El Jardí Botànic de la Universitat de València: breve recorrido por la evolución vegetal

El Jardí Botànic de la Universitat de València: breve recorrido por la evolución vegetal J. Plumed

Cuando se habla de evolución, casi siempre pensamos en el mundo animal o en las personas pero, obviamente, todos los organismos han evolucionado a lo largo de la historia de nuestro planeta. Las plantas también. Carmen López nos propone una forma muy sencilla de conocer y entender la evolución vegetal: a través de un paseo por el Jardí Botànic de la Universitat de València, situado en el antiguo Hort de Tramoieres desde 1802. El Jardí Botànic ofrece un sinfín de recursos didácticos para docentes y alumnado que nos invita a aprovechar.

 

Históricamente, los jardines botánicos aparecen unidos al estudio de las plantas medicinales. Hoy en día son centros activos donde conviven las funciones investigadoras con las de divulgación científica y las actividades didácticas. La investigación se centra en el estudio y la conservación de la biodiversidad vegetal (colección de plantas vivas, herbario y banco de germoplasma). El Jardí Botànic de la Universitat de València ofrece a lo largo de todo el año una variada oferta de actividades como itinerarios guiados, talleres, cursos... Las visitas escolares son tan sólo una parte de los visitantes que se acercan al Jardí Botànic. Alumnado de todos los niveles educativos utilizan el jardín como recurso didáctico para estudiar y conocer in situ y en vivo aspectos de la botánica, características, curiosidades, adaptaciones… y la evolución de las plantas.

 

El Botànic de la Universitat

El Jardí Botànic de la Universitat de València está emplazado en el antiguo Huerto de Tramoyeres desde 1802. Con sus más de doscientos años de historia, ha vivido momentos de esplendor y de decadencia. Ha estado dirigido por médicos catedráticos de botánica como J. Pizcueta y, posteriormente, por catedráticos de Historia Natural, no médicos ni botánicos, como R. Cisternas, J. Arévalo Baca y E. Boscá. Bajo la dirección de J. Arévalo Baca, el Jardí se amplió hasta ocupar el espacio actual. En la primera mitad del s. XX, bajo la dirección F. Beltrán, catedrático de Historia Natural, el Jardí sufrió las consecuencias de la Guerra Civil y la riada de 1957. A principios de los años 60, I. Docavo, catedrático de Historia Natural y entomólogo, asumió la dirección. En este periodo se retomó la actividad docente, perdida a finales del s. XIX cuando la docencia de la botánica se trasladó al edificio central de la Universitat en la calle de La Nau. Fue en 1987, bajo la dirección de Manuel Costa, catedrático de botánica en la Facultad de Farmacia, cuando comenzó la restauración a gran escala. El Jardí Botànic se reabrió al público en 1991 y, en 2000, se inauguró el nuevo edificio de investigación.


jardiuv PLUMED
Imagen del Jardí Botànic de la UV. / José Plumed

 

El Jardí Botànic de la Universitat de València ocupa actualmente una superficie de unas 4 hectáreas distribuidas en diferentes zonas: plantas útiles (hortícolas, medicinales, cítricos…), colecciones sistemáticas (escuela botánica, orquídeas, helechos, palmeras y bromelias), plantas con adaptaciones (mediterráneas, trepadoras, desérticas, carnívoras…) y colecciones biogeográficas (endemismos mediterráneos, flora macaronésica y flora valenciana).

Podemos realizar un recorrido a lo largo de estas áreas para estudiar las características de las plantas atendiendo a sus características evolutivas, de manera que el alumnado lo puede ver en vivo. Una clase teórica se convierte en un ameno paseo que empieza en el invernadero de helechos y acaba en la “La carcasa”, la gran palmera datilera macho (Phoenix dactylifera), con sus 25 metros de altura y 27 brazos.

 

planol carmen
Plano del Jardí Botànic de la Universitat de València modificado con itinerario por C. López. 

 

La evolución de las plantas

Las primeras plantas que colonizaron tierra firme, hace más de 400 Ma, fueron los briófitos (musgos y hepáticas). Y empezamos pues, nuestro itinerario evolutivo por el invernadero de helechos, donde se pueden ver también algunas especies de musgos (1).

3 evolucion
Breve resumen simplificado de la evolución de las plantas. / C. López.

 

Los briófitos son plantas que no presentan tejidos conductores (por tanto, no son plantas vasculares) y su reproducción sexual depende del agua. Actualmente viven en ambientes húmedos, son muy sencillas y de talla pequeña. Poseen rizoides, cauloides y filoides, es decir, no presentan raíces, tallos y hojas verdaderas.

3briofitomusgo

Musgos (1). 

Las plantas vasculares son aquellas que sí presentan tejidos conductores para distribuir los fluidos: agua y sales minerales, desde la raíz a los órganos fotosintéticos, y agua con los productos de la fotosíntesis, desde los órganos fotosintéticos hacia toda la planta.

Hace unos 400 Ma aparecieron las plantas vasculares sin semillas, los pteridofitos (helechos, equisetos y licopodios). En el invernadero de helechos se pueden observar diferentes especies (2). Estas plantas, que también son de ambientes húmedos, son sencillas y sí tienen raíces, tallos y hojas, llamadas estas últimas frondes en los helechos. En el envés (cara inferior de la hoja, reverso) de los frondes aparecen unas estructuras llamadas soros donde se producen las esporas.

Tanto briofitos como pteridofitos tienen un ciclo reproductivo que alterna dos fases. En la fase esporofito, presenta las estructuras formadoras de esporas, y en la fase gametofito, presenta las estructuras formadoras de gametos. Este ciclo se llama diplohaplonte y es típico de las plantas, aunque hay particularidades según el tipo de planta (briófito, pteridófito o espermatofito).

3helechos
Invernadero de helechos (2). Detalle del envés de un fronde de helecho (Asplenium sp) que muestra soros en forma de barra.

 

Hace 200 Ma, las plantas comenzaron a presentar un mecanismo de adaptación a las nuevas condiciones climáticas. Aparecen las gimnospermas, donde la fecundación por viento (anemófila) dará lugar a semillas, que en estas plantas están desprotegidas debido a la ausencia de fruto. Tienen flores unisexuales: las femeninas son conos de color verde que en muchas especies se volverán marrones y leñosos (estróbilos o piñas) y las masculinas que son menores y producen gran cantidad de polen. Las gimnospermas suelen tener un gran porte arbóreo y leñoso. Este grupo incluye las gimnospermas antiguas y las modernas.

Continuando con la evolución, la segunda y tercera parada es en los primeros cuadros de la Escuela Botánica (3, 4), donde se encuentran un grupo de plantas muy especiales: las gimnospermas antiguas. Se pueden ver diferentes ejemplares de Cyca ssp. y el Ginkgo biloba (fósiles vivientes). En estos casos, hay ejemplares macho y ejemplares hembra, ya que son especies dioicas.

4gimnoesperma antigua

Gimnospermas antiguas: Cicas (Cyca ssp.) y Ginkgo (Ginkgo biloba).

 

Avanzando hacia la zona central y final del Jardí Botànic, se encuentran las paradas (5, 6, 7), en las que se pueden ver ejemplares de gimnospermas modernas: coníferas, como son la araucaria, el ciprés o el pino. En sus ramas se encuentran por separado tanto estructuras femeninas productoras de óvulos (piñas) como masculinas productoras de polen. Estas especies suelen ser monoicas (los individuos poseen, por tanto, los órganos reproductivos masculinos y femeninos).

5 gimno moderna

Gimnospermas modernas: araucaria (Araucaria bidwilli), ciprés (Cupressus sempervirens) y pino piñonero (Pinus pinea).

 

Las plantas con flor verdadera, fruto y semillas 

Siguiendo el curso de la evolución, hace unos 100 Ma aparecieron las angiospermas: las plantas con flor verdadera, con fruto y semillas. En este gran grupo, las semillas quedan protegidas dentro de los frutos. Las flores con todas las piezas presentan un cáliz (formado por sépalos) y una corola (formada por pétalos) que constituyen el periantio. Los estambres (órgano masculino formado por una antera y un filamento) forman el androceo, y el pistilo (órgano femenino formado por un estigma, estilo y ovario) forma el gineceo. Hay flores que presentan todas estas estructuras y se llaman hermafroditas. Otras solo presentan estambres, y otras sólo pistilos y son, por tanto, unisexuales.

La polinización es el proceso mediante el cual el polen de una flor llega al pistilo de otra diferente. Generalmente la realizan animales (zoogamia), principalmente insectos, aunque el transporte también puede ser por viento (anemogamia) e incluso por agua (hidrogamia). La diseminación de la semilla que se forma tras la fecundación de los óvulos puede realizarse por medio de sistemas propios (autocoria), por animales (zoocoria), viento (anemocoria) o también por el agua (hidrocoria).

El grupo de las plantas angiospermas se divide en dicotiledóneas y monocotiledóneas.

 

6dico
Ejemplos de angiospermas dicotiledóneas: Punica granatum, Tipuanatipu, Quercus macrocarpa, Abutilion megapotamicum.

 7monoc

Ejemplos de angiospermas monocotiledóneas: orquídeas (diferentes especies).

 

Dos cotiledones

Las plantas dicotiledóneas se caracterizan por presentar dos hojitas, llamadas cotiledones, en el embrión. La mayoría son arbustos o árboles con ramificaciones y raíces pivotantes. Las hojas suelen tener peciolo y nervios ramificados, los haces vasculares se disponen radialmente, y las flores tienen 4-5 pétalos o múltiplos de éstos. Como ejemplo de este grupo de plantas están las paradas siguientes en la Escuela Botánica (8, 9) en las que los alumnos pueden apreciar la envergadura de dos grandes árboles: la carrasca y la zelcova del Caúcaso.

 

8dico arboles

Angiospermes dicotiledònies: carrasca (Quercus ilex sp rotundifolia) i zelcova del Caucas (Zelkova carpinifolia).

 

Un cotiledon

Por otra parte, las monocotiledóneas presentan una hojita o cotiledón en el embrión. Suelen ser herbáceas, con raíces fasciculadas y tallo sin ramificaciones. Las hojas no suelen tener peciolo y los nervios son paralelos, los haces vasculares están dispersos y el número de pétalos y sépalos es 3 o múltiplo de 3. Estas plantas están al final de la línea evolutiva de las plantas.

En las paradas siguientes (10, 11, 12), el alumnado podrá observar la diversidad que presentan las especies de este gran grupo así como sus adaptaciones y floraciones espectaculares. La última parada es en un ejemplar especial de palmera datilera (14) llamada “la carcasa”.

9monocotiledoneas
Platanera (Musa paradisiaca) y bambú (Bambusa sp.), bambú negro (Phyllostachys nigra), invernadero de la Balsa y invernadero de bromelias. 

 

A lo largo de las paradas que se hacen en este itinerario evolutivo, alumnos y alumnas pueden ir apreciando las características básicas de las plantas más representativas de los grandes grupos evolutivos. Dependiendo de la época del año, verán algunas estructuras reproductivas, la fructificación, el cambio de color de las hojas, podrán conocer curiosidades y usos de las diferentes especies así como sus orígenes, la parada invernal o la floración.

Visitar los invernaderos con sus diferentes constantes ambientales, ver la biodiversidad de briofitos y pteridofitos (plantas poco conocidas pese a ser ornamentales), observar de cerca las estructuras florales más espectaculares como las orquídeas, etc., son una buena manera de atraer la atención del alumnado.

El recorrido se puede hacer en dos horas tranquilamente, ya que es inevitable comentar y hablar de algunos ejemplares y enclaves que se encuentran en el Jardí Botànic y son casi de parada obligatoria, aunque no formen parte del itinerario propiamente dicho. Es el caso del paso por el Umbráculo, las plantas del huerto o las desérticas. Así pues, la visita al Jardí Botànic es el complemento perfecto para el temario de Biología y Geología de 1º bachiller, así como una forma diferente de acercar la botánica a los estudiantes que, sin duda, recomiendo.

 10carcasa

Palmera datilera (Phoenix dactylifera). Este ejemplar del Botànic es conocido como “la carcasa”.

 

Agradecimientos:

Este es el itinerario que hago con mis alumnos y alumnas de bachiller del IES EL CLOT de Valencia. Muchas gracias a mi alumnado de 1º bachiller C del IES El Clot (curso 2017/18) por su participación.

Si quieres realizar actividades con el equipo didáctico del Jardí Botànic, puedes contactar a través del teléfono 963156818 y también enviando un correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

Carmen López Valiente

Doctora en ciencias biológicas por la UV y máster oficial de Nutrición y Salud por la UOC.

Soy profesora de secundaria en el IES EL CLOT de Valencia, runner con mi equipo Redolat Team, forofa de las novelas de Stephen King, del senderismo en familia y nadadora, ¡muy nadadora!

Más en esta categoría: « Un Arboretum en Harvard