenta, desempeñando su oficio principalmente en Francia, Inglaterra y EEUU. Sin embargo, a pesar del éxito, sólo una vez y durante poco tiempo mantuvo un jardín propio en su casa londinense.

Montague Russell Page es uno de los grandes nombres del paisajismo moderno. Su obra The Education of a Gardener, editada en 1962, supone uno de los análisis más contundentes y concienzudos de la historia del diseño de jardines desde la época clásica hasta el Islam que, más de cincuenta años después de su publicación, sigue siendo una de las guías en las que se basan los paisajistas actuales. Según los expertos este libro es uno de los mejores regalos para aquellos que quieren iniciarse en el arte de la jardinería porque contiene historias, anécdotas y consejos cómo la forma de seleccionar las plantas teniendo en cuenta su color de acuerdo con las estaciones del año o cómo alternar rocas y espacios de acuáticos en tu jardín. Sobre todo, The Education of a Gardener destaca por recoger las experiencias vitales de uno de los paisajistas más importantes del siglo XX.

 

russell pagetheeducationgardener

 

Las andanzas de Russell Page en el mundo de los jardines comenzaron hacia el año 1935 cuando trabajaba con el arquitecto Geoffrey Jellicoe. Algunos años antes Russell Page había conocido durante su estancia en París a André de Vilmorin, heredero de una importante familia dedicada a la horticultura y al comercio de semillas. Gracias a esta amistad Russell comenzó a interesarse por las plantas, y volvió a su Inglaterra natal con el objetivo de dedicarse a ellas uniéndolas con su gran pasión: el arte. La sociedad formada por Geoffrey Jellicoe y Russell Page fue poco fructífera empresarialmente pero encumbró a la pareja hasta convertirlos, con el paso de los años, en dos de los paisajistas más importantes de su generación. El trabajo más importante que realizaron juntos fue el Caverman Restaurant, un local de hostelería enclavado en la garganta de Cheddar, el escarpado paisaje calizo en el que en el año 1903 se encontró el esqueleto humano más antiguo de las islas británicas. Caverman Restaurant es un moderno local integrado perfectamente en la roca, que surge como un elemento más del paisaje y que ha sido alabado por su diseño interior y exterior.

 

russell pagecavermanrestaurantcheddar

Geoffrey Jellicoe y Caverman Restaurant

 

Vuelta a Francia y diseño de jardines cottage

En el año 1942 y hasta 1962 Russell Page fijó su residencia en Francia. Allí se dedicó a todo tipo de proyectos de jardinería, desde el diseño de pequeñas parcelas a obras públicas. Su inusual talento para unir horticultura y arte y su pasión por descubrir conocer otras culturas llevaron a Page a realizar distintas comisiones por Europa, Oriente y Sudamérica. Estos viajes le permitieron conocer de primera mano la historia de los jardines en otros lugares del mundo, empatizar con ella y conocer multitud de plantas y árboles.

 

La fama de Russell Page fue subiendo como la espuma y pronto comenzó a ser reclamado por ilustres personalidades como el príncipe Eduardo (Duque de Windsor para quién reformaría el Jardín Culpeper), el diseñador Óscar de la Renta, el compositor William Walton o la compañía PepsiCo, para quien Russell Page diseñó los jardines corporativos de esculturas Donald M. Kendall situados en Purchase (Nueva York), a unos 45 minutos de Manhattan.

 

russell pagepepsico

russell pagepepsico esculturas

 Jardín de esculturas Donald M. Kendall

 

Una de las características de los diseños de Russell Page es su intención constante de mostrar interactuación entre los diferentes elementos del jardín, dando especial importancia a las plantas autóctonas. En este sentido uno de sus grandes logros fue la reinvención de los llamados cottage garden, un tipo de jardín típico de la campiña inglesa de diseño informal y plantas densas que mezcla ornamentación y plantas útiles. Estos jardines tienen su origen en la época e Isabel I y surgieron como una salida de las clases más humildes que vivían lejos de las ciudades para cultivar sus propias hierbas y de alimentos. Posteriormente, ya en el siglo XIX, las plantas ornamentales, que en un principio se usaban únicamente para rellenar espacios fueron tomando cada vez más importancia hasta convertirse en protagonistas de este tipo de jardines.

 

En la actualidad el término cottage garden se aplica tanto a jardines grandes como pequeños. Las plantas seleccionadas para formarlo suelen ser reliquias y variedades pasadas de moda, lo que hace las delicias de los auténticos amantes de la jardinería. Entre estas variedades destacan las rosas, las plantas trepadoras, las lilas, el laurel y otro tipo de plantas vistosas como la caléndula, los pensamientos, las peonías o los tulipanes. Entre las hierbas tradicionales típicas de los cottage garden podemos enumerar la salvia, el tomillo, el ajenjo o la melisa, y de las variedades frutales, los manzanos, los perales y las frambuesas. Normalmente, los cottage garden se estructuran alrededor de una cabaña (que antiguamente sería una casa) e incorporan caminos flanqueados por vallas, cercas y puertas de madera. También suelen añadir un atrezzo de ollas, muebles y antiguos aperos de labranza que dan al jardín sensación de antigüedad y tradición.

 

russell pagecastilloleeds

russell pageculpeper jardin

 

Entre los cottage más importantes diseñados por Russell Page destaca el Jardín Culpeper, mencionado anteriormente y que es a su vez una de las obras monumentales de este paisajista inglés. Este jardín es uno de los que rodean el Castillo de Leeds, ubicado en el condado de Kent y cuyo primer morador fue el rey Eduardo I de Inglaterra. Este castillo se construyó sobre dos pequeñas islas en medio de un lago que está, a su vez, rodeado de bosques. Perteneciente a la familia Tudor conservó cierto aire medieval hasta que en 1980 Lady Baillie decidió transformarlo en un cottage garden típico inglés con la ayuda de Russell Page. En este jardín Page incluyó senderos bordeados de rosas antiguas, rememorando la antigua tradición de estos jardines por incluir flores de corte. Además de los rosales, en los Jardines Culpeper encontramos altramuces, amapolas, terrazas con plantas tropicales y especies exóticas que le imprimen un toque diferenciador. Además, Russell Page diseñó para los nuevos jardines de Culpeper un laberinto (1988).

 

Otras obras cumbre de Russell Page

Junto con los Jardines de Culpeper, los Jardines Landriana, en Italia, y los de Port Lympne Gardens, en Inglaterra, son dos de las obras más importantes de Russell Page. Los primeros están situados en Vía Campo di Carne en Ardea, cerca de Roma. La propiedad fue adquirida en 1956 por el Marqués Gallerati Scotti, quien plantó en él árboles típicos para dar sombra a la casa. La marquesa Lavinia, heredera de los jardines, decidió darles un toque diferente y solicitó la ayuda de Page para el diseño y la reorganización de espacios. Éste utilizó su instinto natural para insertar caminos y setos y para añadir plantas de forma armónica. El resultado es uno de los jardines botánicos privados más llamativos de Italia que destaca por su originalidad y espectacularidad, fruto del talento de Russell y de la pasión de la Marquesa. Los Jardines de Landriana intentan aprovechar al máximo el clima suave de la zona, por lo que las plantas mediterráneas son las principales protagonistas. Tras la muerte de Russell en 1985 el paisajista italiano Ippolito Pizzetti se encargó de ampliar nuevamente el espacio, abierto al público desde 1997.

 

russell pagevillalandriana

russell pagevillalandriana2

russell pagevillalandrianapaseo

 Jardines de Villa Landriana

 

Al norte del continente, en las islas británicas, encontramos la otra gran obra de Page. Se trata de Port Lympne Gardens, en el condado de Kent. Estos jardines rodean a una gran mansión de estilo eduardino construida en la primera década del siglo XX. Después de la II Guerra Mundial los jardines fueron abandonados hasta que en 1973 fueron adquiridos por John Aspinall, que los compró para albergar su colección de especies raras y en peligro de extinción. La apertura de este zoo no estuvo exenta de polémica tanto por el hecho en sí como porque la legitimidad y la forma en la que había adquirido estos animales. Cuando a Russell Page le fue encargado el diseño del nuevo jardín alrededor de las instalaciones zoológicas, éste añadió una escalera monumental, una piscina de lirios y un paseo de magnolias. En la actualidad el recinto se usa entre otras actividades para la celebración de eventos como por ejemplo, bodas.

 

russell page Port Lympne jardínajedrez

russell pagePort Lympne Gardens

 

Revista Espores. La veu del Botànic

Redacción de Espores, la veu del Botànic

Revista de divulgación científica del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia