KIRSTENBOSCH, EN EL CORAZÓN DE ÁFRICA

Muy cerca de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, se encuentra el Jardín de Kirstenbosch, el botánico al aire libre más grande del mundo y el primero en el mundo que se dedicó por completo al estudio y cultivo de la flora indígena de un país.

Kirstenbosch es el nombre que recibe uno de los suburbios más grandes de Ciudad del Cabo, pero para los sudafricanos es un orgullo y todo un emblema, porque así es como se bautizó al primer Jardín Botánico de África. Este jardín está lleno de singularidades, fue el primero en ser declarado, en 2004, Patrimonio Universal de la Unesco. Situado en el corazón de la región de Cape Floristic, también conocido como lo Capo Flora Kingdom, aloja más de 7.000 especies, todas ellas autóctonas. Posiblemente, su mayor tesoro es el fynbos, la famosa planta de Sudáfrica de la que se extrae la variedad de té rojo que lleva el mismo nombre. El Jardín, que cubre más de 36 hectáreas en la vertiente de una montaña, está lleno de plantas exóticas y singulares, muchas de ellas en peligro de extinción.

 

africa_aerea

Vistas del parque

  

Para conocer bien la historia de Kirstenbosch tenemos que remontarnos a 1895, cuando el empresario y colonizador inglés Sir Cecil John Rhodes, fundador de Rodesia y propietario de De Beers, la mayor compañía del mercado de diamantes, adquirió los terrenos situados en la costa oriental de la Montaña de la Mesa, un fantástico marco natural situado a las afueras de Ciudad del Cabo. El objetivo de Rhoder era preservar este bellísimo paraje del desarrollo urbano. Con la muerte del empresario en 1902, estas 500 hectáreas, pasaron a manos de la corona británica. El año 1913 y siguiendo los objetivos conservacionistas de su anterior propietario, se fundó allí una gran Reserva Natural bautizada con el nombre de Jardín Botánico de Kirstenbosch y destinada a la conservación de las diferentes especies que conforman la flora autóctona de la región. Desde entonces, este Jardín ha cumplido estos objetivos, y se ha convertido en uno de los más bellos del mundo puesto que combina el colorido de las flores con la belleza de un marco montañoso. 

 

africa_1

Nectarinia chalybea libando de unas flores de Leucospermum

africa_2

Protea real (Protea cynaroides)

 

El primer director del jardín y posiblemente y su mayor defensor fue el botánico inglés Henry Welch Pearson, quien llegó a Ciudad del Cabo en 1903 procedente de la Universidad de Cambridge en Inglaterra. Su objetivo era trabajar como profesor de botánica en el South African College, que más tarde se convertiría en la Capo Town University. La belleza y diversidad de las plantas locales lo impresionaron tanto que empezó una campaña para promover el establecimiento de un jardín botánico dedicado al estudio de especies sudafricanas. Fue él quién convenció a las autoridades de la necesidad de estudiar y preservar la flora de la zona. Su memorable discurso, pronunciado ante la Asociación Sudafricana para el Avance de la Ciencia en 1910, fue el germen del nacimiento de la Sociedad Botánica de Sudáfrica fundada en 1912. Pearson fue sepultado en Kirstenboch. 

 

 

africa_5

africa_6

 

Los protagonistas de este jardín son sus flores y plantas que son completamente diferentes a las que crecen en el interior del continente. Se estima que en esta zona, que ocupa tan sólo el 4% del sur de África, se encuentran nueve mil especies de plantas, muchas de ellas rarísimas y otras de belleza única. Pero no solamente la ubicación hace que esta zona sea rica en especies. Kirstenbosch tiene un elevado régimen de precipitaciones y por eso, muchas de las plantas de esta región, no pueden cultivarse fuera de aquí, como las maravillosas bulbosas del Cabo.

 

africa_7_Copiar

africa_fynbos

Fynbos

 

Las plantas más comunes de esta región son los fynbos, del cuales hay tres familias. Las Proteaceas, que incluyen una sorprendente diversidad de matorrales; las Ericáceas, brezos que tiñen el paisaje de rosa o rojo, y las Restiáceas, que ejercen un papel parecido al de los pastos en la sabana africana. Existe una gran cantidad de bulbosas que son muy llamativas cuando florecen, como la arlequina o esparaxis, que da unas flores muy delicadas, o las lilís Guernsey, que en otoño producen unas flores anaranjadas o color rosa oscuro y que se cultivan en todo el mundo. 

 

africa_strelizia_flower_

Ejemplar de Strelizia reginae

 

El Jardín acoge zonas de cultivo y espacios catalogados como Reserva Natural. La visita al jardín se realiza a través de numerosas sendas que conducen alos visitantes por los bosques. Destacan el Jardín de la Península, que acoge algunas de las más de 2.500 especies de plantas típicas de la región, el Jardín Aromático, formado con plantas de fragancias cautivadoras y el Jardín Medicinal, que reúne plantas sudafricanas poseedoras de propiedades curativas. Alberga también una biblioteca, un centro de investigación, un centro educativo y la sede central del Instituto Nacional Sudafricano de Biodiversidad. Es por eso que es una visita muy placentera. 

 

Más info:

http://www.sanbi.org/gardens/kirstenbosch

Revista Espores. La veu del Botànic

Redacción de Espores, la veu del Botànic

Revista de divulgación científica del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia

Medios