Lancelot Brown y el origen de la jardinería inglesa

Jardines de Capability Brown Jardines de Capability Brown Imagen del Facebook de Capability Brown Festival

En 2016 se cumplen tres siglos del nacimiento de Capability Brown, considerado el precursor de los hermosos jardines ingleses tal y como los conocemos hoy en día. En Inglaterra han celebrado actos por todo lo alto y aprovechamos para contaros algo más sobre él.

Con un nombre como Capability Brown uno bien podría ser un forajido del oeste, un personaje de tez ruda y modales dudosos, sin embargo, tras este rimbombante mote, que vendría a ser algo así como Brown “el capaz”, se esconde el jardinero Lancelot Brown, al que se le atribuye el origen de la amable jardinería inglesa que se ha imitado en el resto del mundo.

 

 

They call me Capability Brown

 

En espores ya os hablamos de Brown en un artículo dedicado al inicio de la jardinería del romanticismo. El ordenado y geométrico jardín francés dejaba paso a la apariencia “natural” del entorno, si es que la naturaleza puede mostrarse artificial en algún momento aun cuando haya pasado por ella la mano del hombre. Desde aquel momento la tendencia era abandonar los caminos y senderos definidos, dejar de podar setos, olvidarnos de ordenar las flores, de calcular la gradación de colores, y simplemente disfrutar de un jardín en el que sumergirse sin saber muy bien dónde acaba la parte planificada y dónde empieza la naturaleza. Crear y diseñar sin que se note, esa sería la clave.

 

Y parece que el autor de esta corriente que llevaba al jardinero a ser creativo sin que después se apreciara esa creación en el resultado final fue Lancelot Brown, ya que si buscas información sobre él una de las frases que más se repite es que “no diseñaba jardines, creaba paisajes”. Pues eso. Y parece que comenzó pronto, porque de muy joven se colocó de aprendiz de jardinero en unas tierras que trabajaba su familia y de ahí dio el salto a su primer trabajo para un aristócrata, con poco más de veinte años. Aprovechó bien la oportunidad, pues se encargó de un gran grupo de trabajadores, del diseño del jardín de la propiedad y de la propia construcción de la vivienda, con un buen resultado que le abriría las puertas a muchas otras fincas de la aristocracia.

 

13537605 1323224331039374 8203066320864959223 n

 15037330 1456031691091970 6639434114372851133 n

Imagens del Facebook de Capability Brown Festival 

 

Nuestro protagonista comienza entonces a enlazar encargos, a dar su toque a las extensiones verdes que caen en sus manos, a gustar a quienes en la época podían pagar el mantenimiento de grandes extensiones y zonas de recreo, y llega el momento de auto nombrarse por el sonoro apodo que le caracteriza (aunque en otros foros el nacimiento del término capability lo atribuyen a que cuando encaraba un proyecto el mismo Brown hacía creer a los propietarios de un terreno de que tenía infinitas posibilidades, un gran potencial y muchas “capacidades”). Hizo mucho y lo hizo bien, tanto es así que en la página web que le han dedicado por el aniversario de su nacimiento hay una sección en la que se mapea Inglaterra con todos los jardines que le son atribuidos de uno u otro modo, y el resultado es impresionante. Incluso la lista parece que incluye los jardines del castillo de Alnwick que se utilizaron para algunas localizaciones de Harry Potter. Desde luego Brown era capaz de todo, hasta de que su trabajo salga en la que quizá sea la saga de cine inglesa más famosa de todas.

 

Los jardines en los que trabajó, vistos con nuestros ojos de ahora, no nos resultan extraños. Hemos contemplado infinidad de paisajes de ese tipo, en persona, si somos afortunados, o en fotografías y reportajes. Sin embargo, supuso un verdadero cambio en la Inglaterra del s. XVIII, en los espacios verdes de las mansiones, los castillos y las villas de la época. Además de esa sensación de naturaleza que crece a su antojo, también estableció dos principios importantes a la hora de preparar y pensar un jardín. Primero se empeñaba en que los jardines fueran tan funcionales como estéticos, que fueran exactamente lo que esperaba el propietario de su espacio verde de esparcimiento pero que no por ello perdieran su belleza.

 

13882184 1360302440664896 6863895791414787054 n

 13901344 1353551178006689 5792130285496171139 n

Imagenes del Facebook de Capability Brown Festival 

Y en segundo lugar, estaba el juego de distancias, volúmenes y perspectivas. Brown fue muy consciente, y lo aplicó bien, de que es fácil jugar con el ojo humano, y sus creaciones podían representar espacios continuos que en realidad eran conjuntos aislados, o juegos de agua en distintos puntos que formaban parte de una única extensión, por poner solo algunos ejemplos. Otras de sus marcas fueron los cinturones de árboles, los macizos de especies, los puentes, las cascadas, y los caudales de agua serpenteantes.

 

Sus ideas gustaron y, como hemos dicho, trabajó en infinidad de jardines (los datos hablan de más de ciento sesenta) de los aristócratas de la época. Pero la fama tiene también un lado oscuro, y no todos fueron seguidores de sus ideas. Parece ser que en el mundo artístico e intelectual también tuvo sus detractores, e incluso dentro de su mismo campo, pues William Chambers, creador de los famosos jardines de Kew, criticó el trabajo de Brown. Su reputación osciló, y si en el siglo XIX pasó de ser popular a un paisajista que se dedicaba a imitar a la naturaleza sin conseguirlo, en el XX volvió a renacer y se le dio el papel de padre de la jardinería romántica inglesa que perdura hasta nuestros días.

 

Hasta que finalmente este 2016 se conmemora el 300 aniversario de su nacimiento, y los ingleses, grandes amantes de la jardinería, lo han celebrado como se merece, con el Festival Capability Brown, que ha llenado el país de actividades y eventos de todo tipo. Por un lado, las celebraciones han servido para divulgar aún más la figura y el trabajo de este paisajista y arquitecto. Exposiciones, conferencias, libros, premios, visitas guiadas, performance... para todas las edades y para todos los gustos, ha sido imposible que alguien no haya encontrado alguna actividad para conocer a Brown y sus jardines.

 

13924861 1353551201340020 674460681167547731 n

 13939349 1366534780041662 6496984096918708369 n

Imagenes del Facebook de Capability Brown Festival 

Además, entre los objetivos del Festival también había propuestas de más calado y recorrido que una simple agenda de actos, como poner en valor el patrimonio paisajístico del país, interpretar lugares relacionados con Lancelot Brown que aún no estuvieran analizados, estimular investigaciones, promover un listado definitivo de “sitios Brown”, y alentar a que estuvieran abiertos al público el mayor número posible de jardines en los que Brown hubiera trabajado, incluso aquellos que normalmente no lo están.

 

festival

 

Acaba el año y seguro que tanto ingleses como turistas han disfrutado de la historia, y sobre todo del legado, de Capability Brown. Como anécdotas yo destacaría que investigando su biografía se ha sabido que fue Sheriff de un condado durante varios años, que se ha creado un té conmemorativo, pues no imagino a ningún inglés celebrando nada sin un buen té en el menú, y se ha animado a la gente a personalizar sus sesiones de té y a crear recetas del s. XVIII, e incluso que se han analizado los jardines de Peppa Pig bajos los criterios de Brown. No diréis que esto no es una celebración en toda regla. Y para cuando todo pase, siempre nos quedará en la agenda, entre nuestros viajes por planificar, una visita a alguno de sus maravillosos jardines.

Eva Pastor

Responsable de Cultura y Comunicación del Jardí Botànic UV
Me gusta la música, los libros, viajar, escribir, la divulgación científica e ir al cine con todas las consecuencias; hacer cola, comer palomitas... Me divierte ordenar con mis hijos la colección de coches de Cars. Nunca he comprendido las reglas del tenis y me da dentera cortar la pizza con tenedor y cuchillo.